Mar 2 2013
630 lecturas

OpiniónPolítica

¿Hacia el panarabismo?

Egipto siempre ha sido una pieza clave para mantener la hegemonía norteamericana en Oriente Medio y el norte de África pero los cambios producidos en el pueblo egipicio y que tuvieron su escenificación en la plaza Tahrir del Cairo el día 25 de enero. ( día de la ira), para pedir el fin de la dictadura de Hosni Mubarak, se han traducido en una creciente desavenencia entre los Gobiernos de Egipto e Israel.

Así, la primavera árabe destronó al dictador egipcio y las urnas encumbraron después a Mohamed Morsi, un presidente islamista que aspira a liderar la causa palestina en el mundo árabe y líder político de los  Hermanos Musulmanes egipcios, madre ideológica de Hamás .

Los desencuentros con Israel se plasmaron tras conocerse el anuncio de la firma de un acuerdo de reconciliación el próximo 5 de mayo en El Cairo con la presencia de Abás y el líder de Hamás Jaled Meshal,  bajo supervisión de la Liga Árabe y el manifiesto del presidente palestino, Mahmud Abbas, de avanzar en los esfuerzos para la creación de un Estado palestino fuera de las negociaciones con Israel y teniendo en cuenta las fronteras con 1967, a lo que se sumaría la sospecha de que El Cairo espera reanudar sus vínculos con Irán y renegociar un antiguo contrato para suministrar gas natural a Israel, siendo la guinda del pastel la presunta decisión de las autoridades egipcias de abrir el cruce hacia Gaza en Rafa, (cerrado durante los últimos cuatro años como parte del bloqueo del enclave, respaldado por Occidente, a fin de debilitar a Hamás, el grupo islamista que gobierna la Franja), lo que en la práctica equivaldría al fin efectivo del bloqueo.

Crisis económica: La economía de Egipto se encontraría inmersa en una aguda crisis reflejada en un raquítico crecimiento del 1,8 del PIB para el 2013, aunado con un enorme déficit público cercano a los 30.000 millones $ y un descenso galopante de las reservas en divisas extranjeras . Así, según la  fundación Egyptian Center for Economic Studies, de los 36.000 millones de dólares que había en las arcas públicas antes de la revolución, solo quedarían alrededor de 13 mil millones de dólares, insuficientes para costear tres meses de importaciones, una cota que se considera crítica.

Además, según explica Alba Alserawan en aish.es, “el hundimiento de la demanda interna y el crecimiento de los costes de producción (producto de una brusca devaluación de la moneda, de una creciente inflación y del aumento de las tasas de interés, que han pasado del 9 % al 15 % en un año ) han supuesto un duro golpe para uno de los pilares básicos de la economía del país (pymes), que suponen el 90 % del sector privado y dan trabajo a tres de cada cuatro egipcios”  y por su parte, el ministro de turismo, Hisam Zazu, ha mostrado su preocupación por el descenso en la llegada de visitantes, ( en los nueve primeros meses de 2012 alcanzó los ocho millones) , pues el sector turístico representa alrededor del 12 % del PIB y emplea a más de tres millones y medio de egipcios.

En consecuencia, el hundimiento de la economía generaría unas tensiones sociales y políticas que podrían contagiarse en una región que se encuentra ya en ebullición , por lo que la única tabla de salvación sería el préstamo del FMI por valor de 4.800 millones de dólares a un tipo de interés cercano al 1,5%,  inyección de capital que debería servir para hacer frente a pagos urgentes y evitar una fuerte y repentina devaluación de la libra, aunque  supondrá recortes del gasto y un aumento de los intereses con los consiguientes efectos colaterales en una sociedad inmersa en la cultura del subsidio ( alrededor del 30 % del presupuesto del país está destinado a subvenciones).

Por otra parte, bajo el mandato de Bush Jr. , Egipto habría renunciado a la opción nuclear y entregado el control del espacio estratégico de Oriente Próximo a la aviación israelí a cambio de una ayuda anual de mil millones de dólares, situación que podría cambiar al ser considerado Egipto aliado estrátegico de EEUU, lo que conllevaría la autorización a Egipto y Jordania para que en el 2013 emprendan la producción nuclear para uso civil bajo control estadounidense para así reducir el retraso tecnológico de cincuenta años con respecto a su vecino israelí aunado con un incremento de la ayuda económica de EEUU hasta alcanzar los 3.000 millones de dólares anuales.

¿Hacia la crisis alimentaria?: Egipto es el primer comprador mundial de harina y un 40% de los alimentos que consume el país son importados, por lo que según el economista Amr Adly, “una devaluación provocaría un encarecimiento y muchas tensiones sociales”, pues más de un cuarto de la población egipcia vive por debajo del umbral de la pobreza y según expertos de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) citados por voces.org.sv, existiría el peligro de una posible invasión de langostas procedentes de Sudán ya que algunas avanzadilllas han sido ya detectadas en zonas del sureste egipcio colindantes con el Mar Rojo. La invasión de langostas es un problema endémico de la agricultura egipcia, pues ya en el 2004 el paso de una plaga por 15 de las 27 provincias del país destruyó el 38 por ciento de los cultivos, una posibilidad devastadora en las presentes circunstancias.

Además, el estancamiento del precio del crudo en el Bienio 2008-2010eg gamal a debido a la severa contracción de la demanda mundial y a la huida de los brokers especulativos (a pesar de los sucesivos recortes de producción por parte de la OPEP), ha imposibilitado a los países productores conseguir precios competitivos (rondando los 90 $)  que permitirían la necesaria inversión en infraestructuras energéticas y búsqueda de nuevas explotaciones,lo que  podría dibujar un escenario de estrangulamiento de la producción mundial del crudo , una vez superada la actual crisis económica global en el horizonte del 2016. Recordar que Egipto controla el Canal de Suez y el oleoducto Suez-Mediterráneo (Sumed), por donde pasan 3.000 millones de barriles diariamente, según afirman analistas del banco francés Société Générale por lo que un posible cierre del Canal de Suez podría suponer que los países exportadores busquen nuevas rutas marítimas de transporte que provocarían un alza del precio del crudo, que finalmente acabaría repercutiendo en el alza del precio de los carburantes.

Ello originará presumiblemente una psicosis de desabastecimiento y el incremento espectacular del precio del crudo que tendrá su reflejo en un salvaje encarecimiento de los fletes de transporte y de los fertilizantes agrícolas, lo que aunado con la aplicación de restricciones a la exportación de los principales productores mundiales para asegurar su autoabastecimiento terminará por producir el desabastecimiento de los mercados mundiales, el incremento de los precios hasta niveles estratosféricos y la consecuente crisis alimentaria que afectaría especialmente a Egipto, debido a sus crecimientos desmesurados de macrourbes y megacomplejos turísticos y la consiguiente reducción de superficie dedicada al cultivo agrícola.

Inestabilidad política:  Alentado por elogios de varias partes del mundo por mediar una tregua entre el grupo palestino Hamás e Israel, Morsi ordenó que “la asamblea dominada por islamistas que actualmente redacta una nueva Constitución no pueda ser disuelta a través de procesos judiciales y que queden extinguidas ante cualquier instancia judicial las demandas relacionadas con sus resoluciones”. ”

Así, tras la remodelación de la cúpula militar con la defenestración del Ministro de Defensa , Tantaui y del Jefe del Estado Mayor Sami Anan, el nuevo Raïs se reviste de un poder personalista con claros tintes autocráticos al reunir en su persona los poderes legislativo y ejecutivo y blindarse ante el Poder Judicial, aunado con la redacción de una nueva Carta Magna que sería referente para un futuro panarabismo, hijo de la semilla de la Primavera árabe. Sin embargo, los efectos colaterales del pulso entre Mursi y la judicatura, tienen su plasmación en forma de convocatoria de nuevas elecciones parlamentarias que comenzarán el próximo mes de abril, según ha revelado una fuente de la jefatura de Estado egipcia a la agencia Reuters.  La nueva Cámara Baja tendrá que adoptar importantes decisiones en materia económica que le reclama el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de conceder un préstamo de 4.800 millones de dólares (3.630 millones de euros) para afrontar la actual crisis económica.

Recordar que Mursi apenas controla las palancas del poder en el país y está claro que sólo tiene un control nominal sobre el ejército, las fuerzas de seguridad o los servicios de inteligencia del estado , con lo que si aunamos el creciente deterioro de la convivencia democrática con el inevitable recrudecimiento de los disturbios sociales debido a la carestía de la vida , podría finalmente desembocar en un golpe de Estado ( rememorando a Nasser, 1.956) y un posterior estrechamiento de relaciones ruso-egipcias.

Dicho pacto estaría basado en el pathos anticolonial, en los proyectos de cooperación económica y en la creciente cooperación militar, política que tuvo un especial éxito durante el mandato de Jruschov, siendo Egipto el principal socio de la URSS en la región y su Presidente eg rev 1Nasser condecorado con la Estrella de Héroe de la Unión Soviética ) y de paso convertiría a Egipto en el portaaviones continental de Rusia, lo que aunado con la extensión de su área de influencia al resto de países árabes que circundan a Israel ( Siria, Líbano, Palestina y Jordania) podría germinar la semilla de un nuevo movimiento panarabista que abarcará todos los países árabes de la fachada mediterránea y que utilizará el arma del petróleo y gas natural para estrangular las economías occidentales y financiar el acoso terrorista al infiel, no siendo descartable la reedición de la Guerra de los Seis Días en el horizonte del próximo quinquenio.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario