Ene 8 2011
399 lecturas

Despacito por las piedras

El fin del sueño americano

Mientras Estados Unidos, primera potencia mundial, publicita estar saliendo de la crisis económica algo -aún más profundo- le sucede a los norteamericanos. Se trata del agotamiento del “sueño americano”.
Allá por la “década del 30” (1930) Estados Unidos salía del famoso “crac de 1929”. En esos años, cuando Estados Unidos comenzó a ocupar el centro del escenario mundial, se acuñó y popularizó mundialmente la idea del “sueño americano” o “búsqueda del sueño americano”. El mismo tenía como contenido la idea que la sociedad norteamericana ofrecía la posibilidad de una igualdad de oportunidades bastando la decisión y el esfuerzo propio para alcanzar la prosperidad material. Por extensión, esta posibilidad se ampliaba a los inmigrantes y sus hijos, quienes podrían participar de ese ideario colectivo.
Pues bien, eso es lo que parece estar profundamente cuestionado en la realidad actual.
Veamos algunos datos.
Uno de los datos más llamativos, de un reciente Censo, indica que 1 de cada 7 norteamericanos –cerca de 44 millones de personas- vive hoy en la pobreza. Esta cifra es la más alta desde 1960, fecha en la que se inició este tipo de Censos. Pero esa cifra es aun más preocupante cuanto se trata de menores. En  ese caso la proporción de pobres se eleva, viviendo en esa situación 1 de cada 5 niños y jóvenes menores de 18 años.
Para el próximo año estiman que la economía norteamericana crecería un 4%. Ello supone que Estados Unidos está superando el período de crisis y estaría recorriendo la post recesión. Esta buena noticia no tendría repercusiones inmediatas y trascendentes sobre los problemas cotidianos de gran parte de la sociedad norteamericana. Los desocupados, que alcanzan el 10% de la población activa, solo se reducirían en un punto. Los ingresos de la fuerza de trabajo se mantendrían en los niveles actuales, por debajo de los ingresos de 2009 y 2008.
Esta situación y los temores sobre el futuro están provocando importantes cambios en el “estilo de vida norteamericano”
Dos manifestaciones familiares de estas tendencias son muy claras: Bajan las tasas de nacimiento, al igual que los casamientos.
Las recientes y naturales tormentas de nieve pusieron sobre el tapete otras características de la crisis. En Nueva York hubo cortes de luz por 36 horas, además de cortes de gas, con temperaturas de 5 grados bajo cero. La mayor parte de los subtes dejaron de funcionar. Por todo ello, la ciudad más importante de los Estados Unidos quedó paralizada. El fenómeno natural más las restricciones presupuestarias -por la crisis- fueron los responsables.
Por último, un detalle que termina por corroborar lo afirmado al inicio de estos comentarios. Los legisladores electos en el proceso realizado en el mes de noviembre asumieron sus cargos. El Partido Demócrata del Presidente Barack Obama perdió la mayoría parlamentaria a manos de los más conservadores del Partido Republicano. Una de las medidas que impulsan con mayor fuerza es derogar el derecho de adquirir la ciudadanía norteamericana a los hijos de los inmigrantes irregulares nacidos en territorio norteamericano. Este sería un “golpe de gracia” al principio constitucional de la igualdad ante la ley de todos los nacidos en Estados Unidos y según muchos observadores va contra el legado de los fundadores del Estado norteamericano y los fundamentos de esa sociedad. Este trámite seguramente llevará su tiempo pero sus sostenedores están empeñados en sostenerlo bajo la consigna de: "No podemos seguir con esta verdadera invasión de ilegales”.

Juan Guahán

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario