Abr 29 2020
475 lecturas

Pol铆tica

El Primero de Mayo hay lucha social a pesar de la pandemia

 

Hay principios constantes en la conmemoraci贸n del Primero de Mayo que no se ven afectados por la pandemia y el encierro forzoso, aunque cambien de forma de expresi贸n. Tal vez, en parte del planeta, ya no ser谩 en las calles y plazas, pero los trabajadores no abandonar谩n el recuerdo de sus h茅roes, de los que han sabido dar su vida, de una u otra manera, para luchar por la emancipaci贸n humana.

Tal vez la plataforma de lucha se exprese en cacerolazos, banderas en los balcones, mensajes electr贸nicos y manifiestos, pero no dejar谩 su sentir combativo y prometedor. El 1 de Mayo es ocasi贸n para que los que luchan por la vida se re煤nan y la pandemia ha demostrado que estar juntos no solo es una necesidad humana, sino que tiene contenido de clase.Cacerolazos en el pa铆s para recortar salarios de pol铆ticos ...

Mientras los ricos se re煤nen en sus campos de golf o clubs de lujo y planifican como acrecentar sus millones, los pobres lo han hecho reforzando el tejido social y familiar, aplaudiendo a los trabajadores de la salud, la alimentaci贸n, el aseo o la seguridad, interconect谩ndose para cursos de todo tipo, entre los cuales los de contenido pol铆tico se han multiplicado.

Claro, no todo caso es igual, pero en general las redes del enga帽o han servido hoy tambi茅n para difundir la verdad, para pensar m谩s all谩 de lo individual, para mantenernos en contacto. Y entonces, se ha celebrado la victoria sobre el fascismo en Italia, crecen las protestas desde los balcones en Brasil o Chile, las redes difunden las demandas de los trabajadores y las trabajadoras, las mujeres mantienen la alerta ante la violencia patriarcal, los ind铆genas plantean temas urgentes y profundos. Nada ha quedado intocado, nada ser谩 olvidado este primero de mayo. La lucha de clases se mantiene a pesar de la pandemia.

Los colectivos populares, demuestran tanta vitalidad hoy, cuando se comprueba que quienes mantienen la vida y la econom铆a son los de abajo, los que laboran todos los d铆as. Esa gente ve en m煤ltiples manifestaciones 鈥渓a bestialidad del imperialismo鈥, como la calificara el Che Guevara y que hoy bloquea a pueblos enteros que requieren alimentos y medicinas para enfrentar la pandemia.

Y observa que las distancias sociales son enormes e injustificadas entre ricos y pobres, que el 鈥渜u茅date en casa鈥 no es igual para el que vive en mansiones y para el que vive en una covacha o no tiene techo; que la educaci贸n es desigual entre quien accede a computadores e internet y el que los mira desde lejos. La desigualdad social se presenta tambi茅n en los servicios hospitalarios, en la seguridad de contar con alimentos, en las esperanzas personales y familiares para el futuro.

Necesidad de promover la cultura del trabajo |Este Primero de Mayo la permanente demanda por un empleo digno se presenta hoy como universal, cuando los de arriba tienen su entorno y su riqueza protegida, mientras los de abajo sufren amenazas de desempleo, de reducciones salariales (incluso por debajo del m铆nimo vital), de alteraci贸n de sus condiciones contractuales, de ataque a los trabajadores migrantes, est茅n donde est茅n y sin importar su procedencia. Trabajadores y trabajadoras con o sin empleo, sin importar su origen 茅tnico, deben unirse para enfrentar la guerra contra los pobres que anuncian burgueses y oligarcas.

Basta ver a los seguidores de Trump pidiendo la reapertura de las empresas en Nashville, Tennessee, con letreros que ped铆an que: 鈥渟acrifiquen a los d茅biles鈥; o los preparativos para apropiarse militarmente del petr贸leo venezolano; o la disputa por la posici贸n y negocio con las vacunas para el coronavirus.

Trabajo digno implica condiciones, al menos m铆nimas, de salud y protecci贸n sanitaria en los lugares de trabajo. M煤ltiples huelgas, en diversas partes del mundo, incluyendo en transnacionales poderosas, han sido necesarias para que se demande esa protecci贸n contra la pandemia. Incluso los trabajadores de la salud de diversos pa铆ses han denunciado la falta de equipos b谩sicos para su protecci贸n y la de los pacientes, siendo amenazados con despidos por hacer conocer la verdad.

驴Quieren que se abran los comercios y las f谩bricas? 驴En qu茅 condiciones? Incre铆blemente los burgueses demuestran que les es m谩s barato ver enterrar a sus obreros antes que gastar en equipo de seguridad. Descaradamente, demuestran que el capitalismo es muerte.

Cuando se generaliz贸 el Primero de Mayo como el d铆a internacional de lucha de los trabajadores y todos los oprimidos por el sistema capitalista, un punto central fue la jornada de trabajo. Esta se convirti贸 en conquista en gran parte de los pa铆ses, pero ahora se la amenaza con formas de explotaci贸n mediante el teletrabajo y mecanismos que acent煤an la precarizaci贸n laboral.Llorar en el ba帽o del trabajo | La tinta

La sobrecarga laboral se va convirtiendo en norma en las empresas capitalistas y tambi茅n en trabajos del sector p煤blico, como en la sanidad y la educaci贸n. Para enfrentarla, se necesita defender el contrato colectivo, impedir que cada qui茅n se vea forzado a pactar condiciones que le ponen a escoger entre el desempleo o la sobreexplotaci贸n. Y para tener contrato colectivo los sindicatos y organizaciones laborales deben ser de existencia obligatoria, con democracia interna y con perspectiva de clase. Siglo XXI y nuevamente la jornada laboral est谩 en la mira.

Trabajo digno es lo m铆nimo que se puede demandar hoy, como se lo ha hecho a lo largo de las marchas por tanto tiempo. Trabajo que garantice la dignidad humana desechando toda discriminaci贸n a la mujer trabajadora, unificando a los trabajadores de la ciudad y el campo, respetando las diversidades 茅tnicas.

Trabajo que sea protegido por los Estados, que por lo general protegen a la riqueza y la sacrosanta propiedad privada. Esto, justo cuando la propiedad com煤n y los intereses comunes se muestran como la salida posible a la crisis, como incluso lo han debido reconocer al mencionar que la salud en manos p煤blicas y gratuita es un bien que debe ser fortalecido y dejado al margen de las leyes del mercado.

La solidaridad, en este per铆odo se ha mostrado, una vez m谩s, como una caracter铆stica de los de abajo. No importa el pa铆s de procedencia, las condiciones de vida de los trabajadores, sus necesidades y demandas son b谩sicamente las mismas.

Y se observa la necesidad de gobiernos de los trabajadores, trabajar con esa finalidad. Mucho se habla de lo nuevo que se ver谩 tras la pandemia y las nuevas condiciones de trabajo, las nuevas luchas, posibilitan que entre lo nuevo est茅 con m谩s claridad la constituci贸n de la 鈥渃lase para s铆鈥, de los trabajadores y trabajadoras que afinan su pensamiento ideol贸gico, de los que buscan unirse Sabes por qu茅 se celebra el D铆a del Trabajo el 1 de mayo? | CNNen organizaciones propias, de los entienden que solitarios ser谩n derrotados pero unidos pueden vencer y cambiar la historia.

Y el color rojo es el color de los que sufren, pero anuncian que quieren cambiar su realidad. Los trapos rojos se帽alando hambre, violencia intrafamiliar, necesidad de la mano solidaria, se van transformando en las banderas propias de un d铆a de lucha.

Bandera 鈥淩oja, como la sangre de la clase obrera鈥, dice una consigna de la Uni贸n General de Trabajadores del Ecuador. Roja, intensamente roja, que nos recuerda que estamos ante un Primero de Mayo con nuevas expresiones, pero con la misma esencia: elevar la lucha de clases, anunciar un mundo nuevo.

 

*聽聽Acad茅mico y ex ministro de Medioambiente de Ecuador. Asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE,聽www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

A帽adir comentario