Ene 18 2013
837 lecturas

Política

El idiota se arrancó de casa y sin bozal

CochezEl papelón de El Nacional de Caracas del jueves (17 enero) refleja muy bien, y de manera patética, la situación de debilidad de la derecha venezolana en el exterior, una réplica de la misma debilidad política que están demostrando a lo interno y que llevó a su mentor Roger Noriega a calificarla de “inepta”. NÉSTOR FRANCIA.*

 

Haciendo fiesta, el pasquín de los Otero lanzó una primera edición con un titular principal de primera plana, a todo dar: Panamá: Insulza convalidó violaciones en Venezuela, citando al infeliz Guillermo Cochez, embajador de ese país ante la OEA, y dando por un hecho que esa era la posición oficial del gobierno panameño.
Esta primera plana fue mostrada muy temprano por Globovisión en su portal Web. Pasadas las cinco de la mañana, tal portada fue eliminada sin más ni más de esa Web, como tratando de esconder la metida de pata. Ya no había remedio, el mal estaba hecho.

 

Ante la evidencia, después que se conociera el comunicado oficial del Gobierno de Panamá desautorizando al patán de Cochez, como acertadamente lo definió Roy Chaderton, El Nacional no tuvo otro camino que echar al trasto de la basura su portada inicial y cambiarla por otra, cuyo titular principal reconocía la realidad: “Panamá desautorizó afirmaciones del embajador contra Venezuela en la OEA”.

 

Con su acostumbrada inteligencia y notable perspicacia, el embajador Chaderton fue mucho más cuidadoso que El Nacional cuando confrontó al mencionado patán:
“Le ruego tomar mis comentarios exclusivamente a título personal, todavía a estas alturas me niego a admitir que sus recurrentes incursiones contra mi país y mi gobierno, y sus venenosos comentarios sobre la salud del presidente Chávez, a quien desea la muerte, los haya hecho en nombre de su gobierno”.

 

Este deslinde entre el patán y su gobierno fue secundado por María Isabel Salvador, representante de Ecuador ante la OEA, cuando se refirió a la intervención de Cochez: “No podemos tomarlo como una posición del gobierno de Panamá porque se trataría de una injerencia en los asuntos internos de Venezuela”.
La posición del patán se encontró completamente aislada en la reunión de la OEA. Canadá salió del paso haciendo una propuesta que seguramente sabía iba a ser denegada, tal como lo fue: que se enviara una comisión a Venezuela para “observar” la situación y presentar un informe ante la OEA.

 

Muy importante fue la intervención del representante de Brasil, quien explicó claramente que Chávez se encuentra ausente del país con un permiso de la Asamblea Nacional y recordó que el Tribunal Supremo de Justicia considera legal que el jefe de Estado no se haya juramentado.
Ahora bien, es claro que Cochez actuó como lo que es y no como el embajador de Panamá ante la OEA: un agente de la gusanera cubana, del antichavismo radical y de los sectores más recalcitrantes de los Estados Unidos.

 

Hace menos de un año, el 24 de mayo de 2012, el patán dio declaraciones en Miami, mientras participaba como orador en un evento organizado por el “exilio” venezolano en esa Meca del escualidismo:
“Hay una crisis en el sistema democrático, el sistema electoral está totalmente controlado por el Ejecutivo, el sistema judicial y también el legislativo. No hay división de poderes”.

 

Como se ve, Cochez no es más que un activista del antichavismo mayamero, que ese día lo “distinguió” con una tal condecoración Rómulo Betancourt en “reconocimiento” por “su defensa de la democracia en Latinoamérica”.
El mismo día de esas declaraciones, el Departamento de Estado de Estados Unidos divulgó su informe anual de 2011 sobre la “situación de derechos humanos en el mundo” en el que se refiere a la “creciente concentración de poder” por parte del Ejecutivo en Venezuela. Es muy fácil atar cabos para saber con quién coordina sus actuaciones el patán panameño.

 

Solo por el gusto que da hacerlo, transcribimos el texto completo del comunicado oficial de Panamá:

 

“El Gobierno de Panamá rechaza categóricamente, por inconsultas, las declaraciones brindadas por el Embajador de Panamá ante la OEA, Guillermo Cochez, durante la Sesión del Consejo Permanente en las que se refirió a la situación política interna de Venezuela…
“La Cancillería panameña manifiesta que el embajador Cochez actuó sin consultar con la Cancillería y de manera improvisada elaboró posiciones, que distan mucho de ser la posición del gobierno nacional…
“El Ministerio de Relaciones Exteriores ha impartido instrucciones al embajador Cochez para que se abstenga de emitir declaraciones que no reflejan la posición oficial del gobierno de Panamá…
“Panamá reitera que continuará su posición de respeto a los procesos políticos internos de los Estados, y, en el caso de la República Bolivariana de Venezuela, hacemos votos por el pronto restablecimiento de la salud del Presidente Hugo Chávez”.

 

Si tuviera alguna dignidad, el patán presentaría su renuncia inmediatamente. Tal vez.

 

Plano interno
Ahora bien, la situación comparada entre el gobierno y la oposición en Venezuela parece ser percibida nítidamente en el exterior. En cuanto a esta última, Diosdado Cabello fue lapidario:
“La oposición está dividida. El país entero los vio (en la sesión de la AN del martes): se pararon unos, otros se quedaron, otros protestaron ¿quién manda allí? Nadie manda en el sector de oposición y pareciera que hay un sector opositor democrático que marca distancia de los locos y las locas que asumen la política del ‘arrebatón’, de lo que ellos digan…
“Cuesta mucho entender la lógica de la oposición y cuesta mucho que se movilicen para seguir a esos pseudo-líderes por sus discursos vacíos. Allí están, reclamándoles a los gobernadores que fueron al Consejo Federal de Gobierno, porque hay que darle una patada a la mesa”.

 

La otra cara de la moneda la presentó la vicepresidenta de la AN, Blanca Eekhout, quien manifestó que Venezuela vive
“Uno de los momentos de mayor estabilidad política, económica y social en nuestro país y que, a pesar de las campañas internacionales y nacionales, la democracia venezolana sigue siendo ejemplo para el mundo de fortaleza, de solidez, de estabilidad y de verdadera construcción de un nuevo modelo de sociedad, donde el pueblo es el que decide y la voluntad del pueblo es respetada”.

 

En los corrillos se rumora la posibilidad de que la oposición suspenda la marcha del 23 de enero, mas esto no está confirmado, por lo que no damos nuestro aval. Pero, en todo caso, la derecha se encuentra en una encrucijada: si suspende su marcha del 23, quedará en evidencia su mermada situación política actual.
Si no lo hace, la evidencia será igual, cuando la gente compare entre una marcha que sería muy pobre, si se da finalmente, y la del chavismo, que colmará una vez más las calles de Caracas con su alegría, su optimismo, su esperanza y su amor por Chávez. De cara a ese día, la contrarrevolución está en un callejón sin salida.
——
* Periodista.

 

Addenda

Cochez fue destituido por el gobierno panameño.

Venezuela —en rigor ciertos sectores políticos venezolanos— parece una vieja estufa a leña sobrecargada; se diría que algunos, dentro y fuera el país, quieren quemar el edificio.
La realidad, empero, muestra una sociedad si bien preocupada, no dispesta a vivir en respuesta a esas provocaciones.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario