Ene 6 2012
1541 lecturas

CulturaPolítica

Estulticia del gobierno y vergüenza de la ciudadanía

Remplazan en Chile palabra dictadura por régimen militar en textos escolares para la educación básica. El cambio fue propuesto por el Ejecutivo y aprobado por el Consejo Nacional de Educación el nueve de diciembre pasado, aunque la opinión pública y el magisterio se enteró al comenzar el presente mes de enero. Acaso —se teme— un intento de cambiar hoy la historia de ayer para cuando la estudien los niños mañana, lo que las autoridades de gobierno enfáticamente niegan.|RIVERA WESTERBERG.

No pocos periódicos del mundo publicaron en estos días que el Ministerio de Educación de Chile avaló —buscó o produjo— el cambio de la expresión “dictadura militar” por la de “régimen militar” para enseñar, a partir del próximo año lectivo, lo que fue la dictadura militar-cívica de 17 años que encabezó Augusto Pinochet.

El cambio, algo más que mera semántica, fue propuesto por el Ejecutivo y aprobado por el Consejo Nacional de Educación el nueve de diciembre pasado, aunque transcendió sólo este miércoles en medios locales.

Harald Beyer —segundo ministro del ramo, reemplazó a Felipe Bulnes, que a su vez recibió la cartera de Hernán Lavín (ninguno de los tres un experto en la materia)— confirmó el cambio, explicando que se buscó una terminología más general para referirse a ese período de la historia chilena (1973 -1990). “La expresión régimen militar es más general que la de dictadura”, dijo el ministro, que además aseguró que la alteración de los textos escolares no atiende a razones de índole política.

Según el flamante funcionario de confianza del presidente Piñera —de quien es su amigo—, ambas expresiones, dictadura y régimen, se utilizan indistintamente en el mundo. En cualquier caso, ante la extrañeza de la prensa, el ministro señaló que él, personalmente, reconocía que el período pinochet constituía una dictadura.

No solo los textos de enseñanza de historia, sino también de castellano (lengua) se imprimirán eliminando el concepto dictadura, lo que induce a suponer que no se trata de una mera modificación semántica, sino de que existe la intención de modificar la conceptualización futura ya no únicamente del gobierno ilegítimo del dictador, sino también del período que lo precede.

La modificación se inscribe en la política impuesta por la dictadura, y en cierto modo continuada por la Concertación, que gobernó entre 1991 y la elección de Sebastián Piñera, hace dos años, en cuanto a minimizar o sencillamente eliminar extensos períodos históricos, en especial los de ascenso de las corrientes populares y de izquierda; todavía, a modo de ejemplo, la trayectoria politica de Salvador Allende y su gobierno es poco más que una breve mención en las clases de las escuelas y colegios chilenos.
El regreso de la derecha al gobierno pleno del país es también el blanqueo definitivo de una serie de personajes y personajillos que en la actualidad son parte de la administraciòn del presidente Piñera, algunos de los cuales de hecho avalan las miles de muertes y decenas de millares de mujeres y hombres torturados o enviados al extrañamiento.

El colmo de la idiotez gubernamental en este episodio se produce cuando, ante las quejas y reclamos ciudadanos, las “altas esferas” han decidido conceder que si bien elimina el vocablo dictadura, graciosamente muda a “régimen militar no democrático”. La república como hazmerreír mundial. Lo que se refrenda cuando el ministro portavoz de gobierno afirmó, este viernes, que el Ejecutivo no intervendrá en la polémica que se ha generado porque no es su intención alterar la historia.

Pero nada acaba cuando la falta de ponderación —o inteligencia— toma el micrófono; el ministro de Justicia señaló sueltísimo de cuerpo que si bien podría calificarse como dictatorial el gobierno de Pinochet, esto solo corresponde hasta 1981, que después jurídicamente —afirmó— es un gobierno legítimo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario