May 15 2012
1141 lecturas

Política

El caliente clima preelectoral de Venezuela

Podemos esperar cualquier cosa de aquí en adelante en torno a la colaboración con las agencias del Imperio que están prestando los delincuentes Eladio Aponte Aponte y Luis Velásquez Alvaray. La encargada de la diplomacia estadounidense para América Latina, Roberta Jacobson, declaró en Miami: “Hay agencias del gobierno de Estados Unidos que están hablando ahora con este juez de Venezuela pero es muy difícil ahora saber exactamente qué es lo que está pasando y con quién en Venezuela”.| NÉSTOR FRANCIA.*

 

El plan es claro: van a ir dejando caer infamias a cuenta gotas, y probablemente no mucho antes del 7 de octubre abrirán el chorro, para tratar de arrimar agua para dos molinos.

 

– Uno, contribuir al intento desesperado de que el majunche Capriles se acerque aunque sea un poco a Chávez en el evento electoral de este año, para poder llevar adelante la intención de cantar fraude.

 

–Dos: seguir satanizando a Chávez y a la Revolución vinculándolos al narcotráfico y al terrorismo, de manera de seguir generando el escenario virtual para una intervención futura con cualquier modalidad.

 

A esto se suma una “información” aparecida en el diario español proto-franquista ABC, que añade elementos a la infamia. Allí se asienta que
“Los narcogenerales venezolanos y otros altos cargos implicados en el tráfico de droga podrían estar preparando un gran lavado de dinero, ante la posibilidad de la quiebra del régimen chavista, con la emisión de bonos por valor de 3.000 millones de dólares”.

 

A este infundio no dejan de adosar la nueva leyenda negra que se urde en torno a Aponte Aponte: “Las revelaciones del fugado magistrado, Eladio Aponte, sobre la implicación en el narcotráfico de altos mandos del chavismo, con la connivencia del propio Chávez, pueden haber acelerado los planes para intentar blanquear fondos procedentes de la droga.
“El proceso de declaraciones de Aponte a la DEA, la agencia estadounidense antidrogas, acaba de concluir en Washington. A partir de ahí, la DEA comenzará a elaborar las previsibles resoluciones de acusación contra las figuras más destacadas del régimen”.

 

Esto no es más que la crónica de la conspiración mediática anunciada.

 

A todas estas, se sigue siendo delineada de a poco la funesta previsión de la política exterior de un hipotético gobierno de la derecha en Venezuela. El viernes reseñábamos la nueva visita de Capriles a Colombia y la reunión de Ledezma con el genocida sionista Benjamín Netanyahu.

 

Sumemos a esto lo nuevo del fin de semana: miembros del ultraderechista Partido Popular (PP) español se reunieron con representantes de la oposición venezolana para “intercambiar impresiones” sobre las elecciones del próximo 7 de octubre y la “situación generada” por la enfermedad del presidente, Hugo Chávez. Las reuniones tuvieron lugar por separado con el coordinador de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, y con Antonio Ledezma.

 

Así se va armando el cuadro de alianzas internacionales que pondría de lleno a Venezuela en la línea de las políticas más oscuras en el escenario mundial.

 

Añadamos a lo dicho las declaraciones del propio majunche Capriles sobre lo que sería la política de su hipotético gobierno ante el conflicto armado de Colombia. El candidato fascista se refirió a los grupos irregulares del vecino país afirmando que “Esos grupos que secuestran, que violan, que están amparados en nuestro país, tenemos que sacarlos y que caiga sobre ellos todo el peso de la ley… Yo sí los declaro enemigos de la patria a todos esos grupos irregulares, el ELN, la guerrilla, las FARC”.

 

Esto es sin duda un alineamiento con las posiciones de Alvaro Uribe en cuanto a denunciar a Venezuela como un Estado aliado de la guerrilla y una peligrosa propuesta de involucrar a nuestro país en una guerra que no es nuestra.

 

En cuanto a las declaraciones de Salvatore Mancuso sobre las implicaciones de Uribe con el paramilitarismo, nuestra posición es vertical. No hace falta que este criminal nos diga lo que ya sabemos. En su momento criticamos que la oposición venezolana santificara el testimonio de un narco como Makled, tal como lo hicimos con respecto a las acusaciones de Aponte Aponte. Por esa misma razón, en lo personal, un asesino como Mancuso no será nuestro testigo.

 

Por supuesto, las solas declaraciones de este malandro nos favorecen y hay que difundirlas. Del mismo modo entendemos que la izquierda colombiana utilice esta situación para cargar contra el ultraenemigo de su pueblo, Alvaro Uribe. Mas, en realidad, el ex narco-presidente colombiano y Mancuso son caimanes del mismo caño, y aunque sus contradicciones nos favorecen, no tomaremos en este Análisis como argumento las declaraciones de este engendro de los peor que haya habido en Colombia.

 

El video de los presos de La Planta es realmente indignante. Más allá de las razones que puedan tener los reclusos para protestar, no olvidemos que quienes allí hablaron acaban de asesinar a un hombre honesto, un vecino del penal, cuando apelaron al uso de la fuerza contra las autoridades. Son los mismos que atesoran armas de guerra que no dudan en usar para sus desmanes.

 

Hablan de diálogo pero siempre tienen el dedo en el gatillo. En ese sentido se parecen mucho a sus promotores, la oposición venezolana, que se regodea con el video, donde asombrosamente uno de los principales voceros es un cubano que no sabemos de dónde sacaron, habiendo tantos venezolanos presos allí. Sin embargo, creemos que se equivoca palmo a palmo la canalla mediática si cree que el pueblo venezolano va a respaldar a estos delincuentes alzados contra el Estado.

 

Muchos de esos presos no se dan cuenta de que quieren ser usados como carne de cañón.

 

La canalla mediática fomenta la violencia en las cárceles porque quiere violencia y muertos. Nuestro gobierno y nuestra ministra tienen que insistir en la paciencia y el diálogo, por más que nos moleste ese video y su promoción por parte de los medios de la derecha.

 

Menos mal que antes estas arremetidas, siempre hay motivos de alegría: gracias a Pastor Maldonado por esta victoria para Venezuela.

 

Vamos a cerrar con relevadoras expresiones del muy escuálido columnista Manuel Malaver, que revelan la confusión en que se encuentra la oposición y el impacto que les produce cada aparición de Chávez demostrando fortaleza a pesar del trance de su enfermedad y reafirmando su indomable espíritu de lucha.

 

He aquí la imperdible joya completa:
“Aunque el país debería acostumbrarse a que el presidente Chávez viaje a La Habana un fin de semana y regrese el otro, éste del viernes fue sorpresivo por diversos conceptos, el más importante de los cuales fue que no figuraba en las predicciones de ninguno de los formadores de rumores…

 

“Todo lo contrario, para la mayoría de los integrantes de tan nueva y atractiva cofradía, el Jefe de Estado no regresaría al país sino después de semanas o meses en que se le aplicarían nuevos y terribles tratamientos y quién sabe si en silla de ruedas, o en otro artefacto que es preferible no nombrar…

 

“El viernes en la noche, sin embargo, vimos descender de las escalerillas del Airbus a un Chávez medianamente parapeteado, sin bastón, ni ayudas y en capacidad de decir un discurso de pie y sin lagunas, olvidos, ni lapsus… O sea, un enfermo que podría en un tiempo prudentemente largo desempeñar las tareas menos pesadas de la jefatura presidencial y, si lo apuran mucho, hasta ser el candidato presidencial del oficialismo en las presidenciales del 7 de octubre próximo…

 

“Noticia o predicción que debe estar retumbando desde el vienes en el búnker del Comando Tricolor del candidato Henrique Capriles, pues todas las encuestas traen el dato de que si el candidato oficial es cualquiera, menos Chávez, el gobernador de Miranda ganaría con relativa comodidad, pero si es Chávez, tendría que echar el resto, sudar la gota gorda, y saber de qué se trata cuando se quiere derrotar a un candidato de verdad”.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    16 mayo 2012 23:55

    No puedo menos que recordar la satanización inmisericorde de la que fue víctima Fidel Castro en la década del sesenta y del setenta, principalmente; llegaron al extremo de afirmar que Fidel practicaba secretamente el canibalismo, que poseía mansiones en el Caribe (recuerdo una foto donde aparece practicando pesca submarina, al más puro estilo de un potentado norteamericano), que mandaba y presenciaba fusilamientos en secreto, etc. Ahora es el turno de Chávez, el gestor de tantísimos beneficios para el poblador venezolano pobre (yo fui testigo de ello). Tampoco puedo dejar de asociar la enfermedad que padece hoy con la muerte lenta de Arafat, siendo éste un guerrillero sano y combativo anteriormente; y más antiguamente, con el envenenamiento lento e imperceptible de Napoleón; él tomaba agua con arsénico que día a dia le suminstraban los ingleses, sin él saberlo, hasta dar con su muerte camuflada. Pero Chávez aún es imparable, por eso los escuálidos le temen tanto…

  2. Fernando Becerra
    26 mayo 2012 17:45

    Ojalá el pueblo de Venezuela sea capaz de entender que el gran líder que tienen, me refiero al comandante Chávez, va a ser muy difícil de reemplazar.
    Nunca he pensado que es obra de la casualidad que que líderes de América del Sur hayan tenido enfermedades graves y en algunos casos como el de Kirschner, la muerte. Dilma, Lula, Cristina, Lugo y el propio Chávez.