Jul 3 2012
2260 lecturas

CulturaSociedad

La danza de los cuervos: Televisión Nacional de Chile o censura o protege asesinos

El “canal de todos los chilenos” lleva más de una semana sin transmitir la nota y entrevista al periodista Javier Rebolledo sobre su libro La danza de los cuervos – lanzado el lunes 25 de junio por editorial Ceibo– que destapó el poco conocido campo de exterminio casi “personal” de “Mamo” Contreras, Pinochet y la Dina de Avenida Simón Bolívar 8800, La Reina, Santiago.| ERNESTO CARMONA.*

 

“En TVN me hicieron una nota larga. entrevista de Claudio Fariña. 30 minutos. El lunes, mismo día del lanzamiento. Primero no la tiraron ese día, después se hicieron los locos”, explicó Rebolledo.

 

Y señaló:
“Me han llamado para decirme que la van a tirar y nada. Se corren”, dijo el autor, quien supo que la nota fue hecha y hasta le dijeron “que sería muy buena” el mismo día en que lo entrevistaron. “Bueno, es evidente que acá hay censura de parte del canal. El canal de todos los chilenos. Yo voy a llamar a TVN para decir que me siento censurado y que nada… eso da pie para que entiendan. Las organizaciones de DDHH están indignadas con la actitud de TVN”.

 

El libro de Rebolledo narra la vida de Jorgelino Vergara, el “mocito” [empleado adscrito a servicios menores, como aseo y servicio de cafetería] de la DINA, y los crímenes de la Brigada Lautaro en el cuartel Simón Bolívar, único centro exclusivo de exterminio conocido hasta ahora. La sobrevivencia máxima de un detenido no pasaba nunca más allá de dos semanas. Allí mataron a tres direcciones del PC, a Marta Ugarate, a Víctor Díaz y en total a unas 250 personas, algunas conocidas, otras no relevantes políticamente y también anónimas, según las revelaciones de el mocito de la DINA.

 

Jorgelino Vergara Bravo, personaje del documental el mocito, mantuvo silencio más de treinta años. Su decisión de contar la historia de su vida y develar el secreto mejor guardado por la dictadura, asesta el peor golpe mediático y legal contra Manuel Contreras, paradojalmente recibido desde su ámbito casi familiar, porque el mocito comenzó sirviendo en su casa cuando tenía 15 años y después lo hizo miembro de la DINA, al comienzo para servir café a los torturadores del cuartel Simón Bolívar; después asumió tareas de más envergadura contra los DDHH y ahora muestra arrepentimiento y colabora para sacar los horrores a la luz pública.

 

En 2007, el mocito dio conocer a la justicia todo lo que hizo en el cuartel Simón Bolívar, sede de la Brigada Lautaro, grupo operativo de plena confianza de Manuel Contreras. Su testimonio “desde adentro” tiene un valor implacable para quienes quieren ignorar u olvidar lo que pasó en Chile en 17 años de dictadura y hoy hacen homenajes a Pinochet en el Teatro Caupolicán o cuestionan al Museo de la Memoria, como increíblemente lo han hecho el historiador Sergio Villalobos —nada menos que ex jefe de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM) nombrado por Patricio Aylwin—, y la mismísima Magdalena Krebs, jefa actual de la DIBAM, un organismo del Estado que supuestamente existe para preservar memoria, libros, archivos y museos.

 

Se supone que TVN también existe para “informar” a todos los chilenos y hacer memoria…
——
* Periodista.
La imagen corresponde al autor de La danza de los cuervos frente al lugar de que trata su obra; hoy es un grupo de viviendas en condominio. Nada, ni una placa, ni un cartel, advierte sobre la utilización previa de ese solar.

 

Addenda
En el portal de noticias Villa Grimaldi —donde se obtuvo la imagen de apertura— puede leerse un entrevista a Rebolledo a propósito de la génesis de La danza de los cuervos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Gustavo Careti
    9 julio 2012 21:57

    LA CENSURA NO EXISTE, MI AMOR OH OH
    LA CENSURA NO EXISTE, MI AMOR
    LA CENSURA NO EXISTE, MI
    LA CENSURA NO EXISTE,
    LA CENSURA NO
    LA CENSURA
    LA

    ESATEN DIZU! SúperCareti y SOL Y LLUVIA