Jun 5 2012
2785 lecturas

Política

Funciona en Chile, EEUU la paga, una escuela de represión urbana

Alejandro Wolff fue designado embajador en Chile por el presidente Barack Obama. Es un diplomático de carrera. Ingresó al Departamento de Estado de los EEUU en 1979 y se ha desempeñado en el equipo de planificación política; en las oficinas de Asuntos de la URSS y del Subsecretario para Asuntos Políticos; también fue secretario ejecutivo adjunto del Departamento de Estado y asistente ejecutivo de los secretarios de Estado Madeleine Albright y Colin Powell. Además de desempeñarse como representante alterno ante la ONU.| ARNALDO PÉREZ GUERRA.*

 

Pocos días después de inaugurar el Centro conjunto para operaciones de paz en Chile (Cecopac), el embajador estadounidense Alejandro Wolff visitó Temuco interiorizándose del conflicto chileno-mapuche.

 

A fines de marzo se desarrolló en la hostería militar de Pichidangui el Primer Consejo Militar – 2012, presidido por el comandante en jefe, general Juan Miguel Fuente-Alba. Allí se planifican las actividades de acuerdo a las directrices definidas por el alto mando.

 

Durante el seminario de actualización del alto mando, el general Fuente-Alba explicó que el Primer Consejo Militar “debía partir con un análisis relacionado con los eventuales roles que podrían asumir las fuerzas armadas chilenas y el ejército en particular, dados los complejos y actuales escenarios que se generan en el ámbito de la seguridad, al momento de preservar los valores, intereses y bienes que la propia sociedad busca cautelar.
“El empleo de la fuerza terrestre y su proyección a futuro ha sido y es una preocupación permanente del alto mando, más aún cuando hoy la cartera responsable de Defensa está concluyendo la elaboración de la Estrategia Nacional de seguridad y defensa.
“Sabemos que la esencia de nuestra tarea es y debe seguir siendo la defensa de la integridad territorial. No obstante, podrían surgir nuevas responsabilidades que deberían estar claramente identificadas, comprendidas e implementadas por el Ejército”.

 

En Argentina se informó de la instalación de otro centro de entrenamiento para emergencias, también a cargo del Comando Sur, en la provincia del Chaco.[1] “Solamente resta equipar con tecnología informática y amoblar el lugar para luego culminar con una capacitación del personal”, dijo el comandante estadunidense Edwin Passmore, del Comando Sur, a La Jornada de México.

 

El gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, afirmó que “no se trata de una base militar” y que “es sólo una donación del Comando Sur”. Según el periodista Walter Goobar, “la instalación subrepticia de una base militar con un fin inicial distinto al declarado, más que una excepción constituye la base del manual de procedimientos estadounidenses; tal es el caso de las bases de Comalapa, Aruba y Curazao, por ejemplo, que se clasificaban como FOL, es decir para lucha antidrogas, y luego fueron redefinidas como CSL (de Cooperación)”.

 

La excusa de la ayuda humanitaria y la asistencia en el manejo de emergencias no serían más que nuevas formas de profundizar y asegurar el posicionamiento estratégico de los militares yankis en toda Latinoamérica.

 

En 2008, el gobierno de EE.UU. reactivó la IV Flota de la Armada, ahora bajo control directo del Comando Sur. La IV Flota había entrado en receso tras el fin de la segunda guerra mundial, al no existir amenazas militares para Estados Unidos en la región. Su reactivación obedece solo al interés norteamericano por amedrentar a países específicos: Cuba y Venezuela.

 

Con el presidente Barck Obama —Premio Nobel de la Paz— el Comando Sur del ejército estadounidense ha profundizado su injerencia y control en el subcontinente. En octubre de 2009, Colombia y Estados Unidos anunciaron la firma de un acuerdo que permitía a los militares de Estados Unidos instalar al menos siete bases militares en suelo colombiao, además de desplegar 1.400 estadounidenses —800 militares y 600 contratistas civiles—. Aunque se pretenda que solo se trata de luchar contra el terrorismo y el narcotráfico, claramente es un posicionamiento estratégico frente a Cuba, Venezuela y Ecuador.

 

Poco más de un año después, en diciembre de 2010, Costa Rica autorizó el despliegue de 46 buques estadounidenses de la Guardia Costera, 42 helicópteros armados, y hasta 4.000 marines “para combatir el tráfico de drogas”.

 

El despliegue militar estadounidense no solo se preocupó del “narcotráfico”, sirvió para apoyar la ofensiva de golpes de Estado. El 2008, Bolivia vivió una mediática y manipulada “insurrección cívico-departamental”. El 2010 fue el turno de la “rebelión policial” en Ecuador, que casi cuesta la vida al presidente Correa. Ambos intentos de golpe terminaron en un completo fracaso para los intereses estadounidenses. Su única victoria fue en 2009, en Honduras, con el derrocamiento del presidente constitucional Manuel Zelaya. En dicho golpe de Estado participó directamente, lo que ha sido reconocido por los militares norteamericanos del comando.

