Dic 17 2011
478 lecturas

Política

Israel y su guerra cultural interna

Lo que estamos presenciando es una guerra. Este otoño estalló una guerra cultural en Israel. La derecha perduró en el poder durante mucho tiempo y ahora, después de 35 años en el gobierno, en el sexagésimo cuarto año del Estado, se tomó la tarea de reformar el carácter del país y, enfrente, casi ninguna oposición. Nuestra forma de vida va a cambiar, desde la cuna hasta la tumba.|GIDEON LEVY.*

Cualquiera que diga que esta es una cuestión de unas pocas leyes inconsecuentes quiere llevar a otros por el mal camino, cualquiera que diga que es un procedimiento reversible nos está engañando, quien pretenda tranquilizar declarando que esta es una fase pasajera hace una chanza.

Incluso la persona que piensa que es sólo un intento de cambio de régimen se encuentra bajo un engaño. Lo que estamos presenciando es una guerra.
Este otoño estalló una guerra cultural en Israel, no menos que eso, y se está librando en diferentes frentes anchos y profundos que van más allá de lo que el ojo común puede abarcar. No es sólo el gobierno, tan importante como esto es, que pende de un hilo, sino también el carácter mismo del Estado.

Nuestra forma de vida va a cambiar, desde la cuna hasta la tumba. Por esta razón, podría ser la batalla más crucial en la historia del país desde la Guerra de la Independencia.

Siempre supimos que unos cuantos años sin una amenaza externa podrían tensar las finas costuras y que cuando las armas callan, se escuchan los rugidos de los demonios. Pero nadie predijo un estallido de tales demonios de todo tipo y juntos. El asalto al orden existente es una guerra sin cuartel, en todos los frentes, un tsunami político, cultural y una inundación por un terremoto social y religioso, y aún estamos en sus comienzos.

Los que llaman a esto una exageración están tratando de adormecer a la ciudadanía. Las derrotas y las victorias de ahora determinarán el curso de los acontecimientos y al final tendremos un país diferente. La pretensión de ser una democracia occidental ilustrada está dando paso, a una velocidad aterradora, a una realidad diferente, la de la ignorancia, el racismo, la religiosa, ultranacionalista y fundamentalista de Oriente Medio. Que no es el tipo de integración en la región que habíamos esperado.

El feroz asalto combinado es muy eficaz. Está dirigido a las mujeres, los árabes, los izquierdistas, los extranjeros, la prensa, el sistema judicial, las organizaciones de derechos humanos y cualquier persona que se encuentre en el camino de la revolución cultural. Desde la música que escuchamos, a la televisión que vemos, de los autobuses en los que viajamos a los funerales a los que asistimos, todo está a punto de cambiar.

El ejército está cambiando, los tribunales están en crisis, la situación de la mujer se está apedreando, se está metiendo a los árabes detrás de una valla y la mano de obra migrante se encierra en campos de concentración. Israel se está encerrando cada vez más detrás de barricadas y cercas de alambre de púas como si fuera a decir, al infierno con el mundo.

No hay una sola mano que guíe la mezcla de esta poción hirviente, una poción venenosa; muchas manos agitan la revolución, pero todas ellas tienen algo en común: la aspiración de otro Israel, que no es occidental, que es cerrado, tampoco libre ni secular.

La mano del nacionalismo extremo aprueba las leyes antidemocráticas y neofascistas; la mano Haredi socava la igualdad entre los sexos y las libertades personales, la mano racista se levanta contra los no-judíos, y la mano de los colonos intensifica la ocupación no sólo en los territorios ocupados, sino también en el interior de Israel. Otra mano interfiere en la educación, la cultura y las artes. No se puede ver el bosque por los árboles y el bosque es oscuro y profundo. Tomemos, por ejemplo, el periódico del viernes ace una semana].

Las páginas de noticias de Haaretz informaban sobre algunos árboles podridos, de que decenas de comercios de Sderot han comenzado a exigir a sus trabajadores vestimenta recatada; en Mea Shearim, los lugares de votación son segregados por sexos; judíos no practicantes de Jerusalén han sido solicitados para que usen solideo en el trabajo; la escuela de Carmiel Palmaj se ha convertido en una escuela religiosa; la discriminación de las niñas sefaradíes en las escuelas de Jerusalén, Modi’in Ilit, Betar Ilit y Bnei Brak; la retirada de un programa de formación de médicos palestinos como un condición para la reducción de impuestos; el nuevo plan del gobierno para combatir la inmigración ilegal.

Y un toque final: el ministro de Relaciones Exteriores dio su visto bueno a la elección de Putin en Rusia. Todo en un solo día, un día ordinario.

En 1948 se creó el Estado y en 2011 se está librando una guerra por la caracterización de ese Estado que nunca se consolidó. Entre esos años, el Estado se vio sacudido por olas de inmigración, por los diferentes gobiernos y por las tendencias contradictorias, y sobre todo por las amenazas de guerra y otros peligros externos. Se conformaron varias islas, algunas de ellas hermosas, y a veces parecía como si fuera un país abierto e iluminado que estaba echando raíces. Ahora esta convicción está a punto de destruirse.

La derecha ha estado en el poder durante mucho tiempo, pero carecía de la suficiente confianza en sí misma necesaria para poner en marcha este asalto crucial. Pero ahora, en sus 35 años en el gobierno, en el año 64 del Estado, se ha volcado en la tarea de reformar el carácter del país y, enfrente, casi ninguna oposición.

Nos encontraremos de nuevo en unos pocos años, en ese otro Israel, que será tan diferente y distorsionado que será difícil reconocerlo.

* Periodista, analista político.
En www.rebelion.org —que cita como fuente al periódico Haaretz (www.haaretz.com).
Traducción al castellano para Rebelión de J. M.; revisado por Caty R.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario