Ene 30 2012
924 lecturas

OpiniónPolítica

En Venezuela: novedades electorales, en el mundo: una duda

El rector del CNE vinculado a la oposición, Vicente Díaz, pone sus conveniencias personales por encima de los intereses de sus aliados de la derecha, al abonar opinión contra la idea de que puede haber fraude electoral en Venezuela. No quiere echar sobre sí mismo esa responsabilidad, ya que tiene varios años formando parte dirigente del organismo.

 

Sus declaraciones deben ser muy bien guardadas en el archivo de la Revolución y sacadas a flote ante la primera intención opositora de desconocer el resultado del 7 de octubre. Díaz dijo que en los comicios de los últimos años “jamás ha habido un diferencia entre las auditoria de cierre con el resultado que anuncia el CNE” y que “La gente sabe que por quien vote ese va a ser el resultado”,

 

Díaz afirmó que “jamás ha habido una diferencia entre las auditorias de cierre, que se hace de los comprobantes de votos en las cajas de resguardo, que los cuentan los miembros de mesa, los testigos y la sociedad civil con el resultado que anuncia el Consejo Nacional Electoral” y desestimó los rumores que apuntan a fraudes e irregularidades durante los procesos electorales.

 

Esperemos que no se le ocurra desdecirse después de que Chávez se alce con la victoria del 7 de octubre, cosa que cada vez más se presume como inevitable.

 

Claro, Díaz es opositor y no podía dejar de criticar a Chávez y al propio CNE desde otro flanco, quizá para compensar el flaco favor que le hace a la derecha al santificar la transparencia del organismo electoral. Según el rector, Chávez utiliza las cadenas de radio y televisión “para hacer publicidad política” y por lo tanto viola las leyes electorales. Sobre la actitud del CNE ante esas presuntas violaciones, afirmó que “parece que aquí hay disposición de sancionar a todo el mundo pero cuando se trata de la figura del Presidente pareciera que es intocable”

 

¿Será que Vicente Díaz no ve televisión ni recorre las calles, llenas de afiches de campaña electoral presidencial y de gobernadores por parte de los precandidatos de la oposición?

 

Según los propios criterios de Díaz, aquí hay seis candidatos en campaña presidencial, incluido Chávez (cinco de oposición, ya que López se retiró). Los cinco pre-majunches viven dando declaraciones referidas al 7 de octubre, y no al 12 de febrero, que es cuando son las primarias de la derecha. Para muestra basta un botón: ayer la pre-majunche María Corina Machado declaró que “el 12F los venezolanos me van a juzgar y el 7 de octubre lo vamos a juzgar a usted, Presidente”. Lo que es igual no es trampa.

 

Rumbos para América Latina

 

Por cierto que el líder del Movimiento Sin Tierra de Brasil Joao Pedro Stédile hizo un muy interesante análisis en el marco del Foro Social Mundial de Sao Paulo. Según este dirigente popular, las próximas elecciones en México y Venezuela serán fundamentales y marcarán el rumbo de la izquierda en América Latina y agregó que
“Todos los movimientos sociales seremos solidarios en esos procesos porque si la izquierda gana en México y se mantiene la revolución bolivariana en Venezuela, se acelerará la integración real de los pueblos”

 

Stédile sostuvo que, en estos momentos, tres proyectos políticos se disputan América Latina, el primero encabezado por Estados Unidos y las grandes corporaciones que, según él, quieren “recolonizar” la región y mantenerla como una mera exportadora de materias primas. El segundo proyecto lo encarnan los gobiernos que se proponen la integración, pero bajo un modelo capitalista impulsado por criollos, y el tercero lo describió como “antineoliberal y anticapitalista” y dijo que plantea la unidad contra el colonialismo.

 

“Estos tres proyectos se enfrentan incluso en el panorama electoral”, sostuvo el líder de la mayor organización campesina de Brasil. El coordinador del MST dijo que el modelo anticapitalista está representado por los países de la ALBA, conformada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Dominica y Antigua y Barbuda.

 

Stédile opinó que en Chile ganó las elecciones el primer proyecto, el de la derecha neoliberal, en alusión al Gobierno de Sebastián Piñera, mientras que en Perú se impuso el segundo modelo, con Ollanta Humala.

 

El análisis es interesante, aunque no precisa donde se ubicarían gobiernos cono los de Argentina y Paraguay, por ejemplo. Sin sacralizar las opiniones de Stédile, no hay duda de que son interesantes para el debate político actual en América Latina, referido al carácter y al destino de los procesos en curso.

 

El presidente del Banesco, Juan Carlos Escotet, informó en su cuenta en Twitter los resultados obtenidos por la entidad bancaria en cartera agrícola, luego de que el presidente Chávez le advirtiera a la banca privada, en el Aló Presidente de ayer, que podría nacionalizarla si no cumple con sus deberes para con el sector agropecuario.

 

Escotet da cifras que en sí mismas no constituyen una respuesta seria a lo planteado por el presidente, ya que Chávez no se refirió a los montos sino al destino de los créditos, al señalar que casi todos van a los grandes productores, dejando por fuera a los pequeños y medianos. De todas formas el presidente dejó abierto el camino al diálogo, al instruir al vicepresidente Jaua (ahora también titular de la cartera de agricultura y tierras) a fin de que cite a los banqueros para conversaciones sobre el tema.


 

Comunistas cubanos<7B<

 

interesante se perfila la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba, donde se abordará temas referidos a los cambios económicos, políticos y sociales en que está empeñado el gobierno revolucionario. Por el momento, se nos antoja harto interesante que antes del inicio de la conferencia, el viceministro cubano de Cultura, Fernando Rojas, abogara por una “prensa revolucionaria no oficial”:

 

“Es una necesidad. Es el reto: una prensa revolucionaria no oficial que permita una mirada crítica, que no signifique tener que responder estrictamente a la gestión del gobierno, sino todo lo contrario: poder enfatizar en las lagunas, los errores, los problemas, decir descarnadamente lo que pasa”.

 

En Venezuela este papel lo cumplen en alguna medida algunos medios alternativos, como es el caso del portal Aporrea.org, por mencionar solo uno. La crítica no es solo un derecho, sino sobre todo un deber. Chávez ha pedido varias veces que los medios públicos se abran a las críticas del pueblo, pero esto no se hace sino en muy poca medida.

 

La comunicación de gobierno

 

El presidente fue muy crítico ayer con el sistema oficial de comunicaciones en nuestro país. Ahora bien, su exigencia de que se difunda la obra de gobierno se refiere a lo que más hace el aparato oficial comunicacional: propaganda. De manera que, en nuestra opinión, el problema no es el “qué”, sino el “cómo”.

 

Es fácil darse cuenta de que los programas del sistema público más vistos y apreciados por la gente son los que asumen frontalmente el combate político y mediático de manera más creativa. Por supuesto, es claro que los medios públicos no pueden reducirse a eso, tienen el deber de ser noticiosos y de hacer tanto propaganda como promover contenidos ideológicos. Pero no hay duda de que lo que se hace hoy puede y debe hacerse mejor. La clave aquí es la creatividad.

 

Hay quienes desprecian este factor y piensan que todo se reduce al tema de los recursos, y de las operaciones administrativas y técnicas. Craso error. Esos son factores importantes, pero complementarios. La buena televisión, por ejemplo, es un arte y por lo tanto su componente principal es la creatividad.

 

No olvidemos que la televisión combina lo plástico (imágenes, movimiento), lo sonoro (voces, música, efectos), lo literario (conceptos expresados en guiones y libretos), todo en función de generar resultados atrayentes que apunten a la sensibilidad del receptor. Es un medio donde lo emocional suele ser más incisivo que lo racional, sin dejar de considerar la importancia de esto último. Es un arte. Igual que la radio. Si no se ve de esa manera, si esto no se comprende, es muy difícil hacer buena televisión. También es algo que exige todo el tiempo el presidente: más creatividad.

 

El mundo en duda: aliados o vasallos

 

Las grandes contradicciones en el escenario mundial impregnan de mucho interés los acontecimientos actuales. En un pasado análisis nos preguntábamos si estamos en la antesala de una nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y sus aliados europeos, por un lado, y Rusia (y tal vez China) por el otro. No lo sabemos a ciencia cierta, pero hay declaraciones que podrían respaldar relativamente esta tesis.

 

El primer ministro ruso Vladimir Putin dijo la pasada semana, durante un mitin electoral en Siberia, que los Estados está tratando de dominar el mundo e interferir en los asuntos internos de otros países. Como sabemos, Estados Unidos ha jugado un papel injerencista en los acontecimientos más recientes en Rusia referidos a los resultados electorales.

 

Putin afirmó que Estados Unidos quiere controlarlo todo: “A veces tengo la impresión de que ellos no quieren aliados sino vasallos”. Putin advirtió a los países occidentales que buscan prevalecer en Rusia mediante el financiamiento a organizaciones con misiones políticas que “no permitiremos que esto ocurra”. También se comprometió a impedir que gobiernos extranjeros exploten a la oposición para “sus propios objetivos de política exterior con respecto a nuestro país”.

 

Estados Unidos y Rusia son dos grandes países capitalistas con algunos intereses encontrados en la actual coyuntura mundial, como en el caso de Siria. Sus contradicciones son propias de la actual crisis sistémica del orden burgués. Son además positivas para los pueblos en lucha, porque dispersan y contraponen las fuerzas capitalistas y generan polos de alianzas y de poder que hacen más difícil sustentar la supervivencia del sistema dominante.

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    1 febrero 2012 22:18

    El papel de los medios de comunicación venezolanos ha influido bastante en la proyección de la imagen que Chávez tiene en el extranjero. Ellos han demonizado la figura del Presidente, han exportado violentas escenas inexistentes, han editado truculentamente imágenes dantescas sucedidas en las calles de Caracas, evidentemente atribuidas a las políticas sociales de Chávez. No es extraño que su imagen aparezca tan deteriorada si una persona pregunta por el Presidente de Venezuela en otros países.
    Igualmente, dentro del país es muy limitado el rango de acción comunicacional, salvo “Aló, Presidente”, en domingos dentro de la TV estatal, no hay nada más, todos los demás canales y diarios son opositores al gobierno, de ahí que haya traspasado las fronteras un demonio llamado Hugo Chávez, que sería lo peor que ha sucedido en el país.
    Sin embargo, y a pesar de pesares, aún así no ha disminuido su base popular democrática, tan enraizada en los sectores más desvalidos desde un punto de vista social. Existe una intuición de clase que los lleva a defender a su único presidente, sabiendo que si lo destronan, un mundo gris y oscuro les espera a la vuelta de la esquina.
    Desde Chile, saludos a Venezuela.