 

Números evasivos La cifra de bases militares en América es incierta, pero se habla de unas veintidós. “Hay otras que están en construcción y algunas en forma clandestina. Todas estas bases militares están bajo la administración del Comando Sur de Estados Unidos. De su ordenamiento podemos pensar que lo están en base a supuestas amenazas, ya que la mayoría de estas bases militares se encuentran en Centroamérica y el Caribe; en Colombia, en Curazao y Aruba, lo que deja ver a las claras que tales amenazas provendrían de Cuba, Nicaragua y Venezuela”, dice Braulio Martínez, abogado y coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana.

 

“A este poderío hay que sumarle la IV Flota imperial, conformada por un portaaviones nuclear, muchos buques de superficie y submarinos atómicos, creada para mantener el dominio y control sobre América Latina y el Caribe. En Costa Rica se encuentra operando una fuerza de tarea naval de Estados Unidos, que fuera denunciada por este servidor. Esta fuerza de tarea está compuesta por 46 buques de guerra, 200 helicópteros artillados, seis aviones de combate Harrier, un portaviones y 13.000 marines. Esto no es cuento, el convenio para que opere esta fuerza de tarea desde Costa Rica fue autorizado por su gobierno y ratificado por su Congreso, para operar por seis meses prorrogables por tiempo indefinido”, dice Braulio Martínez.

 

“Denuncié —agrega— la creación de una base aérea del imperio en el Aeropuerto de Resistencia, en la Provincia del Chaco, Argentina, aprobada, en primera instancia por su gobernador, y de la cual se guarda el más estricto silencio.

 

También se maneja la noticia de que Estados Unidos está negociando la construcción de una base aérea en Tierra del Fuego. Igualmente existe la denuncia de que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos poseen oficinas en todas les sedes de los comandos de Fuerza de Argentina, tanto Aéreas, Navales y del Ejército, donde operan libremente agentes militares y de la CIA”, agrega.

 

No es turismo, es entrenamiento. La IV Flota comenzó a operar el 1° de julio de 2008 desde la base de Mayport, en el estado de Florida, donde hoy actúa el Comando Sur. La V Flota está emplazada en el golfo Pérsico y la VI Flota en el océano Mediterráneo.

 

Según el comunicado oficial del Pentágono, la reactivación de la IV Flota “servirá para demostrar el compromiso de Estados Unidos con sus socios regionales”, entre los que se destaca Colombia en su lucha contra el narcotráfico y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), organizaciones que Estados Unidos califica de terroristas.

 

La IV Flota y la Escuela de las Américas —hoy Instituto del Hemisferio Occidental para Cooperación y Seguridad (Whinsec)– son dos brazos de un mismo engendro, el control total del imperio estadounidense sobre las llamadas “zonas de influencia” —intervenir en los países de la región a su antojo y entrenar a los militares latinoamericanos en la doctrina de Seguridad Nacional, donde el enemigo somos todos nosotros.

 

Chile envió más de 3.800 efectivos a la Escuela de las Américas antes que cambiara de nombre. Uno de los cables de la embajada estadounidense en Chile filtrados por WikiLeaks, señala que José Goñi, ministro de Defensa de Michelle Bachelet visitó el Whinsec. Su intención tras la visita fue mejorar la imagen de la ex Escuela de las Américas institución entre congresistas y ONG chilenas. El entrenamiento de soldados para el control de la población civil en situaciones de emergencia o integrar misiones de paz, pareciera ser el exitoso lavado de imagen de los militares de Estados Unidos.

La memoria que se evadePocos recuerdan que el Fuerte Aguayo de Concón, en la Región de Valparaíso (donde la embajada de Estados Unidos inauguró la base para operaciones militares en territorios urbanos (MOUT), un supuesto centro de entrenamiento para personal encargado de ejecutar operaciones de “mantención de la paz” o “estabilidad civil en zonas urbanas”)construido con dinero “donado” por el Comando Sur de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, fue usado en 2003 por suboficiales chilenos y norteamericanos para reclutar postulantes para que trabajaran en Blackwater, en destacamentos de seguridad privada —mercenarios— en la guerra de ocupación de Irak.
… …
1] Como se puede leer en este portal, el gobierno federal argentino canceló dicha operación. No se puede decir lo mismo de otras, que se llevan a cabo en Chile y que negocia en última instancia Andrés Allamand, ministro de Defensa. (Nota de SyS).
——
* Historiador y periodista.
En www.liberacion.cl
.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

5 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Julio
    5 junio 2012 17:13

    Dice ““debía partir con un análisis relacionado con los eventuales roles que podrían asumir las fuerzas armadas chilenas y el ejército en particular, dados los complejos y actuales escenarios que se generan en el ámbito de la seguridad, al momento de preservar los valores, intereses y bienes que la propia sociedad busca cautelar…”

    El milico tuvo un lapsus. Deberia haber dicho “tutelar” y usó “cautelar”. Obvio el lapsus: esta receloso y atento a la prevencion del cambio. Incluso para evitarlo los militares entrenados por EEUU, en aras de ser efectivos, no tienen ningun problema en dejar de tutelar los valores “permanentes” que dicen tutelan

    Cautelar.
    (De cautela).

    1. tr. Prevenir, precaver.
    2. prnl. Precaverse, recelarse.

    Tutelar.
    (Del lat. tutelāris).

    1. adj. Que guía, ampara o defiende. U. t. c. s.
    2. adj. Der. Perteneciente o relativo a la tutela de los incapaces.

  2. LAUTARO ROJO MILLAPAN
    5 junio 2012 23:38

    El hecho de que EE.UU.,instale bases militares en Chile, no nos debe llamar la atenciòn.Pues este gobierno de Piñera y sus minitros, estan para recibir ordenes del Departamento de Estado Yanqui.
    Para comprobar lo que afirmo: ¿Quièn ha levantado su voz de protesta por estas instalaciones de bases militares?
    ¿Quièn autorizò al ministro de Defensa, Andrès Allamand, para que permitiera instalar estas bases en Concòn?
    Andrès Allamand,està totalmente obsesionado con ser el Presidente de Chile. Se ha despertado en èl, una ambisiòn muy desmedida, hasta el extremo de pasar por encima del Presidente Piñera y declarar que està dispuesto asumir esa responsabilidad.
    ¡Cuidado chilenos! La ayuda de EE.UU.,con el consentimiento de Allamand,para la instalaciòn de bases militares americanas en Chile, es porque el Pentàgono mira con muy buenos ojos al ministro Allamand y es el hombre ideal que el Departamento de Estado Norteamericano necesita, para realizar los planes,extratègicos que se han preparado para intervenir en los movimientos urbanos en la Amèrica Latina.
    Por lo que la campaña presidencial a Allamand le saldrìa totalemnte gratuita, en millones de dòlares que el Ministro de Defensa no los tiene.

  3. maria cristina
    6 junio 2012 14:50

    POR FAVORRRRRRR HAY K HACER ,, CAMPAÑAS PARA INFORMAR,,A LA POBLA ,, las generaciones k nacieron entre el bien y el mall –el mal,,– sumidas en el consumismo,, no se enteran ,,por k eso, es como una droga,,

  4. Antonio Casalduero Recuero
    6 junio 2012 20:30

    Concuerdo con María Cristina, efectivamente grandes sectores de la juventud han nacido “entre el bien y el mall”, o sea, entre la inocencia y el consumismo desenfrenado. En la actualidad, estos sectores sociales juveniles se hallan aplastados -intelectualmente- por el mundillo de la farándula y la liviandad, pero principalmente por la emisión en abundancia del fútbol televisivo -en otras palabras- por el fútbol empresa. Como técnica básica, la publicidad endiosa a algunos jugadores, habla sobre sus biografías, narra vía imágenes televisivas episodios de su niñez, los muestra “humanos”, presentados como modelos a seguir. El plan político elaborado en estos laboratorios de informática es muy evidente: hay que idiotizar a la juventud, mientras más estúpidos sean más fácil será manejarlos políticamente; no se pretende una juventud rebelde, cuestionadora, que sea políticamente activa; ésta es criticada por la TV abierta, la descalifican, la presentan como una juventud problemática, sin futuro, la demonizan cuanto pueden. Y claro, el plan es formar borregos, jóvenes “analfabetos” que sean funcionales al sistema, sumisos, pasivos. Por fortuna, en Chile ha surgido un potente movimiento estudiantil que ha puesto en tela de juicio las bases del sistema educacional del país; anuncian importantes marchas y movilizaciones a desarrollarse durante el transcurso de este año 2012; ellos tienen muy claro que fueron neutralizados -en el fondo, engañados- el año 2006, cuando se desarrolló el movimiento llamado “pingüino” (estudiantes secundarios), y hoy están muy alerta frente a estos jueguillos que podría presentarles el sistema para tentarlos.

  5. Arnaldo Pérez Guerra
    8 junio 2012 20:37

    Gracias por la difusión de mi artículo.
    Y gracias a los comentarios atentos como el de “Julio”.
    http://www.facebook.com/liberacion.cl