Jun 17 2013
747 lecturas

OpiniónPolítica

¿Hacia un acuerdo nuclear EEUU-Irán?

El candidato reformista moderado, Hasan Rohani, ganó las elecciones presidenciales en Irán, poniendo fin a ocho años de gobierno conservador, con el 50,68% de los votos, (superando así el umbral necesario del 50% necesario para ganar las elecciones en primera vuelta), con una participación estimada del 80 por ciento de los 50,5 millones de electores convocados.

El clérigo Rohani (estrechamente alineado con el ex presidente Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, a quien el Consejo de Guardianes impidió que presentara nuevamente su candidatura) , comenzó su candidatura declarando que la nación iraní tiene “otros derechos fuera del derecho nuclear”, y se mostró dispuesto a “acabar con el ambiente de confrontación con el mundo” , a la vez que prometió normalizar las relaciones con el resto del mundo si es elegido presidente.

El contencioso nuclear: Irán adquirió una dimensión de potencia regional gracias a la política errática de Estados Unidos en Iraq, (fruto de la miopía política de la Administración Busch obsesionada con el Eje del Mal ) al elimirar a sus rivales ideológicos, los radicales talibanes suníes y a Sadam Husein con el subisiguiente vacío de poder en la zona, por lo que  ha reafirmado su derecho inalienable a la nuclearización. El ex-presidente Mahmoud Ajmadinejad  estiró la cuerda hasta el límite en la seguridad que Estados Unidos no atacaría y limitaría cualquier acción individual de Israel (proyecto descartado  de bombardear la central de Natanz con jets comerciales), pues un bloqueo del estrecho de Ormuz por el que pasa un tercio del tráfico energético mundial podría agravar la recesión económica mundial y debilitar profundamente todo el sistema político internacional.

Así, según estimaciones de la AIE (Agencia Internacional de la Energía), 13,4 millones de barriles por día (bpd) de crudo pasarían a través del estrecho canal en buques petroleros,lo que representaría  el 30 por ciento del suministro de crudo que se comercializa mundialmente y caso de colapsarse el paso por dicho estrecho, asistiríamos a una psicosis de desabastecimiento y al incremento espectacular del precio del crudo hasta niveles del 2008 (rondando los 150 $), que tendría su reflejo en un salvaje encarecimiento de los fletes de transporte y de los fertilizantes agrícolas.

La estrategia de Obama

La estrategia de la Administración Obama para Oriente Medio buscaría profundizar las líneas de la negociación “multilateral” , (incluida la apertura de una línea directa con el régimen de Teherán, y la conformación de un frente aliado árabe, para aislar a los “halcones militaristas”, tanto de Teherán como de Tel Aviv), pues según el ingeniero geopolítico de Obama, Brzezinski en declaraciones  a Gerald Posner del The Daily Beast (18 de septiembre de 2009) , “una colisión estadounidense-iraní tendría efectos desastrosos para Estados Unidos y China , mientras Rusia emergería como el gran triunfador, pues  el previsible cierre del Estrecho de Ormuz en el Golfo Pérsico, (donde atraviesa el transporte de petróleo destinado al noreste asiático (China, Japón y Sur-Corea), Europa y Estados Unidos), elevaría el precio del oro negro a niveles estratosféricos y tendría severas repercusiones en la economía global , pasando a ser la UE totalmente crudodependentiente de Rusia”.

Dicha estrategia estaría además apoyada en las sanciones impuestas por la iran nucleare_okONU a Irán y el embargo del crudo iraní decretado por EEUU y la UE y adoptado por mimetismo por China y Japón, para lograr el debilitamiento real de la economía iraní y el posible renacimiento de la llamada “Marea Verde”, complementada con las medidas del Pentágono para contentar a los halcones del lobby judío. Así, Irán (que posee según los expertos, las terceras mayores reservas probadas del mundo de petróleo y gas), carece de la tecnología suficiente como para extraer el gas en los yacimientos más profundos y necesita una urgente inversión multimillonaria pues corre el peligro de sufrir un deterioro irreversible, pues de acuerdo con el quinto plan quinquenal 2010-2015, el Gobierno iraní estaría obligado a invertir unos 155.000 millones de dólares para el desarrollo de la industria petrolera y gasística, pero el contencioso nuclear con EEUU y las sanciones internacionales en forma de inanición financiera exterior habrían dejado obsoleto dicho plan.

Reanudación de las conversaciones Irán- G5+1

La Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), con sede en Viena, exige acceder a la base militar de Parchin, cerca de Teherán, donde los servicios de inteligencia occidentales sospechan de actividades clandestinas relacionadas con el programa nuclear iraní, pero Teherán se niega a permitir al OIEA esta visita, al tiempo que imágenes por satélite obtenidas por la agencia nuclear indican que Irán lleva a cabo trabajos de limpieza en ese lugar. A pesar de la falta de acuerdos concretos en las últimas conversaciones mantenidas por Irán con el sexteto de mediadores internacionales (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, Alemania y China), no sería descartable la instauración de una línea directa de negociación Obama- Rowhani que consiga que EEUU dé su visto bueno a las actividades de enriquecimiento de uranio de Irán “siempre que se supedite a la estricta supervisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA)”.

Dicho acuerdo incluiría el beneplácito de Washington para que Teherán enriquezca su uranio y lo transforme en combustible para el reactor iraní, (siempre bajo control de la OIEA), lo que permitiría un mejor control del stock de uranio enriquecido de Irán y fuente de inquietud entre los occidentales e Israel, que temen que Teherán lo pueda emplear para fabricar armas atómicas, (acusaciones que Irán ha desmentido siempre categóricamente).

Recordar que Hasan Rohani, un clérigo educado en Gran Bretaña, encabezó el equipo de negociación nuclear iraní de 2003 a 2005 y es conocido por su pragmatismo nuclear que consiguió de Irán una suspensión total de actividades nucleares conflictivas, con lo que  caso de lograrse la resolución del contencioso nuclear de EEUU-Irán y el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países , Rowhani conseguiría su objetivo de que  se reconozca el papel de Irán como potencia regional, (rememorando el papel de “gendarme del Golfo “ que los estadounidenses confiaron al Sha de Persia), logrando de paso el incremento de cooperación irano-estadounidense relativa a la seguridad en Iraq y Afganistán y la resolución del avispero sirio-libaní.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario