Sep 24 2012
1533 lecturas

CulturaSociedad

“…Hemos avanzado muy poco, el país está muy mal, el regreso del PRI es una especie de involución”

Habla en Méxco Beatriz Rivas, escritora:
“Después de estar metida en tantos amores y adulterios que podrán parecer banales, pero son temas profundos, comencé a pensar: ¿qué puedo hacer yo para colaborar y lograr un cambio en este país?, desperté con la angustia de ver que el país sigue igual que en los años de López Portillo, estamos muy mal, cobré conciencia y decidí hacer algo dentro de mi trinchera literaria”. | MARIO CASASÚS.*
 

 

“Teníamos una propuesta interesante para llevar el libro Amores adúlteros a España, con la Editorial Planeta, pero lamentablemente por la crisis económica las editoriales han recortado sus exportaciones, casi firmamos el contrato —dice Rivas—.
“Sobre las adaptaciones, recibimos una propuesta para llevar nuestro libro al teatro, una amiga dramaturga está trabajando la edición final del guión, en cualquier momento me lo entregará, ya apartamos el teatro y casi tenemos listo el casting de actores, pronto montaremos la obra. Sería maravilloso adaptar nuestra novela al cine, Federico Traeger lo está pensando, pero contaríamos la historia detrás de Amores adúlteros”.
  

 

Autora de las novelas: La hora sin diosas (2003), Viento amargo 2006) y Todas mis vidas posibles (2009); en coautoría con Federico Traeger escribió: Amores adúlteros (Alfaguara, 2010), Amores adúlteros… el final(Alfaguara, 2011) y Lo que no mata, enamora (Editorial Planeta, 2012).
También ha participado en tres antologías de cuentos: Las mujeres de la torre (1996), Veneno que fascina (1997) y Sucedió en un barrio (2000).
 

 

Beatriz Rivas publicará, el próximo noviembre, la novela Distancia:
“Se sitúa en la época de López Portillo (1976-1982), trata de la distancia que hay entre los mil países que conforman México; cuando estudié en los archivos todo lo que pasó durante el sexenio de López Portillo me di cuenta que hemos avanzado muy poco, el país está muy mal, el regreso del PRI es una especie de involución.

 

—En twitter difundieron frases de las novelas Amores adúlteros, ¿”Lo que no mata, enamora” son las citas que se quedaron en el tintero después de la dinámica de twitter?
—Hay parte y parte; un día estaban viendo los ‘tuits’ de Amores adúlteros y me di cuenta que había una enorme cantidad de frases y algunas eran muy buenas, sería una tristeza que se quedaran en el mundo virtual, soy amante del papel, me encanta tocar los libros, sentirlos y cargarlos. Así que decidimos rescatar esos ‘tuits’, completarlos con algunas cosas que escribimos para el nuevo libro y los datos duros —que están en las páginas de color gris—, para hacer una especie de libro regalo, libro travesura, libro objeto.
“Creo que hicimos una buena mancuerna creativa Federico y yo, a pesar de que estaba convencida que el tema del adulterio lo habíamos agotado desde la primera novela que escribimos; el segundo libro fue un poco forzado para mí —aunque lo hice con mucho gusto—, pensé que había que rescatar las frases divertidas, las que dicen mucho con pocas palabras”.
 

 

—¿Ambos se involucraron en el diseño gráfico del libro?
—Fue un trabajo en conjunto, entre los editores de Planeta y nosotros, queríamos hacer un libro pequeño, realmente de bolsillo, de buró; una amiga me dijo: “tengo el libro en el buró y cada noche leo una frase para mi esposo”, está recién casada, se nota (risas).
“Las fotografías fueron seleccionadas exclusivamente por los editores, que sí nos consultaron todo, pero desde el primer ‘domi’ que nos presentaron nos encantó, no tuvimos objeciones ni sugerencias”.
 

 

—Los datos duros que aparecen en las páginas de color gris detallan: estadísticas de infidelidad o de fisiología de la sexualidad, ¿por qué intercalaron la parte erótica con los datos duros?
—Para darle información importante a los lectores, Lo que no mata, enamora no sólo trata de la parte bonita, lúdica o fantasiosa del amor, sino de la información que les pueda servir, “tips” o hasta tonterías; a los lectores les interesa saber todo sobre el sexo, el amor, el erotismo y la infidelidad, pero no queríamos dividir el libro, buscamos el equilibrio para que los ojos se deslizaran por las páginas con más gusto.
 

 

—¿Tuvieron problemas con los “inocentes plagios” de las frases que hicieron los lectores en twitter?
—No, de pronto veo en Facebook una frase que me resulta conocida, hasta que me doy cuenta que es de la novela, algunos lectores no ponen el crédito de Amores adúlteros, no importa, son frases para que todo el mundo las use, las exprima, las cambien, las pinten de colores y se las regalen a la esposa, a la novia, a la amante.
 

 

—Si bien para ti quedó agotado el tema del adulterio, ¿no recibieron alguna propuesta para internacionalizar el libro y adaptarlo al cine o televisión?
—Teníamos una propuesta interesante para llevar el libro a España, con la Editorial Planeta, pero lamentablemente por la crisis económica las editoriales han recortado sus exportaciones, casi firmamos el contrato.
“Sobre las adaptaciones, recibimos una propuesta para llevar nuestro libro al teatro, una amiga dramaturga está trabajando la edición final del guión, en cualquier momento me lo entregará, ya apartamos el teatro y casi tenemos listo el casting de actores, pronto montaremos la obra de teatro. Sería maravilloso adaptar nuestra novela al cine, Federico Traeger lo está pensando, pero contaríamos la historia detrás de Amores adúlteros“.
 

 

—Después de dos novelas a cuatro manos y “Lo que no mata, enamora, ¿será difícil recuperar tu individualidad y la voz narrativa para tu próximo libro?
—No, de hecho me hacía falta recuperar mi propia voz, y a Federico también, si bien seguimos trabajando en proyectos —–como la obra de teatro y un programa de radio que pensamos lanzar—, estoy a punto de entregar mi nueva novela: Distancia; además comencé a escribir mi próxima novela: Dios se fue de viaje. Llevo 14 cuartillas, la publicaré hasta el 2014.

 

—Ahora que recuperaste tu voz narrativa, llamó mi atención una frase que escribiste en Facebook: “Hoy me desperté con la certeza de que ya es hora de asumir un mayor compromiso en mi vida. No puedo seguir respirando ni escribiendo como si afuera de mi estudio no pasara nada, como si México fuera un paraíso” (04/09/2012).
¿Es la atmósfera de tu próxima novela o lo dices por la crisis del país?

—Fue la atmosfera después de las elecciones, y sí tiene que ver en lo que estoy trabajando, mi novela se sitúa en la época de López Portillo (1976-1982), trata de la distancia que hay entre los mil países que conforman México; cuando estudié en los archivos todo lo que pasó durante el sexenio de López Portillo me di cuenta que hemos avanzado muy poco, el país está muy mal, el regreso del PRI es una especie de involución.
“Después de estar metida en tantos amores y adulterios que podrán parecer banales, pero son temas profundos, comencé a pensar: ¿qué puedo hacer yo para colaborar y lograr un cambio en este país?, desperté con la angustia de ver que el país sigue igual que en los años de López Portillo, estamos muy mal, cobré conciencia y decidí hacer algo dentro de mi trinchera literaria”
 

 

—¿Escribir una novela de corte histórico es por influencia directa de tu esposo Francisco Martín Moreno?
—No tiene nada que ver; cuando comencé a escribir la novela estaba ubicada en esta época, pero después recordé mi vida en el sexenio de López Portillo, cuando más se veía la desigualdad entre los mexicanos, para mí fue la época donde había más distancia entre los ricos y los pobres, se veía la ostentación y el contraste con la pobreza…
“Cuando yo estudiaba recuerdo que estaba en la misma escuela que la novia del jefe de la Policía y llegaba con Ferrari, con varios escoltas para buscar a su novia —ahora lo ricos se volvieron más discretos—, esa ostentación se vivía en el sexenio de López Portillo.
“Decidí cambiar a mis personajes que ya estaban ubicados en la actualidad por la época de López Portillo; no es una novela histórica, sólo está ubicada en ese contexto, sí sale Hank González en una escena, Arturo Durazo y Carmelita Romano de López Portillo, pero no son los personajes principales, no tiene que ver con la narrativa de Francisco Martín Moreno, él trabaja al revés, primero elige la época para escribir su novela; aquí, yo elegí la historia y después la época que más me convenía para resaltar la distancia”.
 

 

—Si hubieras dejado la novela ubicada en la actualidad, lo que resaltaría sería la violencia, el narcotráfico, los asesinatos y las desapariciones forzadas…
—Exacto, pero no era lo que yo quería contar, fíjate en una cosa: la violencia nos toca a todos, no tienes que ser rico para que te asalten, te subes a un microbús y te quitan tu cartera con cien pesos.
“La violencia, lamentablemente, es muy democrática, las distancias se han democratizado en mala onda, a todos nos toca sufrir la violencia y la inseguridad, esa distancia se ha vuelto menor en nuestra época”.
 

 

—¿Compartes la lectura de tus manuscritos con Francisco Martín Moreno y viceversa?
—Es muy divertido porque convivimos con los personajes a diario, al entrar al estudio de mi esposo tengo que quitar a Venustiano Carranza del escritorio para poder sentarme yo (risas).
“Yo sí leo sus textos inéditos, porque llevo muchos años dando talleres literarios y se me ha desarrollado un muy buen ojo, creo que podría ser una gran editora, pediré trabajo en Planeta (risas), de repente le digo a Francisco:
“Este personaje está mal estructurado, o no habla como debería, al contrario habla como tú”, creo que le doy buenos consejos a Francisco, pero él casi no lee mis textos, por ejemplo en Amores adúlteros no leyó los inéditos, sólo cuando salió el libro de la portada negra y casi me pide el divorcio (risas), afortunadamente a los dos días se le bajó el coraje y entendió que era literatura, pero casi le da un infarto al pobre.
“Le entregué el manuscrito de la novela Distancia, la tiene en su escritorio y creo que sólo ha leído dos cuartillas, la entregaré a la editorial sin su opinión. Es chistoso porque escribimos de una manera muy distinta, él es más barroco, lo que yo digo en una cuartilla, él lo dice en quince cuartillas, cuando él llega a revisar mis textos dice:
“Aquí yo pondría…”, y me entrega tres cuartillas a lápiz, todo un rollo, a veces le hago caso, y al revés, yo le tacho sus hojas para ir al grano, tratamos de darnos sugerencias de acuerdo al estilo de cada uno”.
 

 

—¿Te importa la opinión del lector?, ¿estás pendiente de sus comentarios?
—Me retroalimentan los comentarios de los lectores, pero no escribo para ellos, no estoy pensando en cómo complacerlos, escribo y si gusta qué bueno y si no, pues mala suerte. Sí estoy al pendiente de las reacciones una vez que sale publicado cada libro, sobre todo a raíz de Amores adúlteros que coincidió con el boom de las redes sociales, antes los comentarios sólo llegaban durante las presentaciones del libro, a partir de twitter y Facebook hay una interacción con los lectores, recibes muchos “apapachos” [cariños] y pocas críticas”.
 

 

—Pensé que en un país conservador criticarían con mayor vehemencia los Amores adúlteros
—Al principio yo dije: “a ver cómo nos va”, y fue todo lo contrario, recibimos pocas críticas, yo estoy acostumbrada porque a mi esposo lo critican muchísimo, así como tiene fans [Francisco Martín Moreno es uno de los escritores más leídos de México], tiene muchos detractores, a veces groseros, ha recibido amenazas de verdad, casi he tenido que buscar mi vestido negro para guardar el luto. Afortunadamente mis libros han tenido muy buena recepción, a pesar de un par de críticas muy ligeras porque para una lectora el adulterio es pecado.
 

 

—Abrieron una cuenta de Twitter para Amores adúlteros, ¿Lo que no mata, enamora también difundirá ‘tuits’?
—Sí, pero obviamente no subiremos las frases del libro, porque nos lo acabaríamos en un mes, publicaremos frases exclusivas para los seguidores del twitter: @NoMataEnamora

 

—Finalmente, ¿cómo pueden entrar en contacto directo contigo?
—Mi twitter es: @Brivaso.
——
* Periodista.
Publicado originalmente en www.elclarin.cl —se transcribe por gentileza del autor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario