Ago 24 2012
558 lecturas

Política

Elecciones de la CUT y un recuerdo de Clotario Blest

“La clase trabajadora chilena reclama y exige de nosotros actitudes y posiciones claras y definidas y no camufladas de un sectarismo trasnochado y reaccionario. La clase trabajadora chilena está cansada de nuestro lenguaje y de nuestra conducta conciliadora y sumisa a la brutal y desembozada dictadura económica y social que impera en nuestro país.”
(Clotario Blest, 2 de diciembre de 1960).

 

La Central Única de Trabajadores hay que recuperarla desde  las organizaciones de base tal como fue el sentido de su creación en 1953. Hoy estamos ad portas de un nuevo montaje electoral en donde la gran mayoría de los/as trabajadores/as no entienden por qué nuevamente Arturo Martinez volvió a ser candidato y lo más inverosímil es que volverá a ser elegido presidente.

 

A pocos días de las elecciones del directorio de la Central Unitaria de Trabajadores,  muchos somos los/as trabajadores/as de Chile que estupefactos miramos como se vuelve a instalar la misma fórmula de intervención cupular partidista para mantener el status quo de la dirigencia actual de la CUT.

 

Tras la represión y destrucción de la antigua CUT por parte de la dictadura, en 1988 se reinventa la actual Central Unitaria de Trabajadores con Manuel Bustos a la cabeza. Quien —hay que recordar— en los años 70 crea la FUT (Frente Unitario de Trabajadores) como referente sindical de la Democracia Cristiana y contraria a la Central Única de Trabajadores que respaldaba a la Unidad Popular y cuyo máximo dirigente Clotario Blest reivindicaba la fuerza sindical desde la participación real de las bases.

 

La actual CUT se crea al alero y demostrando ser funcional a la denominada transición a la democracia, en el que los partidos políticos de la concertación y el partido comunista unen sus voluntades.

 

De esta manera el desprestigio paulatino de la dirigencia actual de la CUT se entiende a partir del desprestigio general de la institucionalidad política, la que ha sido incapaz de acoger las necesidades sentidas de la
población y no ha tenido voluntad alguna de hacer partícipe a la ciudadanía, acumulando el poder para y por el beneficio de mantenerlo.

 

Situación que no difiere de lo que pasa al interior de muchas organizaciones sindicales, cuya expresión más agudizada está en la actual CUT. La que responde sobre todo a prácticas política partidistas, desentendiéndose de lo que debería ser una organización de trabajadores cuya representatividad se sostiene en las asambleas de base y en las votaciones de los intereses de las mayorías, con la participación real de los y las trabajadores/as.

 

A lo anterior se suma una conducción económica deslegitimada, no solo por almuerzos y gatos de representación que se han comnocido públicamente, como fue el almuerzo del 21 de mayo de 2011 en el que el Presidente de la CUT junto a otros cinco comensales se gastaron $500.000 en un banquete con langosta incluida —mientras tomaban presos  y reprimían a miles de trabajadores/as en las calles de Valparaíso—, sino sobre todo por recibir altas sumas de dinero del gobierno y organismos internacionales las que pasan directamente a sus propias ONG´s. Es así como solo a través de la Subsecretaría del Trabajo, en los últimos dos años la CUT ha recibido un total de  $137 millones los que se transfieren a una fundación manejada por los mismos miembros que encabezan el Directorio actual.

 

Tras la efervescencia ciudadana del 2011 ha quedado claro,  que la dirigencia de la  CUT no solo no ha sido un referente de transformación social, sino es un referente deslegitimado que no convoca a los trabajadores y trabajadoras de Chile.

 

A partir de esta realidad, en un intento de hacerle frente en estas elecciones, se genera una alternativa encabezada por Cristián Cuevas, dirigente crítico de la dirigencia actual de la CUT, al que al poco andar se le trató de bajar como candidato en dos oportunidades tras negarle la inscripción de 30.000 votos de la Confederación de Trabajadores del Cobre. Situación que se arregló solo para él y gracias al apoyo que le brinda Guillermo Tellier máxima autoridad del PC. Quien decide respaldar a todos los candidatos comunistas, siempre y cuando acepten y convivan en una misma lista, incluso con los inmorales que le han dado sustento a quienes encabezan el directorio actual. Sin importar que, por ejemplo, se inscribieran los votos abultados del colegio de profesores, permitiéndose de acuerdo al propio relato del Secretario General del Colegio de Profesores, más votos por sobre su real padrón.

 

Lo mismo pasa con otros cientos de sindicatos fantasmas a los que se les permite aumentar su número de asociados en miles de votos artificiales, que van directamente a sumar una falsa legitimidad de quienes dirigen hoy la Central. Por otra parte, organizaciones como la ANEF con una real base de 60.000 funcionarios públicos asociados solo votará por 36.000.

 

Todo lo anterior nos lleva a plantear que ad portas de estas elecciones, ninguna de las listas inscritas para la renovación del directorio de la CUT puede generar una real transformación de la sindical, en el que las bases estén representadas y sea referente de un cambio político estructural del modelo económico neoliberal y de la constitución heredada de Pinochet.

 

Creemos en la recuperación de una Central Única de Trabajadores desde las asambleas sindicales de base, desde quienes hemos ido recuperando la legitimidad sindical desde la participación real de los trabajadores, de quienes creemos en los cimientos reales de la CUT de los años 60 y no en la CUT tutelada de los 90.

 

Hoy, una mayoría de trabajadores sindicalizados no son parte de la CUT, otros que siendo parte son una nueva generación de dirigentes, quienes están generando los nuevos cimientos a través de coordinadoras sindicales, redes territoriales y provinciales, desde donde deberá nacer un nuevo referente sindical.

 

No seamos cómplices de fortalecer la falsa legitimidad de esta CUT que no nos representa Estas elecciones están nulas.

 

“No creo en la unidad formalista pues nos arrastran al autoengaño colectivo. Tampoco creo en las unidades que mantenga la actitud y conducta sectaria de los partidos políticos, empeñados exclusivamente en una carrera proselitista de tipo electoral. (…) Esta unidad no vale la pena seguir manteniéndola, salvo que fuéramos a seguir engañándonos y lo que puede ser peor engañando y traicionando a nuestros compañeros. O nos renovamos completamente o pereceremos como CUT, pues la clase trabajadora rebalsará sus directivas para darse una propia y auténtica estructura”.
(Clotario Blest, 2 de diciembre de 1960).

 

(Firman):
ORIETTA FUENZALIDA:  Directora ANEF, Secretaria General de ANFUNTCH
(Dirección del Trabajo)
CAROLINA NEGERETE: Directora ANEF, tesorera de ANFUCULTURA (CNCA)
RAUL DEVIA:  Director Nacional de la Asociación de Funcionarios de la CAJ.*
PAULINA CID VEGA: Presidenta Asociación de Funcionarios del SERNAM.*
YURI GAHONA:  Presidente Asociación de Funcionari@s del SENADIS.
COLECTIVO CABREAD@S*
——
En www.tudecisionvale.cl

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario