May 29 2018
1411 lecturas

Cultura

Extravagancias

-‚ÄúLos Pickwick Papers‚ÄĚ, de Carlos Dickens, obra conocida generalmente en las versiones espa√Īolas bajo el t√≠tulo de ‚ÄúPickwick‚ÄĚ o ‚ÄúAventuras de M√≠ster Pickwick‚ÄĚ , publicada en 1833, obtuvo desde el primer momento un √©xito excepcional. Se calcula que es el libro del que m√°s ejemplares se han vendido, de los escritores de lengua inglesa, exceptuando la Biblia y las obras de Shakespeare.

– ‚ÄúLos Miserables‚ÄĚ de V√≠ctor Hugo, se publicaron simult√°neamente en abril de 1862, en Par√≠s, Leipzig, Bruselas, Mil√°n, Madrid, Varsovia, Rotterdam, Budapest y R√≠o de Janeiro. La edici√≥n parisiense de 7000 ejemplares, se agot√≥ en cuarenta y ocho horas.

-De ‚ÄúEl Misterio del carruaje‚ÄĚ, original del novelista ingl√©s Fergus Hume, -1859-1932, se editaron m√°s de un mill√≥n de ejemplares. El autor lo hab√≠a vendido por 50 libras, Falleci√≥ en 1932,

-Pierre Loti, -1850-1923-, autor de novelas impresionistas, asombró en cierta ocasión a la Academia Francesa proclamando que jamás Resultado de imagen para pierre lotihabía leído una novela; en una reunión de once escritores franceses contemporáneos, siete no habían leído a Proust. A los dos días de ser galardonado con el Premio Literario Goncourt, el novelista y dramaturgo, Jean Giraudoux, -1882-1944,- confesaba su ignorancia absoluta de la obra de los hermanos novelistas.

-En la Revista de Occidente, a√Īo 1, n√ļmero 1, Madrid, 1923, Eugenio D‚ÄôOrs, escribi√≥: ‚Äúsolo he le√≠do en mi vida dos novelas: El Quijote y otra cuyo t√≠tulo callar√© para que cada uno de mis amigos pueda figurarse que es la suya.

-El Ministro de Guerra austr√≠aco, en agosto de 1929, prohibi√≥ la lectura en todas las guarniciones de la novela de Erick Maria Remarque, ‚ÄúSin novedad en el frente‚ÄĚ, de √©xito mundial. Otro tanto se hizo en Alemania, sin poder precisar si fue antes o despu√©s de haber tomado Austria tal medida. Ello obedec√≠a, en ambos casos,¬† a que por pintarse en aquellas p√°ginas la guerra y la vida militar en general con tintas sombr√≠as, se consider√≥ un peligro para sostener el esp√≠ritu castrense en la juventud.

-Las j√≥venes cuando empiezan a ‚Äúmariposear‚ÄĚ con los chicos, y estos al empezar a fijarse en ellas viven felices y descuidados, sin pensar en la Eugamia. Ignoran que la selecci√≥n de los novios no debe ser obra del azar, ni del gusto personal de cada uno, ni aun de la conveniencia econ√≥mica, como suelen aconsejar algunos padres, sino el resultado de una elecci√≥n racional con relaci√≥n a los principios de la Eugamia. Como la palabra puede considerarse un tanto rara y nada de f√°cil de hallar en los diccionarios, el psiquiatra y escritor espa√Īol, Juan Antonio Vallejo N√°jera, -1926-1990-, en su libro ‚ÄúEugamia, selecci√≥n de novios‚ÄĚ, publicado en 1938, explica: Resultado de imagen para ‚ÄúEugamia, selecci√≥n de novios‚ÄĚ,‚ÄúProponerse la Eugamia, la conjunci√≥n matrimonial de personalidades biops√≠quicas que por sus propiedades caracterol√≥gicas puedan procrear individuos¬† progresivamente m√°s cerca del prototipo de normalidad psicol√≥gica y que por sus dotes intelectivas est√©n en condiciones de prosperar socialmente‚ÄĚ.

-En el diario madrile√Īo ‚ÄúYA‚ÄĚ, del 1 de julio de 1956, se publica el siguiente telegrama de la Agencia Cifra: ‚ÄúEn Santa Cruz de la Zarza, Toledo, ha contra√≠do matrimonio don Melit√≥n Gallo, de sesenta a√Īos de edad, con Virginia Rivas, de cincuenta y siete. Llevaban cuarenta a√Īos de noviazgo. Para rehuir la curiosidad de los vecinos, se casaron a las doce de la noche, y ni la familia m√°s √≠ntima tuvo noticias de la boda hasta un minuto antes de celebrarse‚ÄĚ.

-En el ABC de Madrid, el 1 de julio de 1956, se difunde la siguiente nota: El s√ļbdito alem√°n Bruno Krichhahu contraer√° matrimonio a finales del presente a√Īo con la se√Īorita Isabel Escobar Garc√≠a, de esta ciudad con la que estableci√≥ relaciones a trav√©s del mensaje que deposit√≥ en una botella que lanz√≥ al mar.

-Bruno Krichhahu, marino mercante, en ocasiones distintas y en diversos puntos, arroj√≥ al agua botellas conteniendo misivas, en las que ped√≠a entablar correspondencia con alguna muchacha a cuyas manos fuese a parar. La d√©cima botella fue lanzada cuando el barco en que navegaba se encontraba 400 millas m√°s arriba de Gibraltar. Esta vez el recipiente fue a parar al mar Menor, cosa rar√≠sima, ya que hubo de entrar por el sitio denominado ‚ÄúLa Manga‚ÄĚ, estrecho paso que comunicaba el Mediterr√°neo con el mar Menor. La botella Resultado de imagen para mensaje en botellafue encontrada por un grupo de j√≥venes ba√Īistas. Una de ellas, la se√Īorita Isabel Escobar Garc√≠a, que habita en la Calle de la Morer√≠a, n√ļmero 7, primero izquierda, de √©sta ciudad, escribi√≥ al nombre y a la direcci√≥n que figuraba en el interior de la botella. Siguieron cruzando correspondencia entre ambos, y en una ocasi√≥n en que el buque toc√≥ en este puerto se conocieron. La pareja se enamor√≥ y han fijado la fecha de la boda. Para finales del presente a√Īo.

-A principio del siglo XIX las autoridades militares inglesas prohibieron terminantemente a los oficiales el uso de gafas y lentes, por entender que unas y otros daban poco aspecto militar al portador. La orden tuvo que ser acatada, causando no pocas molestias a los militares cortos de vista, hasta que uno de ellos inventó el monóculo y lo empezó a usar considerando que no contravenía la orden, pues los monóculos ni son gafas ni son lentes. En seguida se extendió su uso entre la oficialidad no solo en Inglaterra, sino en otras naciones.

-A fines del Siglo XIX, como un actor quisiera darle al personaje que interpretaba una apariencia aristocrática, lo primero que se le Resultado de imagen para monoculo sin cristalocurría era aparecer en escena con monóculo, sin cristal por supuesto. Cuando el monóculo, por arte y gracia de los autores de novelas policiales, se aplico a los detectives, perdió aristocracia.

-Un telegrama de la Agencia Mancheta, fechado en Londres el 15 de septiembre de 1956, que apareci√≥ en el ABC madrile√Īo, informa que en la prueba Marat√≥n de los Juegos Ol√≠mpicos, celebrada en Coventry, Inglaterra, la esperanza brit√°nica para dicho evento, Ron Clark, en una carrera en ruta, se trago una mosca. Esto lo hizo detenerse alg√ļn tiempo, siendo rebasado por Basil Heatlwy, que as√≠ consigui√≥ clasificarse el primero. Clark, llego a la meta 53 segundos despu√©s del vencedor.

-Raro es el a√Īo que en alg√ļn lugar del mundo deja de exhibirse una mujer barbuda. Pero dejando de lado las atracciones de feria, nos referiremos al caso que Jos√© Ribera, llamado ‚ÄúEl Espa√Īoleto‚ÄĚ inmortaliz√≥ con sus pinceles. Se llamaba Magdalena Ventura, natural de los Abruzzos, del antiguo reino de N√°poles. A los treinta y siete a√Īos, casada y con tres hijos, le salieron barba y bigotes, lo cual no le impidi√≥ tener cuatro hijos m√°s y hacer la felicidad de dos maridos. Presentada al Virrey de N√°poles, tercer Duque de Alcal√°, qued√≥ √©ste tan maravillado que encarg√≥ en 1631 a Ribera que la retratase. Y en el cuadro aparece, junto con su √ļltimo hijo, que lo tuvo a los cincuenta y dos a√Īos de edad, y su segundo esposo. Adem√°s, el pintor consider√≥ necesario adornar su obra con una caracola marina, como s√≠mbolo de su hermafroditismo que en realidad no exist√≠a, y un huso, para que nadie pudiera dudar de la femineidad de la retratada. Y estamp√≥ la leyenda: ‚ÄúUn gran milagro de la Naturaleza‚ÄĚ. Este cuadro, se conserva en el llamado Hospital de Afuera, en Toledo, propiedad de la duquesa de Lerma.

-Margarita Nelken, en su libro ‚ÄúLa cultura romana‚ÄĚ, publicado en Madrid, en 1925, se√Īala: ‚ÄúLas galer√≠as de pintura o pinacotecas, abundaban entre los romanos, pero siempre privadas. Se encontraban en los palacios construidos al norte de la capital; por ello sabemos que al romano le plac√≠a disponer las obras de arte con rigurosa simetr√≠a, pero holgadamente, procur√°ndose ante todo de que cada una pudiese ser contemplada aisladamente, y siempre que ello fuese posible, de frente. En aquella √©poca, los aficionados al arte cre√≠an firmemente que las obras deb√≠an imponer cada una por separado su propia belleza‚ÄĚ,

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario