Dic 10 2020
239 lecturas

Ambiente

El G-20 lo tiene claro: salir de la crisis volviendo a los combustibles f贸siles

Entre 2017 y 2019, los gobiernos del G-20 invirtieron 584 mil millones de d贸lares a trav茅s de transferencias presupuestarias, finanzas p煤blicas o inversiones en el extranjero. Se trata, adem谩s, de la etapa en la que los estados m谩s han arropado econ贸micamente al petr贸leo y el gas, que recibieron 277.000 millones de d贸lares, el 47% del total de las inversiones f贸siles.
Pese a todo, los datos, publicados por el Instituto Internacional para la Sostenibilidad y el Desarrollo (IISD, por sus siglas en ingl茅s) muestran una leve mejora respecto al promedio 2014-2016, con un 9% menos de dinero destinado a las energ铆as contaminantes. El avance, no obstante, es insuficiente y podr铆a quedar en nada debido a las pol铆ticas econ贸micas que las grandes potencias est谩n desarrollando para hacer frente a los estragos de la pandemia de la Covid-19.Creci贸 la producci贸n de petr贸leo y gas en Neuqu茅n en los 煤ltimos 5 meses 鈥 Revista Petroquimica, Petroleo, Gas, Quimica & Energia
Desde que inici贸 la emergencia sanitaria del coronavirus, los pa铆ses del G-20 han impulsado numerosos fondos de recuperaci贸n de los que, al menos, 233.000 millones de d贸lares han ido destinados a combustibles f贸siles. Un dato que se torna m谩s alarmante desde el punto de vista ambiental, si se tiene en cuenta que las inversiones contaminantes superan a las finanzas verdes, que han movilizado un total de 146.000 millones de d贸lares en lo que va de epidemia, seg煤n los datos de Energy Policy Tracker (EPT).
Probablemente, la cifra sea superior, tal y como explican desde el IISD, ya que existe una falta de transparencia, com煤n en todos los ejecutivos del G-20, que impide 芦cuantificar muchas de las pol铆ticas anunciadas禄 para abordar la crisis de la Covid-19. Lo que si queda claro es que las estimaciones de EPT alejan a煤n m谩s a las superpotencias de cumplir con los objetivos del Acuerdo de Par铆s, cuyo art铆culo 2.c llama a los Estados a 芦situar los flujos financieros en un nivel compatible禄 con un escenario de 芦bajas emisiones de efecto invernadero禄. Este punto, seg煤n el propio tratado internacional, se hace indispensable para poder garantizar que la temperatura media mundial no aumente m谩s de 1,5潞C.
La balanza de inversiones impulsadas a ra铆z de la pandemia por las 20 principales potencias del planeta deja una cifra de 50,94 d贸lares per c谩pita destinados a petr贸leo, gas y carb贸n. Frente a ello, los ciudadanos de estos pa铆ses invertir铆an de manera indirecta 31,91 d贸lares en las denominadas energ铆as verdes.
芦En lugar de financiar otra gran crisis como el cambio clim谩tico, nuestros gobiernos deber铆an invertir en un futuro resiliente禄.
Por otra parte, el estudio del IISD recalca que esa disminuci贸n del 9% de las inversiones contaminantes registrada en los 煤ltimos dos a帽os 鈥揳dem谩s de verse contrarrestada por las nuevas medidas econ贸micas surgidas tras la pandemia鈥 es de por s铆 insuficiente si se pretende disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero en consonancia con las premisas del Acuerdo de Par铆s. Las potencias del G-20 son las responsables de cerca del 80% de la contaminaci贸n atmosf茅rica global, por lo que sus pol铆ticas pueden inclinar la balanza hacia la cat谩strofe clim谩tica o la transici贸n justa.
芦Los gobiernos est谩n en medio del despliegue de niveles hist贸ricos de finanzas p煤blicas en respuesta a la pandemia. En lugar de financiar otra gran crisis como el cambio clim谩tico, nuestros gobiernos deber铆an invertir en un futuro resiliente禄, argumenta Bronwen Tucker portavoz Oil Change International (OCI), organizaci贸n que ha participado en el informe del IISD. 芦Estamos en un momento cr铆tico para cambiar el apoyo que actualmente se destina a los combustibles f贸siles hacia la salud p煤blica y hacia una transici贸n justa a las energ铆as renovables禄.
Espa帽a mira hacia las renovables
Si bien es cierto que Espa帽a no est谩 incluida dentro del G-20, sus finanzas en energ铆as limpias y sucias tambi茅n han sido analizadas por Energy Policy Tracker, dejando ver que la pandemia no ha alterado demasiado las intenciones del Ejecutivo de coalici贸n de avanzar hacia un escenario d贸nde las energ铆as limpias sean mayoritarias.
Tanto es as铆, que desde que el virus lleg贸 a Espa帽a, se invirtieron 9.600 millones de euros en energ铆as renovables, frente a 4.000 millones comprometidos en los combustibles f贸siles. Esto supone que el Estado ha destinado en torno a un 66% m谩s de sus finanzas energ茅ticas hacia las nuevas formas de energ铆a, lo que le convierte, seg煤n EPT, en el tercer pa铆s de Europa que m谩s financiaci贸n ha destinado a la transici贸n ecol贸gica desde el inicio de la pandemia.
Adem谩s, la cifra podr铆a aumentar si se tiene en cuenta que en el 煤ltimo mes el Gobierno ha aprobado algunas pol铆ticas energ茅ticas limpias, como la Hoja de Ruta del Hidr贸geno, que todav铆a no tienen asignadas un presupuesto.
  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario