May 21 2021
155 lecturas

Pol铆tica

La degradaci贸n del general y la corrupci贸n que deforesta Brasil

La extracci贸n ilegal de madera en la Amazonia es un delito de dif铆cil contenci贸n y tiende a ampliarse ante el desmantelamiento del Instituto Brasile帽o de Medio Ambiente, 贸rgano oficial de combate a las violaciones de las leyes ambientales. El mismo ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, es ahora sospechoso de facilitar el contrabando de madera al exterior y contribuir a la deforestaci贸n.

La deforestaci贸n, al parecer agrandada por la corrupci贸n en los 贸rganos ambientales que deber铆an combatirla, se suma a la desastrosa gesti贸n de la pandemia como factor del hundimiento del gobierno de extrema derecha en Brasil. Bajo y achaparrado, en contraste con sus colegas militares, el general Eduardo Pazuello puede convertirse en s铆mbolo de esta ruina, como el inepto ministro de Salud que agrav贸 la mortandad por Covid-19 y por eso fue destituido el 23 de marzo, tras 10 meses en el cargo.

Su intento de eximir al presidente Jair Bolsonaro y a si mismo de responsabilidades en tragedia sanitaria que ya provoc贸 m谩s de 441.000 muertes, seg煤n registros oficiales, le hizo negar hechos conocidos, documentos y sus propias declaraciones, al prestar testimonio ante la Comisi贸n Parlamentaria de Investigaci贸n (CPI) del Senado, el mi茅rcoles 19 y este jueves 20.

Mientras, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, conocido por su activismo antiambiental, ampl铆a su corrosi贸n ahora contra su propio gobierno, al convertirse en el objetivo de una operaci贸n policial contra la exportaci贸n ilegal de madera de la que ser铆a el m谩s graduado facilitador. Salles ya estaba acusado de destruir la pol铆tica ambiental y permitir el aumento de la deforestaci贸n e los incendios forestales en los dos 煤ltimos a帽os, por razones ideol贸gicas. Pero nuevos indicios apuntan ahora a la corrupci贸n y complicidad con el contrabando de madera.

Por eso la Polic铆a Federal allan贸 el mi茅rcoles 19 las聽 oficinas de una empresa de servicios jur铆dicos de la que es socio, en S茫o Paulo y Brasilia. Tambi茅n intervino sus cuentas bancarias, que ser谩n examinadas, ante operaciones inusuales del equivalente de 2,7 millones de d贸lares en los 煤ltimos nueve a帽os.

Los indicios son consistentes y numerosos

El 10 de enero de 2020 el Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos 聽identific贸 un cargamento de madera brasile帽a en el puerto de Savannah, en el estado de Georgia, sin la autorizaci贸n de la autoridad ambiental de Brasil. La cooperaci贸n entre autoridades de ambos pa铆ses descubri贸 varias ilegalidades y las empresas involucradas en el contrabando, la base para la Operaci贸n Akuanduba de la Polic铆a Federal que investiga funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente y del Instituto Brasile帽o de Medio Ambiente (Ibama), 贸rgano gubernamental de control.

Adem谩s, el ministro Salles y el 贸rgano oficial de control adoptaron varias medidas para 鈥渇acilitar鈥 el negocio maderero. En febrero de 2020 se elimin贸 la exigencia de autorizaci贸n del Ibama para la exportaci贸n, por una decisi贸n del presidente del Instituto, Eduardo Bim, contra la opini贸n de sus t茅cnicos.

Desde entonces, otras medidas dificultaron el trabajo de los inspectores del Ibama, hasta que se les quit贸 la autoridad para punir violaciones de las leyes ambientales, con multas, por ejemplo. Jefes del servicio fueron dimitidos, otros dejaron la instituci贸n o denunciaron la impotencia a que fueron sometidos.

Por todo eso, el juez del Supremo Tribunal Federal (STF) a cargo del caso, Alexandre de Moraes, restableci贸 la exigencia de autorizaci贸n ambiental para las exportaciones y determin贸 la investigaci贸n policial sobre el ministro Salles, incluso con incautaci贸n de sus computadoras y tel茅fonos celulares, y la suspensi贸n de sus funciones a 10 funcionarios del Ibama y el Ministerio.

Las acusaciones contra Salles no se limitan a ese caso. El comisario Alexandre Saraiva, que era entonces jefe de la Polic铆a Federal en el norte帽o estado de Amazonas, denunci贸 al ministro ante el juez del STF, el 14 de abril, por obstrucci贸n de las investigaciones policiales y defensa de intereses privados ilegales. La raz贸n fue que Salles intent贸 liberar 200.000 metros c煤bicos de madera que la Polic铆a Federal hab铆a incautado en Amazonas por extracci贸n ilegal. El ministro se person贸 en el lugar, convers贸 con los empresarios y se opuso a la acci贸n de sus funcionarios, sin siquiera consultarlos.

Si se comprueba su soborno en alg煤n caso, cae por tierra la alegaci贸n del presidente Bolsonaro de que en su gobierno no hay casos de corrupci贸n, adem谩s de ampliar el rechazo nacional e internacional a su pol铆tica de desactivaci贸n de las exigencias ambientales.

En el caso de Pazuello, su degradaci贸n, que se acentu贸 durante su comparecencia ante la CPI, afecta el gobierno y las Fuerzas Armadas, ya que se trata de un general activo del Ej茅rcito. Adem谩s nombr贸 decenas de militares para funciones t茅cnicas y de jefatura durante su paso por el Ministerio. El 谩rea de salud fue donde m谩s aument贸 el n煤mero de militares, de 642 en 2016 hasta 1.249 en 2020, seg煤n datos del Tribunal de Cuentas de la Uni贸n, 贸rgano del bicameral Congreso Nacional para monitoreo de los gastos p煤blicos, que identific贸 6.157 militares en el gobierno central en 2020, m谩s del doble de cuatro a帽os antes.

Tal como hicieron otros testigos, la condici贸n en que todos comparecen ante la CPI por ahora, varios senadores tildaron directamente de 芦mentiroso禄 al exministro de Salud, pero este se mantuvo firme en negar hechos evidentes y documentados. Afirm贸 que el presidente no tuvo la m铆nima influencia en la gesti贸n ministerial, aunque le orden贸, por ejemplo, cancelar un acuerdo con el gobierno del Estado de S茫o Paulo para la compra de la vacuna Coronovac, de la industria farmac茅utica china Sinovac, que se manufactura en una instituci贸n de esa regi贸n.

La orden fue p煤blica, difundida por los medios de comunicaci贸n convencionales y digitales, en octubre de 2020. Fue una humillaci贸n para el ministro, como suelen ser las correcciones p煤blicas y airadas de Bolsonaro. Dos d铆as despu茅s el presidente visit贸 a su entonces ministro de Salud en el hospital donde se trataba de la Covid-19, en un elocuente gesto de desagravio. Pazuello reconoci贸 que 鈥渦no manda, otro obedece鈥. Todo grabado en videos y difundido p煤blicamente.

En la CPI, sin embargo, el exministro neg贸 que recibi贸 un mandato presidencial, con el argumento de que las declaraciones p煤blicas o por redes digitales son manifestaciones pol铆ticas, pero no configuran 贸rdenes formales, de valor administrativo. Tampoco reconoci贸 que el Ministerio durante su gesti贸n haya recomendado o estimulado el uso de medicamentos ineficaces contra la Covid-19, considerados adem谩s nocivos, porque pueden producir efectos colaterales, como cloroquina y el antihelm铆ntico ivermectina.

Brasil: asumi贸 el tercer ministro de Salud desde el inicio de la pandemia : : El Litoral - Noticias - Santa Fe - Argentina - ellitoral.com : :Pero Pazuello asumi贸 el cargo en sustituci贸n a Nelson Teich en mayo de 2020 porque precisamente este se neg贸 a aceptar el llamado 鈥渢ratamiento precoz鈥, que incluye la cloroquina y otros medicamentos, incluso antibi贸ticos y anticoagulantes, calificados de peligrosos por los especialistas . El general neg贸 tambi茅n haber recomendado ese tratamiento, pese a numerosas declaraciones grabadas suyas y documentos de su gesti贸n comprobando todo lo contrario.

La tragedia que marcar谩 su reputaci贸n y la del gobierno empieza en la arrogancia de aceptar la jefatura del ministerio, sin tener calificaciones para la tarea, m谩s a煤n en medio de una pandemia y sin rodearse de expertos sanitarios, sino de otros militares.

El colapso del sistema de salud en Manaus, capital del Amazonas, donde murieron centenares de personas por falta de ox铆geno en los hospitales durante la segunda quincena de enero, fue la peor prueba donde fracas贸 y que lo hizo reo en un proceso judicial que le puede costar caro, al igual que las conclusiones de la investigaci贸n de la CPI, que comenz贸 sus labores el 4 de mayo.

Adem谩s de esa adversidad, el gobierno de Bolsonaro sufre varios conflictos internos. Son rebeliones del 鈥淓stado contra el Estado鈥, defini贸 Maria Cristina Fernandes en su columna en el diario Valor del 20 de mayo, porque se trata de peleas entre distintos sectores p煤blicos.

La adquisici贸n de un sistema de procesamiento de datos que permite el espionaje, Pegasus, de origen israel铆, por el Ministerio de Justicia, molest贸 a la Agencia Brasile帽a de Inteligencia, excluida del proceso por maniobras de Carlos Bolsonaro, hijo del presidente, seg煤n el portal de noticias UOL.

La denuncia de contratos para reformas de instalaciones del Ministerio de Salud en R铆o de Janeiro, por un valor equivalente a 5,4 millones de d贸lares, se convirti贸 en otro esc谩ndalo, esta vez divulgado por la red de TV Globo. Las obras, encargadas a empresas sin calificaci贸n e involucradas ya en otras ilegalidades, fueron contratadas por un coronel retirado, George Div茅rio, superintendente local del Ministerio, nombrado por Pazuello.

*Periodista聽 de IPS. Corresponsal en Brasil desde 1980. Es miembro de consejos o asambleas de socios de varias organizaciones no gubernamentales.聽

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario