Oct 3 2013
797 lecturas

Cultura

Jesús Sepúlveda/ Comunidad de poetas

Desde Eugene, Oregon, Estados Unidos, el poeta Jesús Sepúlveda, envía su poema en memoria a Jorje Lagos Nilsson. “Gran vacío deja su estela. En fin, adjuntos van un poema  y dos fotos de época: una tomada en abril de 1990 en el bar “Donde Parrita” y la otra bajo el parrón de Marconi en marzo de 2009. Ambas fotos fueron sacadas en Santiago de Chile”, señala.

,
COMUNIDAD DE POETAS

A Jorje Lagos Nilsson
In memoriam
No vienes volando ni bajando
No estás en el teléfono
ni estarás la próxima vez que yo vaya a Erasmo Escala
aunque de algún modo estarás
Uno siempre está—solías decir
y reíamos

Estabas en esa escalinata de un edificio en Buenos Aires
y un año más tarde en una oficina de abogados en el Paseo Ahumada
o en las noches que se desalambraban como aullido de lobo en los adoquines mojados
y en el proyecto de una revista: el Gran Danés

¿Serán los vientos magallánicos y los mares escandinavos las alas del mismo albatros?

Diccionarios y gatos escriben la prosa de Borges
y Lagos Nilsson

Los muertos habitan en la comunidad de los poetas vivos
Los vivos habitan en la comunidad de los poetas
No se muere dos veces en el mismo río escribió el poeta de la Pampa

Ni bajando ni subiendo
como en el limbo de las embajadas y las aduanas

¿Cómo saber que ese abrazo en la estación Retiro no era el momento de decirnos adiós?

¿Cómo saber que fue bajo el parrón de Marconi
cuando otros oídos agónicos escuchaban el silencio?

Liliput viene a recoger sus anteojos en la estación Los Héroeschile jesus sepulveda y jaln
El corazón de la alquimia pulsa bajo tierra
despertando a los hongos que quieren cantar

Con una mano la Contracultura golpea la mesa
Con la otra la Provocación se pone a gritar

Saga es un fantasma
y el leopardo los ojos de la selva que encienden la oscuridad

Estabas en el café Voltaire
donde Parrita
el Cuervo / el Galindo
el bar Británico
a esa hora de los abrigos largos que cortan la niebla

No te vayas a poner tristón—decías
bajo la guillotina de esa palabreja maltrecha que debe ser borrada del castellano

“¡No me jodas, animal del agua, con esas vainas!”

Los maestros abren el presente
porque la flor es breve y de su fragancia brota toda ilusión
a pesar del tango
y la casa desocupada
y Milosz
que comprendió de qué muertes sordas están hechos los días

Hubo una mesa con pan y vino
donde los animales literarios se despercudían el polvo

Y hubo ediciones
Revistas hubo
conversaciones y humo
y un cenicero al que le crecían peldaños como alas de ángel

La promesa de un viaje en Volvo por la Autopista del Sol
con bisontes en el espejo desafiando la arboleda

La misma que saluda a los motoristas
bajo la tarde malva

Caminas solo alrededor del Obelisco
o duermes contento en una casa de mimbre
escuchando el graznido de las gaviotas

Encenderemos la pantalla
y escribiremos tu poema

chile jesus sepulvedaAlumbraremos las lámparas
aunque apaguen las farolas

Habrá anécdotas en un cajón olvidado
Habrá café de cafetera
y poemas del crepúsculo
en el ritual de la presa

¿Qué serpiente de dos lenguas puede ver el futuro en las agujas de un reloj?

Alejandra es el nombre de las primogénitas que el poeta Ruiz grabó en la corteza del delirio

40 años cumplió el lenguaje rescatado de un bar clandestino

¿Por medio de qué extrañas circunstancias todo vuelve a su punto de partida?

¿Qué miserable milagro hace la conciencia?

En el valle de los bárbaros crece el árbol de la poesía
Los desahuciados caminan fuera de la ciudad
El día se acorta y los portones se cierran

¿Cómo se llamaba ese poeta alemán?

“Tú has querido un mundo
por eso lo tienes todo y no tienes nada”

Mala cosa, amigo mío
El misterio es hondo y la carne tierna

Queda una hoguera de palabras

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario