Feb 23 2012
540 lecturas

Economía

Estados Unidos: el negocio del encierro

Es una empresa en plena expansión y ya factura en Estados Unidos más de 5.000 millones de dólares, como se dice en Cuba: por lo bajito. ¿Cuál es? Las cárceles privadas. Tan bien les va, que la mayor empresa de su tipo, Corrections Corporation of America, propuso a 48 estados norteamericanos comprarle sus centros de detención. ¿Por qué?| OLIVER ZAMORA ORIA.*

 

La CCA, según sus siglas, tiene 37 grupos de presión al servicio de sus intereses, sobre todo en el Congreso, una muestra del poder creciente de este sector y de cómo funcionan las empresas privadas en ese país.

 

¿En qué consiste el negocio? ¿Por qué es tan lucrativo?

 

Los estados deben pagarle a las cárceles privadas un monto millonario todos los años por prestar este servicio; se calcula que las prisiones le cuestan al pueblo estadounidense más de 1.700 millones de dólares todos los años, pero no es ésta vía la mayor entrada de dinero: por ley, en Estados Unidos las empresas privadas pueden contratar su mano de obra en los centros penitenciarios, y eso si es un negocio redondo.

 

Fíjense… en las prisiones no hay huelgas, los reos están disponibles el tiempo necesario, no se pagan horas extras ni vacaciones, no hay llegadas tardes ni problemas familiares, y el sueldo, es lo más estimulante para los gerentes, el sueldo consiste en centavos la hora. Según algunos analistas, esta mano de obra barata estimula las inversiones y el regreso de muchas empresas que dejaron el país para invertir en Asia.

 

¿El peso productivo? Según estudios, en la década pasada las prisiones produjeron el 100% de los cascos militares, porta municiones, chalecos blindados y otros aditamentos militares.

 

El todopoderoso Complejo Militar Industrial parece ser un consumidor muy importante, pero no el único. Las prisiones también tienen entre sus clientes a las compañías privadas dedicadas a la industria ligera, enseres domésticos y artículos de oficinas. Esclavitud legalizada en pleno siglo 21 en la mayor democracia del mundo.

 

Si eso fue en la década pasada, y el auge se registra en los últimos años, es de suponer que la demanda de mano de obra barata, en medio de la crisis, sea mayor a la altura de 2012.

 

En los últimos años, los dueños de las cárceles privadas han visto en los indocumentados la gallina de los huevos de oro. Según algunas ONGs proinmigrantes, estos señores se gastaron entre 1999 y 2009 más de 20 millones de dólares en cabildeo para lograr una mayor cantidad de leyes contra los indocumentados, incluso fueron uno de los grandes patrocinadores de la famosa ley en Arizona, que posteriormente se replicó en otras regiones del país.

 

Anualmente se arrestan a 400.000 inmigrantes, quienes van a parar prisiones federales o estatales, privadas o públicas. Este exitoso negocio explica, en parte, por qué Estados Unidos tiene el 25 por ciento de la población carcelaria del planeta.

 

La ecuación es muy simple: más presos… más dinero.
——
* Periodista.
En www.cubadebate.cu.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario