Sep 4 2012
1238 lecturas

CulturaSociedad

El dulce aroma del éxito

Cito: “Las pasiones, cuando son tan intensas, la vida, cuando se vive de manera tan intensa, siempre desgasta los corazones. Hay corazones a los que el cuerpo finalmente termina quedándoles chico, la cabeza le trabaja a mil por hora, junto también con el corazón. Porque no solamente es corazón, sino que es corazón y cabeza, cabeza y corazón”.| EDGARDO FILLOY.*

 

Sería interesante e ilustrativo que el periodismo independiente en la Argentina nos recordara un solo párrafo de algún político local que tenga tanta hondura existencial o inteligencia. No hace falta ser peronista, ni kirchnerista, simplemente sensible y sólo ver y escuchar lo que hay enfrente suyo.

 

Lo que hay son Clarín, La Nación y demás medios gráficos y televisivos semejantes —con el nuevo mascarón de proa de Lanata incluido— eso por sólo basta para brindar apoyo a la mujer que dijo esas palabras (con sus humanos errores). Por mi parte me siento acorralado por estos personajes que se dicen opositores y apoyo el rumbo de este gobierno, sin renunciar al pensamiento crítico, por default como dice Aliverti. Sigamos con:

 

La pasión según Cristina
…como es habitual en ella, un discurso sin anotaciones.

 

“Las pasiones, cuando son tan intensas; la vida, cuando se vive de manera tan intensa, siempre desgasta a los corazones. Hay corazones a los que el cuerpo finalmente terminan quedándoles chico, la cabeza le trabaja a mil por hora, junto también con el corazón. Porque no solamente es corazón, sino que es corazón y cabeza, cabeza y corazón”.

 

“Porque hay cabeza es que el corazón siente. Si no hay cabeza es imposible que el corazón sienta. Eso siempre tenemos que tenerlo muy en cuenta porque si no parece que la pasión fuera de irracionales y no es así, al contrario; uno tiene la verdadera inteligencia, la inteligencia que llega más allá de los datos o de las cuestiones que parecen muchas veces exteriorizar la sapiencia, cuando uno tiene esa sensibilidad, esa sabiduría y esa inteligencia es cuanto más pasión siente; y entonces es una mezcla explosiva, explosiva entre corazón y cabeza..“

(Fragmento del discurso de Cristina Fernández de Kirchner del 21 de Agosto de 2012. Homenaje a “Cacho” El Kadri, a 14 años de su fallecimiento).

 

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires prohibió que el Eternauta ingrese a las escuelas. No lo leyeron y si lo intentaron no lo entendieron. Fracasó.
También se anota un intento fallido (hasta ahora) de instalar un 0800 para la delación de los alumnos y docentes que osaran referirse a temas políticos.

 

Escribo sobre estos temas que enfrenta la política en el país, aún sin que una propuesta razonable de los opositores —mejor dicho alguna propuesta— seria y consistente se manifieste; lo hago por creer que a pesar de todo vale la pena. Puede que me equivoque. Siempre he pensado que detrás de las circunstancias que cada ser humano vive, sean estas las que sean, hay valores para rescatar.

 

Más, siento que las corazas son muy fuertes, Están hechas de prejuicios y fanatismo más mucha ignorancia.

 

Para seguir trataré de ampliar mi punto de vista.

 

En primer lugar quiero decir que los responsables de las publicaciones de los diarios deben entender que en la persecución de los propósitos de las empresas trascienden lo periodístico, todos los días yo como un lector más de todos los diarios, asumo lecturas que ofenden mi inteligencia.

 

Tengo que decir que este es tan mi gobierno como el de todos, ¿o alguien ha determinado otra ciudadanía dentro del país, lo cual lo exime de las leyes entre otras cosas?

 

Mi apelación al escribir no es fruto de un divertimento o de un rato de ocio sino de profunda preocupación. El uso caprichoso del lenguaje puede ser grave, se emiten juicios tan severos como los vistos. Vale la pena remitirse a la semiología, disciplina incorporada a las ciencias sociales en los años 70 y hoy un instrumento esencial para analizar los discursos, los hechos y las palabras.

 

La semiología aborda la interpretación y producción del sentido. Estudia fenómenos significantes, objetos de sentidos, sistemas de significación, lenguajes, discursos y los procesos a ellos asociados: la producción e interpretación. ¿Por qué y cómo en una determinada sociedad algo una imagen, un conjunto de palabras, un gesto, un objeto, un comportamiento significa?

 

La semiótica, la podemos entender también como una de las ciencias sociales que analiza el comportamiento y funcionamiento del pensamiento, y a buscar una explicación cómo el ser humano interpreta el contexto y entorno social, dónde crea conocimiento y aprendizaje en base a sus experiencias y lo comparte de generación en generación. Los sistemas simbólicos, las formas en que en una cultura se definen las relaciones entre algo y aquello que lo representa, constituyen las bases de la interpretación que cada persona realiza acerca del sentido de lo que observa, escucha, siente.

 

El conocimiento de la semiología debería ser imprescindible en el ejercicio del periodismo.

 

Los adjetivos como arma

 

En cuanto a los adjetivos con respecto del gobierno, yo creo que deberían ser extensivos al país ya que, en realidad, determinado periodismo está hablando de toda la sociedad argentina y por lo visto no le gusta. Debo decir que creo que las categorías morales de una sociedad no cambian de un día al otro. Se necesita de años de estimulo para que una sociedad cambie su ánimo.

 

Esta sociedad vivió el proceso dictatorial cívico-militar genocida, aplaudió la guerra de Malvinas, soportó el acoso al primer gobierno democrático de Alfonsín, haciendo que fracasara y se fuera antes de terminar el mandato, votó dos veces a Menem que gobernó por 10 años con los resultados a la vista de una mascarada de primer mundo de segunda mano, votó a una alianza prendida con alfileres con un mandatario pusilánime con consecuencias sangrientas.

 

Ni que hablar de el interregno de varios presidentes el default y finalmente como ·”saliendo del fondo de la lata” un desconocido con el 22 % de los votos se hace cargo del país. A pesar de ello el país cambia. ¿O no? Condiciones internacionales e internas y ciertas determinaciones políticas que no se pueden negar proporcionan a una muy importante parte de la población la posibilidad de identificarse con un gobierno. Superar el que se vayan todos.

 

Tanto es así, que todos nos sorprendemos de la capacidad política de este matrimonio, que aún después del revés de la 125 y el electoral sigue gobernando y se repone. Yo no voy a explicar, sería pretencioso, como funcionan las estructuras de poder ya que en general todos forman parte de una de ellas que pelea su espacio y por nada para bien de la sociedad.

 

Solo se que es evidente que no se trata sólo de periodismo.
Porque en los diarios que son parte del monopolio, tanto como en la TV. se soslaya información nacional e internacional y la única obsesión es encontrar cada día un titular que escandalice. Hablan de autoritarismo. El mejor amigo del autoritarismo en una sociedad es la anomia y la acción de los medios de esos grupos no hacen mas que contribuir a ello. Están en una lucha que sólo resta.

 

En América Latina están ocurriendo hechos políticos inéditos, un sinnúmero de economistas notables, algunos premios Nobel y no pocos intelectuales del mundo miran con entusiasmo lo que quiere ser una nueva definición geopolítica en un mundo en crisis. Porque hay una crisis muy seria y no se ve salida en los países desarrollados.

 

En Europa se da la paradoja de que el país que perdió la segunda guerra, apoyado por EEUU para contener al comunismo, hoy día pareciera invertir el apotegma de von Klausewitz convirtiéndolo en la economía es la guerra por otros medios y así ganar el espacio vital dominando a Europa como quería el Führer. Esclarecer estos temas es la función de un gran medio. Así es como se obtiene respeto por lo menos de gran parte de una comunidad muchas veces confundida.

Tengo 73 años, he logrado construir una familia de la que estoy orgulloso por sus logros. Siempre he hecho honor a mi apellido. He sido gratificado en mi profesión. Siento que estos años y acontecimientos que estamos viviendo en el país y la región son especiales. Quiero creer que un mundo mejor es posible. Entonces me ocupo de hacerlo saber. Ese es el motivo, con esperanza o sin ella, por el cual escribo.

 

Lo que se dice de la presidenta es exactamente lo que yo pienso de esos grupos. No luchan por la democracia, luchan por el poder. Creen como muchos que el poder no debe estar en la política y si en las corporaciones. Los cambios de era como del Renacimiento a la Modernidad demandaron un tiempo que trasciende el curso de una vida. Advertir que eso esta ocurriendo aunque no sepamos el final revela una sabiduría que los periodistas llamados “independientes” evidentemente no tienen y si la tenían la perdieron en el camino.

 

Pero en fin, parafraseando a Prigogine, la historia no es circular, es irreversible como los procesos de la vida, tal como lo explica la teoría disipativa y del caos. Del desorden vamos en busca del orden. A pesar de todo, tendremos que estar atentos y seguir leyéndolos y escuchándolos; es bueno saber que piensa el enemigo, cuál es el rumbo de las personas o medios con los que no podemos coincidir, no por prejuicio sino porque son una usína de mentiras con fines nada honorables. Dice el refrán ” Lo bueno que tiene la verdad es que no se necesita recordar lo que se dijo antes” y los archivos dejan en mala situación a todo ese conglomerado.

 

Era o época

 

“El siglo XX ha constituido el periodo mas extraordinario de la humanidad, ya que en él se han dado, juntos, catástrofes humanas carentes de todo paralelismo, fundamentales progresos materiales, y un incremento sin precedentes de nuestra capacidad de transformar, y talvez destruir la faz de la tierra —sin olvidar el hecho de que hayamos comenzado a penetrar el espacio exterior—. ¿Cómo habremos de pensar esa ‘edad de los extremos’ o las perspectivas de la nueva era que ha surgido de la antigua?”
Eric Hobsbawn Guerra y Paz en el siglo XXI

 

A veces creemos o tenemos la ilusión de que el capitalismo y la crisis de la globalización es la culminación de una época y en cambio es en realidad el comienzo de su decadencia. Eso no significa que la historia siga una dirección que podamos determinar.

 

La preocupación por el cambio social en el breve lapso de una vida es una perspectiva existencial. No podría ser de otro modo, sin embargo los distintos movimientos de cambio generación tras generación van orientando una posible configuración del futuro.

 

Reiterando el concepto antes mencionado, la teoría disipativa y la irreversibilidad de los procesos en la física trasladados a todos los ámbitos de la naturaleza incluso lo social nos permite ver que la historia no es circular. Está claro entonces que el curso de las ideas sobre el cambio de Era que va más allá de la furtiva existencia de las personas y se remite al curso de la historia sin un determinismo —como dice Prigogine.

 

Apenas podemos ver que posibilidades existen ante la aceleración del derrumbe del neoliberalismo y la globalización capitalista y en consecuencia que tipo de valores pueden definir una nueva Era
¿Cómo será el futuro más allá de nosotros?

 

Se trata de saber si el hombre es básicamente egoísta y mezquino y necesita invariablemente del poder para convivir o hay otra posible sociedad e interrelación de las personas que se pueda ir poco a poco desarrollando. Allí surgirá la capacidad instituyente de los movimientos sociales, que generando sucesivas utopías logre la espiral dialéctica que nos propone una naturaleza y un universo que desde el caos, es un permanente desorden en busca de orden. Este texto podría ampliarse e incluso interpretarse pero excedería el propósito que quiere instalar esta reflexión, que es dirigir una mirada a los acontecimientos que hacen a nuestro destino como sociedad.

 

Con respecto al mundo de la información una aplicación responsable del análisis semiológico debería imponerse en la formulación de opiniones y noticias.

Septiembre de 2012.

P.S. Información sobre la película mencionada puede encontrarse aquí.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario