Sep 4 2012
1888 lecturas

Pol铆tica

Estados Unidos y la ofensiva de Occidente contra el derecho internacional

Una pel铆cula reciente, Compliance, examina 鈥渆l deseo humano de seguir y obedecer a la autoridad鈥. Instituciones liberales como los medios de comunicaci贸n, universidades, tribunales federales y organizaciones de derechos humanos, que han funcionado tradicionalmente como barreras a la obediencia ciega a la autoridad, se han puesto en nuestros d铆as de parte del poder. | PAUL CRAIG ROBERTS.*

 

La subversi贸n de esas instituciones las ha hecho pasar de controles del poder a sirvientes del mismo. El resultado es la transformaci贸n de la cultura del Estado de derecho en una autoridad irresponsable que se basa en el poder mantenido por la propaganda.

 

La propaganda es importante para inculcar confianza en la autoridad. El caso de Pussy Riot muestra el poder de la propaganda de W谩shington incluso dentro de Rusia y revela que ella ha sobornado a importantes organizaciones de derechos humanos como Human Rights Watch, Chatham House y Amnist铆a Internacional.

 

Los medios de comunicaci贸n occidentales describen a Pussy Riot como un grupo de rock punk, pero parece que en los hechos es un grupo conocido como Voina (Guerra) que realiza presentaciones p煤blicas imprevistas lascivas o escandalosas como la de la catedral rusa, una org铆a sexual en un museo y eventos similares. (Vea tambi茅n: aqu铆潞).

 

Tres de las participantes en la capital fueron detenidas, inculpadas, juzgadas, condenadas por violar una ley estatutaria y recibieron sentencias de dos a帽os de prisi贸n. La Voz de Rusia recientemente transmiti贸 una discusi贸n del caso desde su estudio de Londres. Representantes de Human Rights Watch y Chatham House argumentaron que en realidad se trata de un caso de libertad de expresi贸n y que las mujeres eran prisioneras pol铆ticas por criticar al presidente ruso Putin.

La afirmaci贸n es falsa. En la actuaci贸n blasfema de la catedral rusa no mencionaron a Putin. Las referencias a Putin se a帽adieron despu茅s al v铆deo colocado en internet con el fin de presentar un delito como protesta pol铆tica.

 

Los representantes de derechos humanos tambi茅n argumentaron que la condena de las mujeres solo podr铆a ocurrir en la Rusia de Putin. Sin embargo, el presentador del programa se帽al贸 que en realidad la mayor铆a de los pa铆ses europeos tienen leyes similares a las de Rusia y que numerosos infractores europeos han sido arrestados y castigados incluso con mayor severidad.
(Por cierto, recientemente le铆 una noticia de Alemania de que un grupo de imitadores de mujeres hab铆a escenificado una protesta similar en apoyo a Pussy Riot y hab铆a sido arrestado. Un an谩lisis de estos temas aparece
aqu铆).

 

Los representantes de los derechos humanos parec铆an creer que Putin no hab铆a pasado el test democr谩tico al no detener el procesamiento. Pero un pa铆s tiene un Estado de derecho o no lo tiene. Si Putin pasa por sobre la ley, significa que Putin es la ley.

 

Haya tenido o no W谩shington una mano en el evento de Pussy Riot a trav茅s de los grupos de protesta que financia, 鈥淗itlery鈥 Clinton se apresur贸 a hacer propaganda. La libertad de expresi贸n estaba amenazada en Rusia, dijo.

 

W谩shington utiliz贸 el caso de Pussy Riot para vengarse de Putin por haberse opuesto a la destrucci贸n de Siria. El tema legal no considerado es la interferencia de W谩shington en los asuntos internos de Rusia. El cercano alineamiento de las organizaciones de derechos humanos con la propaganda de Washington perjudica la credibilidad de la defensa de los derechos humanos.

 

Si los grupos de derechos humanos se ven como auxiliares de la propaganda de Washington, su autoridad moral se evapora.

 

El predominio del idioma ingl茅s, debido a la dominaci贸n brit谩nica del mundo en los siglos XVIII y XIX y la dominaci贸n estadounidense en el Siglo XX y en la primera d茅cada del Siglo XXI, facilita el control de las explicaciones por parte de W谩shington. Otros idiomas simplemente no tienen el alcance necesario para competir.

 

Washington tambi茅n tiene la ventaja de haberse presentado como defensor de la 茅tica en la Guerra Fr铆a. Los pueblos que formaban parte del imperio sovi茅tico e incluso muchos rusos todav铆a ven a W谩shington como el bueno de la 茅poca. W谩shington ha utilizado esa ventaja para financiar 鈥渞evoluciones de colores鈥 que han apartado a algunos pa铆ses de la esfera de influencia rusa y los han llevado a la suya.
Tony Cartalucci concluye que 鈥淎mnist铆a Internacional es propaganda del Departamento de Estado鈥. Ver aqu铆.

 

Cartalucci se帽ala que la directora ejecutiva de Amnist铆a es la ex funcionaria del Departamento de Estado Suzanne Nossel, quien combina la 鈥渄efensa de los derechos humanos鈥 con la hegemon铆a global de EE.UU.

 

Amnist铆a parece un amplificador de la propaganda de Washington. El 煤ltimo correo de Amnist铆a a sus miembros (27 de agosto) dice:
鈥淐omo si no fuera bastante vergonzoso el 煤ltimo proceso y sentencia de tres miembros de Pussy Riot, ahora la polic铆a rusa est谩 persiguiendo a otros miembros de la banda. No cabe duda: las autoridades rusas son implacables. 驴Hasta d贸nde est谩n dispuestas a ir para silenciar las voces del disenso? 隆Decid al gobierno ruso que deje de perseguir a Pussy Riot!鈥

 Despierta mundo, es completamente unilateral y culpa enteramente de la violencia al gobierno sirio, no a al-Qaeda o a otros grupos externos que W谩shington ha armado y lanzado contra el pueblo sirio.

 

Amnist铆a solo se preocupa de conseguir im谩genes visuales que condenen al gobierno sirio ante el p煤blico:
鈥淭rabajamos por colocar estas secuencias incriminatorias en manos de periodistas en todo el mundo. Apoyad nuestro trabajo y ayudad a asegurar que nuestro v铆deo de primera mano sea visto por miembros influyentes de los medios鈥.

 

Pussy Riot por lo menos tuvo derecho a un proceso. Es m谩s de lo que obtuvo el 芦marine禄 estadounidense, Brandon Raub, veterano de dos per铆odos de servicio de combate. Raub puso en Facebook su opini贸n de que hab铆a sido utilizado por W谩shington en nombre de una agenda ilegal. La polic铆a local, el FBI, y el Servicio Secreto fueron a su casa, lo sacaron a rastras y bajo la autoridad de un trabajador social, lo confinaron en un hospital mental para observarlo.
Ver aqu铆).

 

No vi ninguna protesta de Human Rights Watch, Amnist铆a Internacional o Chatham House. En su lugar, un juez de tribunal de circuito de Virginia, W. Allan Sharrett, exigi贸 la inmediata liberaci贸n de Raub y declar贸 que no hab铆a motivos para detener y confinar a Raub solo por ejercer su derecho a la libertad de expresi贸n.

 

Cada vez se castiga m谩s a los estadounidenses por ejercer sus derechos a la libertad de expresi贸n. En Youtube se encuentra una serie de videos de violencia policial contra el movimiento Ocupa. Muestran a los matones de la Gestapo policial golpeando a mujeres, pulverizando pimienta sobre manifestantes sentados con sus cabezas inclinadas, golpeando con sus porras y quebrando cabezas y manifestantes golpeados hasta perder la conciencia, esposados y arrastrados por ejercer un derecho protegido por la constituci贸n.

 

Ha habido m谩s protestas por Pussy Riot que por la detenci贸n ilegal y tortura de Bradley Manning o por la amenaza del gobierno del Reino Unido de invadir la embajada de Ecuador y sacar a Julian Assange, el director de WikiLeaks.

 

Cuando un disidente chino busc贸 asilo en la embajada de EEUU en China, el gobierno chino se someti贸 al derecho internacional y permiti贸 la salida del disidente. Pero Gran Breta帽a, adalid de la 鈥渓ibertad y la democracia鈥, niega un salvoconducto a Assange, que ha obtenido asilo, y no hay protestas de Clinton en el Departamento de Estado.

 

En China鈥檚 Rise, America鈥檚 Fall, Ron Unz presenta un convincente argumento de que el gobierno chino respeta m谩s el Estado de derecho y escucha m谩s a su pueblo que Washington (ver).

 

Actualmente son Rusia y China, no el Reino Unido y Europa, las que cuestionan la pretensi贸n de W谩shington de que el gobierno de EEUU est谩 por encima de las leyes internacionales y tiene derecho a derrocar los gobiernos que desaprueba.

 

La ilegalidad que ahora caracteriza a los gobiernos de EE.UU. y del Reino Unido constituye una gran amenaza para el mayor logro de la humanidad: el Estado de derecho 鈥攑or el cual los brit谩nicos combatieron desde el tiempo de Alfredo el Grande en el Siglo IX hasta la Gloriosa Revoluci贸n del Siglo XVII.

 

驴D贸nde est谩n las protestas por la destrucci贸n anglo-estadounidense del Estado de derecho?
驴Por qu茅 no se preocupan Human Rights Watch, Amnist铆a Internacional y Chatham House?
鈥斺
* Exeditor de The Wall Street Journal y secretario asistente del Secretario del Tesoro estadounidense.
漏 Paul Craig Roberts (www.paulcraigroberts.org).
En www.rebelion.org traducci贸n de Germ谩n Leyens.
Fuente: www.globalresearch.ca
.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. Lu铆s
      12 septiembre 2012 1:26

      No tengo dudas de los intentos de EE.UU por dar vuelta un hecho y que parezca lo que no es, es una vieja costumbre.