Feb 10 2012
865 lecturas

Participación ciudadana

Hablar en Siria: Homs, la ciudad de la muerte

Quien entrega este testimonio vive en Homs, en el mismo barrio donde también fue asesinado un periodista (Guilles Jacquier, francés, junto a ocho simpatizantes del gobierno de Assad). Los misiles caen cerca del edificio mientras conversamos. Casi paralizado por el temor y la angustia de muerte que circunda, habla en voz baja, con dificultad. Asoma la madrugada del cinco de febrero de 2012.| SILVIA CATTORI.*

 

Confiamos en este hombre, padre de dos hijos: habla con sobriedad. Creemos en su sinceridad. Lo que él afirma contradice lo dicho por las autoridades políticas no sirias involucradas en el conflicto y en los medios de comunicación, que insisten en negar la realidad, al atribuir la destrucción y los asesinatos a las fuerzas armadas sirias y en afirmar indebidamente que ellas torturan a niños, violan las jóvenes, y dan muerte intencionalmente a los civiles.

 

La oposición, el veto a la resolución propuesta por occidente y sus aliados árabes de los países del golfo de China y Rusia demuestran que no se dejan engañar por esta colosal desinformación. Sin embargo, después que el Consejo de seguridad de la ONU se reunió, las bandas armadas han redoblado su brutalidad, obviamente por la fuerte sensación de apoyo que les otorga la pretendida “comunidad internacional”.

 

—En un artículo del 4 de febrero, el periodista de la AFP Khaled Soubeih afirma que, según los militantes, “durante la noche, las fuerzas del régimen han bombardeado con morteros algunos barrios rebeldes como Baba Amro, Bab Dreib, Bab Sebaa, Bayada, Wadi Araba, y en especial Khaldiyé. El Consejo Nacional de Siria (CNS) informó, él mismo informó sobre al menos 260 muertos y centenares de heridos. ¿Es esta su perspectiva de lo sucedido en la noche del viernes 3 al sábado 4 de febrero de 2012?

—Ellos disparan en todas direcciones… lo que quieren es matar… Sus disparos mataron a 20 soldados que se encontraban en nuestro barrio (Hadara)… Son ellos quienes nos disparan y bombardean, ¿entiendes? Están lanzando bombas en nuestro barrio en este momento (11:40 del domingo 5 de febrero) Ellos tiran a matar tanto a los alauí como a los sunitas allí donde ellos controlan sus barrios.

 

—¿Cuándo dices “ellos” a quiénes se refiere?

 

—Hablo de los opositores armados contra Bachar.

 

—Hemos visto imágenes mostrando decenas de opositores en frente de cuerpos cubiertos con sudarios que se dice han sido asesinados en el barrio de Khaldiyé. Ahora, según usted, ¿esos son los cuerpos de civiles y militares ejecutados por los grupos armados?
—Si. Ellos son quienes los mataron. Entre esos cuerpos vecinos de nuestro barrio han identificado personas que fueron secuestradas hace algún tiempo. Ellos han eliminado a un montón de personas. Las desapariciones se iniciaron en abril.

 

—¿Hubo alguien que haya reconocido entre los cuerpos? El ministro francés de Asuntos Exteriores hizo referencia a 100 niños muertos en Homs el otro día…
—Parientes de mi barrio han reconocido una veintena de hombres que habían sido secuestrados. Ellos mostraban signos de tortura. No pudieron ver todos los cuerpos. No vieron niños ni mujeres entre los cadáveres. Ellos vieron los cuerpos de los hombres, con disparos, de los padres, presentando marcas de tortura aparentemente anteriores a su muerte; están seguros que estos hombres habían sido secuestrados anteriormente, y que parecían haber sido ejecutados y no muertos en bombardeos.

 

—¿Sabe usted cuántas personas fueron secuestradas desde abril?
—No sabemos exactamente cuántas, pero muchos hombres han desaparecido. Uno de ellos es mi primo, el fue secuestrado hace 15 días. No teníamos ninguna noticia. Hay familias que han perdido en lo secuestros padres, hijos o tíos. Estimamos al menos 400 el numero de personas secuestradas y desaparecidas.
“Conozco un caso reciente. El hermano de un amigo. Él salió en su automóvil el 24 de enero y nunca más volvió a verse. Su familia supo de él hace cuatro días por teléfono diciendo que sus secuestradores estaban exigiendo un rescate. La familia trata de recaudar una suma importante… A veces, cuando son encontrados, el dinero se pierde en el proceso, ya que el mediador es asesinado”.

 

—Sin embargo, se dice que el ejército viola, tortura a los niños… ¿Se diría, según su lectura, que es el ejército el que secuestra a estas personas?
—Esto no refleja lo que observamos desde nuestro lado. Son los opositores armados quienes asesinan, quienes secuestran, quienes torturan los niños apareciendo luego en las fotos de Aljazira. Ellos atribuyen sus crímenes a la armada siria. La destrucción, los muertos, los heridos que tenemos, son por los opositores armados, ellos son los responsables.

 

—Lo cierto es que esta cifra de 260 civiles “con un centenar de niños y mujeres”, quienes han perecido bajo las bombas de la armada de Assad en el suburbio de Khalidiya, en Homs, la noche del viernes 3 de febrero ha puesto al mundo en tensión; no facilita las cosas.
“Vemos los cuerpos expuestos en Khaldiyé y no observamos niños ni mujeres. Vemos cuerpos de jóvenes hombres que presentan señales de haber sido sometidos a torturas. No parecen haber perdido la vida bajo los escombros, causados por los bombardeos. Todo confirma los que nos ha dicho. Que los asesinatos son realizados por grupos armados.
“Es importante poner esto en claro, ya que lo dicho por usted —que los cuerpos expuestos son cadáveres de personas previamente secuestradas y ejecutadas— incrimina a aquellos que, igual que Obama y Sarkozy, ocultan las atrocidades de estos opositores para lograr el derrocamiento de Assad, cueste lo que cueste. ¿Hay algunas imágenes de los edificos bombardeados?

—Si. Ellos bombardearon Hadara, nuestro barrio (donde mataron a Gilles Jacquier, el periodista francés) el viernes en la noche. Los fuegos se dirigieron luego a Baba Amro, Bab Dreib, Bab Sebaa, Bayada, Khaldiyé… en todas las direcciones. Ellos detuvieron los ataques cuando se encontraron con las fuerzas gubernamentales que están aquí, en nuestro barrio, para protegernos. Es un barrio pequeño el nuestro.

 

—Entonces ¿lo infomado sobre Siria por teléfono al corresponsal de la AFP no es cierto?
—No, eso no es cierto. Ellos están fuertemente armados. Ellos tomaron el control de Baba Amro, Bab Dreib, Bab Sebaa, Bayada, Khaldiyé… Ellos destruyen, matan, hieren a las personas. Ellos bombardean ahora mismo… Son ellos (los grupos islamistas armados) quienes destruyen los edificios, quienes amenazan a las personas, no sólo en nuestro barrio, en todas partes.
“En estos momentos hay tiroteos en todas partes. Los habitantes solicitan ayuda de las fuerzas armadas”.

 

—¿Tiene miedo en este momento?
—Si, tenemos mucho miedo. Esta situación es muy peligrosa para nosotros.

 

—¿Es difícil comprender cómo estos grupos “controlan” la población entera de los barrios de la ciudad de Homs?
—Ellos entran en los barrios; se instalan por el terror; mantienen a los habitantes bajo la amenaza; los obligan a colaborar con ellos a cambio de protección; los obligan a cerrar sus tiendas, sus escuelas…

 

—¿Qué es lo más difícil para ustedes que están expuestos a su fuego?
—No podemos salir, no podemos reunirnos con otras personas, vivir bajo la amenaza permanente de ser alcanzado por una bomba, de morir bajo una bomba. No vivimos en seguridad… Yo no puedo ir más a mi trabajo; ellos no cesan de bombardearnos; nos asesinan apenas salimos; la casa de mi vecino fue destruida…

 

—¿Desde cuándo la situación se ha vuelto tan insostenible?
—Durante un par de días las cosas han ido de mal en peor. Sin embargo, han ido agravándose desde hace siete días.

 

—¿Tiene usted la impresión que la administración de El-Assad no hace lo que debería hacer para protegerlos?
—Hacen lo mejor que pueden en el seno de circunstancias muy difíciles.

 

—Los periodistas de medios tradicionales hablan de manifestaciones pacíficas, de una revolución que promete la democracia…
—No, ellos no realizan manifestaciones pacíficas de su parte. Todas sus manifestaciones son violentas, incitan a la violencia.

 

—Lo que usted dice testimonia que lo que los políticos y los medios califican de “militantes pro-democracia” son en realidad grupos armados que aterrorizan a la población. Esto no es sino una ecuación dolorosa. ¿Cómo te sientes al escuchar a Allin Juppé y Gerard Araud, el embajador de Francia ante la ONU, dar la razón a la oposición armada que los asesina, los secuestra y asesina a los soldados que, con la mejor de las voluntades, no pueden siquiera protegerlos?
—¿Lo que yo siento? Tristeza. Estoy muy triste por mi país, por mi pueblo… Yo no dejo de preguntarme por qué siguen mintiendo…

 

“Estamos aquí enfrentando lo desconocido… Yo agradezco a Rusia y a China por haber opuesto su veto a la resolución del Consejo de Seguridad. Como si estos quisieran dejar hacer aquí lo que han hecho en otros países, de ocurrir aquí lo que pasó en Libia sería lo peor…

 

“Quisiera decir a los periodistas, a los responsables políticos, que por sus mentiras, por sus acciones a favor de los opositores armados quienes nos aterrorizan, ellos destruyen el espíritu, y en especial, el alma y la mente de nuestra juventud”.

 

—Gracias por compartir con nosotros su testimonio, haremos nuestro mejor esfuerzo por difundirlo.
——
* Periodista.
Vía Trincheras Amigas, asociación virtual de periodistas y comunicadores unidos por la solidaridad con los pueblos agredidos y el pensamiento contraimperial; la traducción del francés al castellano es colaboración de Luis Enrique Millán.

 

Addenda
Esta mañana, 6 de febrero, cuando estábamos a punto de publicar este testimonio en emisión de France Culture, oímos que el ejército sirio golpeaba duramente después del sábado a los opositores; luego, el invitado de la mañana Salam Kawabiki, opositor sirio y residente en París, se quejaba: “Desgraciadamente los medios del régimen son retransmitidos por los organos de información de extrema derecha en Francia…” 

 

Pusimos atención. Salam Kawabiki habló de más de 400 muertos del lado de los opositores en la noche del viernes. Opositores que él presenta como seres totalemte pacíficos, manifestando con cantos, son catalogados como miembros de una revolución que ha desarrollado un “sentimiento sirio”.

 

No podíamos creerlo, todo lo que decía transpiraba propaganda, no encajaba de ninguna manera con lo que, después de meses, nuestros contactos en Homs, aterrorizados por los opositores armados, decían y repetían.

 

Nos hemos comunicado con ellos para verificar que los bombardeos continúan hoy en día. Nos dijeron: “Hoy en día los grupos armados atacaron el centro de comunicación; ellos han hecho explotar los edificios en el barrio de Al-Nazihin y en el barrio Al-Inchaat; ellos han amenazado con hacer saltar los otros edificios de otras vecindades; sobre los techos se observan cauchos ardiendo; los habitantes solicitan la ayuda del ejército”.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario