Ago 12 2012
2799 lecturas

Pol铆ticaSociedad

Ind铆genas americanos y mentalidad colonial

A pesar de todo lo denostados y vilipendiados que han sido, los ind铆genas son, hoy por hoy, de los pocos que tienen una concepci贸n de mundo y de organizaci贸n social que puede presentarse como alternativa a la civilizaci贸n occidental en crisis.

Los colonialistas vieron al 鈥渙tro ind铆gena鈥 siempre, en todas partes del mundo, como alguien a quien pod铆a cuestion谩rsele su humanidad: o no eran seres humanos o lo eran de segunda categor铆a.

Aunque el colonialismo ha dejado de ser dominante en el mundo contempor谩neo, la mentalidad colonial prevalece. En Am茅rica Latina, despu茅s de la independencia, las 茅lites criollas vieron al ind铆gena como un problema: el problema ind铆gena.

驴Cu谩l era el problema para estas 茅lites dominantes? C贸mo hacer para que el indio dejara de serlo y se transformara en otra cosa, m谩s parecida a lo que ellos, los criollos, cre铆an ser: similares a los europeos, f铆sica y culturalmente.

Para ello se plantearon varias estrategias. Una fue integrarlos a la cultura criolla dominante. Las pol铆ticas integracionistas hicieron carrera en Am茅rica Latina bajo m煤ltiples fachadas y la educaci贸n jug贸 un papel central en ellas. Bajo lemas altruistas como gobernar es educar, los sistemas educativos se convirtieron en verdaderas maquinas culturales que buscaron eliminar sus identidades 鈥渂谩rbaras鈥 para modernizarlos y civilizarlos.

En 煤ltima instancia, lo que se buscaba era tener una fuerza de trabajo con habilidades para impulsar el capitalismo y sus formas de vida.

Donde no se pudo 鈥渆ducar鈥 se les margin贸 o elimin贸. Campa帽as estudiadas hoy en d铆a en las escuelas y colegios como gestas heroicas constructoras de nuestras naciones no fueron otra cosa que campa帽as destinadas a eliminar a las poblaciones ind铆genas.

La construcci贸n de los Estados-naci贸n latinoamericanos implic贸 la creaci贸n de 鈥渢eor铆as鈥 que justificaban esa marginaci贸n o eliminaci贸n de los ind铆genas. En Guatemala, por ejemplo, se inventaron la teor铆a de la degeneraci贸n del indio. Consist铆a en lo siguiente: los ind铆genas del presente, a quienes los sectores dominantes catalogaban de ignorantes, borrachos, sucios e indolentes, 驴c贸mo pudieron construir una civilizaci贸n como la maya, que despertaba tanta admiraci贸n y que ellos mismos quer铆an poner como fundamento de la naci贸n? La respuesta fue 鈥減orque se hab铆an degenerado鈥; es decir, en alg煤n momento de su historia, posiblemente antes de la llegada de los colonizadores espa帽oles, se hab铆an transformado en otra cosa, qui茅n sabe por qu茅, pero as铆 hab铆a sido.

En el presente, esa mentalidad colonial no ha desaparecido. Ser indio es un estigma del que hay que tratar de lavarse. Una de las estrategias para alejarse de 茅l es 鈥渕ejorando la raza鈥 mediante el mestizaje, o abandonando los rasgos culturales que los identifican, que es otra forma de 鈥渕ejorarse鈥, solo que culturalmente. Han sido estrategias usadas para tratar de escapar de la discriminaci贸n y, muchas veces, de la violencia a la que son sometidos.

Pero esa situaci贸n est谩 cambiando. Aunque la resistencia ha sido una constante a trav茅s de la historia, es posible que hoy sea m谩s consciente, m谩s visible y m谩s reconocida. Tiene ante s铆 una ardua tarea, porque si algo es dif铆cil de cambiar en las sociedades humanas es la forma de pensar, sobre todo cuando, como en este caso, sirve para justificar la dominaci贸n de unos sobre otros y, por ende, privilegios y prebendas.

Ya lo vimos en Bolivia, cuando los cambas santacruce帽os estallaron en ira y no vacilaron en intimidar y humillar con af谩n de hacer prevalecer su supuesta predominancia racial. Ya lo vimos en Guatemala, en donde en los a帽os 80 aplicaron la pol铆tica de tierra arrasada que despareci贸 de la faz de la Tierra cientos de aldeas y asesin贸 a miles de ind铆genas.

A pesar de todo lo denostados y vilipendiados que han sido, los ind铆genas son, hoy por hoy, de los pocos que tienen una concepci贸n de mundo y de organizaci贸n social que puede presentarse como alternativa a la civilizaci贸n occidental en crisis.

Tal vez el calendario maya ten铆a raz贸n y estemos en el inicio de una nueva era.

*Presidente AUNA-Costa Rica

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. Antonio Casalduero Recuero
      17 agosto 2012 2:40

      Es un muy buen planteamiento el de este art铆culo. Quisiera aportar que lo se帽alado en Guatemala por este autor, es aplicable a toda Am茅rica Latina en su conjunto. En Chile, por ejemplo, se llam贸 Pacificaci贸n de la Araucan铆a a una guerra b谩rbara, cruel, inhumana, emprendida por el Coronel Cornelio Saavedra. A medida que 茅l avanzaba hacia el sur desde Concepci贸n, apresaba a cuanto mapuche hallara a su paso, los colgaba de los 谩rboles por las mu帽ecas y con un corvo (cuchillo de guerra) los abr铆a en canal desde la garganta hasta el bajo vientre, luego as铆 los abandonaba, pero sin matarlos, los dejaba que se desangraran, y reemprend铆a la marcha, atr谩s quedaban los cuerpos horriblemente casi desmembrados balance谩ndose de los 谩rboles, para 茅stos que sirvieran como amedrentamiento y temor en los guerreros. Y como la historia la escriben los vencedores, actualmente el principal puerto de la Araucan铆a recibe el nombre de 芦Puerto Saavedra禄, en homenaje a este sanguinario militar chileno, un cavernario desprovisto de todo grado de humanidad. No todo es gris. Hoy en d铆a existen muchos dirigentes ind铆genas instruidos, destacados profesionales algunos, conocen las leyes, se manejan en 谩mbitos internacionales llevando la voz de sus etnias, no es f谩cil enga帽arlos; el caso m谩s destacado es Rigoberta Mench煤, galardonada nada menos que con el Premio N贸bel.