Abr 19 2021
112 lecturas

Sociedad

Hablemos de la cursilería

La palabra cursi, no tiene relación con   ningún otro idioma, de allí que parecería ser  la cursilería prerrogativa de los pueblos de habla hispana. Pero si bien poseemos un término para calificarlo, resulta difícil definir lo cursi, quizá porque depende de una apreciación subjetiva o, acaso, por los variados ingredientes que entran en su composición.

El vocablo cursi es un término que se utiliza en el lenguaje  castellano de manera informal para hacer referencia a una actitud exageradamente demostrativa que ya pasa los límites de lo que es normalmente aceptado por la sociedad. También hace referencia a aquellas expresiones, formas de actuar o de comportarse que pretenden tener cierta elegancia o estilo pero que nos hacen quedar en mayor evidencia por ser artificiales o antinaturales.No le muestres tu cursilería a cualquiera . on We Heart It

El término cursi se aplica para algo o alguien que, con pretensión de ser fino, elegante y distinguido usa expresiones, frases, palabras o muestras de cariño muy trilladas y gastadas, tanto que a aquellos que lo presencian suele darles vergüenza. “Ser cursi” es, pues, pretender   mostrar un refinamiento expresivo o un sentimiento apasionado que resulta rebuscado y excesivamente delicado.

El origen etimológico de este vocablo es incierto, y fue y sigue siendo objeto de polémica entre los lingüistas, sin haber llegado a un acuerdo. Podría ser como algunos sostienen que cursi procede del árabe marroquí kursi, silla, con una larga derivación hasta llegar al sentido que hoy le damos. Tal vez sea ése el origen remoto del vocablo, porque según la tesis más acertada, parece que, la palabra “cursi”  apareció no lejos de Marruecos, en España, en la ciudad de Cádiz, en el año 1865.

Años antes, -sostiene un relato- un  sastre francés llamado Sicour, llego a  Cádiz con el encargo de vestir a las damas más importantes del lugar. Como no quería que  sus dos hijas desentonaran entre la elegancia reinante, quiso vestirlas igual que a sus ricas clientas, pero como el dinero no les alcanzaba, decidió emplear en los mismos modelos  telas baratas y adornos falsos de manera que pudieran pasar por ricas damas.

Cuando las hijas del sastre se paseaban pavoneándose, la gente, siempre presta a la burla, cantaba a su paso: “Ahí van las niñas de Sicour, sicursisicursisicursi…”con lo que quedo acuñada la nueva palabra para nombrar a quien intenta aparentar más de lo que es recurriendo a efectos engañosos, muchas veces, grotescos y casi siempre ridículos.

En 1868 aparece en Madrid la filocalia o arte de distinguir a los cursis de los que no lo son, obra de los políticos españoles Santiago Liniers, -1753-1810- y Francisco Silvela -1843-1905-, donde el termino es definido y se le considera ya una plaga.

amor – Desahuevate Ya!Cursi y cursilería entran en el diccionario académico en 1869, con las siguientes definiciones:

-Dícese de la persona que presume de fina y elegante sin serlo.-

-Aplicase a lo que, con apariencia de elegancia o de riqueza, es ridículo y de mal gusto.-

-Se dice  de los artistas y escritores, o de sus obras, cuando en vano  pretenden mostrar refinamiento expresivo o sentimientos elevados.-

La cursilería es un tema recurrente en las novelas contemporáneas del escritor español, Benito Pérez Galdós, -1843-1920-, especialmente en “La desheredada” y  en “El amigo manso”.

Ensayos relevantes sobre el tema escribieron, los filósofos españoles: Ramón Gómez de la Serna, -1888-1963-, que lo relaciona con el Barroco;  Enrique Tierno Galván,  -1918-1986- quien lo caracteriza con una feminización de lo burgués. Y José Ortega y Gasset, -1883-1955-, le dedica una nota en el ensayo “Intimidades” y lo considera un morbo endémico de España, debido al peculiar desarrollo de la clase media.

En Argentina, aparece a menudo en las novelas de Manuel Puig, -1932-1990-. México ha sido proclamado “El país de los cursis”, por sus propios analistas y periodistas, según opinión  del escritor y ensayista mexicano Carlos Monsiváis.

La cursilería, supone mal gusto, pero no todo lo de mal gusto es cursi; precisa de un elemento adicional que es el ridículo. Todo lo cual conforma una falsa elegancia, un pretender ser elegante sin lograrlo; por eso no hay mayor cursilería que el rebuscamiento, que los alardes de refinamiento, que lo postizo, lo artificial y lo afectado, que la falta de sobriedad, de sencillez, y de espontaneidad.

Existe una cursilería hereditaria: personas que nacen y mueren siendo cursis. Hay, incluso familias tradicionales caracterizadas por sus cursilerías. Hay épocas y estilos, modas y hasta frases típicamente cursis. Hay cursilerías que han desaparecido para ser reemplazadas por otras. Fueron cursis: los mitones de encaje, los lunares pintados, los mantones de Manila utilizados como pieza decorativa, sobre todo cuando cubrían un piano.100💘DECORACIONES PARA UNA CENA ROMANTICA💖 - YouTube

Serán siempre una cursilería; las carpeticas en los brazos y en el respaldo de los sillones: el poner candelabros en la mesa de un almuerzo; los apodos que acompañan a los nombres propios en las esquelas de defunción; publicar en la prensa poemas dedicados a familiares fallecidos;  las imitaciones de mármol; enviar un correo electrónico: “como estoy en tal ciudad te escribo”; o un WhatsApp: “desde esta bella ciudad”.

Decir: “aquí me tienes a tus gratas ordenes”; desear a quienes comen “buen provecho” o “buen apetito” en la creencia de que son buenos modales;  colocar en los jarrones, flores simuladas; utilizar en la conversación palabras de otro idioma y pronunciarlas mal; pintar en los parabrisas de los carros “mi hija se graduó”; tatuarse el nombre de la pareja.

Los graduandos que muerden las medallas en los actos de grado, como si realmente estuvieran recibiendo oro. La gente que combina los nombres para obtener otro nuevo. Las personas que anteponen su título al nombre, para ostentar cierto grado de importancia.

Hay cursilerías masculinas: usar como sortija un solitario de brillante, presentar a su mujer como “mi esposa” o como “la señora”. Las hay femeninas: usar en el cuello cintas de terciopelo sosteniendo un camafeo;  presentar a su marido como “mi esposo”; colocarse uñas postizas con dibujos o  pintarse cada uña de un color distinto.

Otro grado de cursilería y el súmmum de lo cursi  lo constituyen los matrimonios de smoking con zapatos deportivos.

A todos se nos puede pegar la cursilería en algún momento, hay quien se complace en llevarla siempre encima: los cursis de profesión, que no es igual a los profesionales cursis.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario