Mar 5 2013
1093 lecturas

Política

La hora de Bachelet

ocaDe acuerdo a lo señalado por sus cercanos y ratificado más tarde por la misma ex mandataria, este es el tiempo en que ella se pronunciará en torno a una eventual candidatura a la Presidencia. Tras un largo silencio que ha sido interpretado como una astucia por algunos y como una estrategia torpe por otros, la ex presidenta bien pudiera convertirse en la candidata que convoca más simpatías en el electorado.
Esto, por lo menos, es lo que señalan las encuestas. |ÁLVARO CUADRA.*

 

De no suceder algo inesperado o imprevisible, la señora Bachelet sería, por segunda vez, la próxima presidenta de Chile. Si bien la adhesión a su figura es aplastante, convirtiendo su candidatura en “imbatible”, lo cierto es que el camino que resta durante el año no está exento de obstáculos.

 

Por de pronto, cabe preguntarse por el “Programa” que animará su campaña y en el que estarán condensados los anhelos y consensos de los partidos y movimientos dispuestos a acompañarla en esta empresa. Es claro que en la propia coalición bacheletista hay tendencias y liderazgos que no siempre coinciden en el modo de enfrentar esta segunda campaña de la abanderada socialista.

 

Otro elemento a considerar es el hecho de que apenas la ex mandataria declare su intención de postularse a La Moneda, los sectores oficialistas la convertirán en un blanco mediático. Es obvio que entre los muchos tópicos, la cuestión de su responsabilidad en el 27/F en el año 2010 ocupará un lugar preponderante.

 

Es evidente que la derecha intentará acortar la brecha que separa a Bachelet de sus propios aspirantes, tratando de poner en el tapete la vieja tesis de que la candidata “no da el ancho” , aunque hay que reconocer que la candidata llega investida con su paso por la ONU, lo que le da una estatura internacional de importancia.
No podemos olvidar, por otra parte, que más allá de su figura, el conglomerado concertacionista está bastante desprestigiado y representa más una debilidad y un aspecto vulnerable de su candidatura.

 

No obstante lo anterior, no podemos olvidar que el año 2013 es lo que podríamos llamar un “año sensible” en nuestro país, pues estará marcado, quiérase o no, por los cuarenta años del golpe militar de Augusto Pinochet. En este sentido, la candidatura Bachelet encuentra un clima propicio a su reelección si sabe conjugar las cuestiones contingentes con aquellos ecos que llegan desde cuatro décadas de distancia. Su propia biografía se afirma, en parte, en aquellos luctuosos hechos acaecidos en 1973.

 

Por último, y hay que decirlo, la gestión de gobierno del señor Piñera no ha estado a la altura de las expectativas que muchos se habían hecho. BacheSi bien el gobierno insiste en mostrar cifras macroeconómicas fuertes, lo cierto es que éstas no han sido suficientes para atraer al electorado a la derecha.

 

Podríamos aventurar que el “malestar ciudadano”, aunque difuso, bien pudiera volcarse, aunque sea parcialmente, hacia una figura dulce y maternal como la de Bachelet, siempre que su mensaje sea muy claro y esperanzador, esto es y hasta aquí, lo que se deduce de los sondeos realizados.
——
* Semiólogo. Profesor Universidad Arcis, Chile.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

6 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. LAUTARO ROJO MILLAPAN
    5 marzo 2013 11:25

    Con esa misma sonrisa que aparece en el escrito del profesor Alvaro Cuadra,la señora Bachelet,le hizo entrega del poder a su amigo Sebastiàn Piñera.

    Pero como dice, el profesor Cuadra, si no aparece otra alternativa, para una nueva postulaciòn presidencial,Bachelet se presentarà por segunda vez para de nuevo tomar el timòn de un barco que de todos modos se hundirà como el Titanic.
    En otras palabras, los chilenos no tenemos ninguna otra alternativa que no sea la de votar por Chile o por EE.UU.
    Ni la derecha puede seguir en el poder ni la Concertaciòn puede volver a ocupar la presidencia de Chile.
    Porque el pueblo de Chile lo que necesita es un cambio radical, y ese cambio tiene que producirse con gente totalmente nueva,tenemos que barrer con la corrupciòn existente en el paìs.
    Existen fuerzas que deben fortalecerse mediante una sòlida unidad nacional, de todas las fuerzas progresistas del paìs.
    Se hace imperativo, consolidar un movimiento de izquierda,bajo la bandera de un programa de gobierno que logre aglutinar a todas las fuerzas progresistas, que de verdad quieran luchar por un cambio radical.
    Y ese cambio debe darse con un programa polìtico que se identifique claramente con lo que los chilenos queremos, que es una Asambles Constituyente y una nueva Constituciòn Politica.
    De lo contrario Chile como paìs està condenado a seguir siendo esclavo de los EE.UU.
    Hay que barrer con la farsa de quienes propagan que la defensa de la soberanìa de Chile jamàs serà violada. Pero hace tiempo que esa soberanìa, en Chile no existe,y la prueba es evidente, còmo los gobiernos de la concertaciòn y este gobienro de derecha han vendico nuestra soberanìa, permitiendo el saqueo de nuestras riquezas por las transnacionales. Y dàndole espacio a los EE.UU., para que levante bases militares norteamericanas en suelo chileno.
    ¿De que que defensa de soberanìa estamos hablando?
    ¡Hipòcritas!

  2. Luciano
    5 marzo 2013 14:06

    La columna no dice nada. Puros lugares comunes. Pobre

  3. Eduardo Minguzzi
    7 marzo 2013 5:03

    Interesante me parece el tema, para lo cual me expresare;
    Pienso que la politica es mediatica y con ello todo se ha convertido en mediatico, lamentablemente para la gente.
    Aqui hay culpables, los llamados intelectuales que an sedido a la lujuria de olvidarce de la moral y etica humana y a confundir la livertad en livertinaje.
    Asi que es cosa que pasen la cuenta cobren la Factura y pongan a Bachale de candidata a Presidenta de moda.
    Luciano nos quedamos en otro mundo compadre saludos Amigos…

  4. Antonio Casalduero Recuero
    8 marzo 2013 0:58

    Lautaro Rojo ha sido muy asertivo en sus juicios sobre este tema, poco más podría aportar. ¿Qué de nuevo puede ofrecer esta señora, y qué de nuevo y distinto puden ofrecer los candidatos de la derecha? Ellos levantaron la bandera del cambio como alternativa a las corruptelas de la Concertación, sin embargo, hoy en marzo de 2013 los ladrones de cuello y corbata están a la orden del día con Piñera, de muestra bastan apenas dos botones: Universidad del Mar y el director de impuestos internos Julio Pereira, cuyo escandaloso perdonazo a la tienda Johnson ha puesto en evidencia las redes asociativas subterráneas que circulan por debajo de la farándula, el fútbol, los reality, y el “güenaje” pegado a la pantalla o a los video-juegos, a los jueguillos electr{onicos, a sus celulares ultrapoderosos, etc. No existe la soberanía en Latinoamérica, esas son bolitas de dulces para los “cabecita de pelota” (llenas solamente de puro aire), aquí el único dueño y amo sigue siendo EE.UU. y su increíble adelanto tecnológico, capaz de enfrentar simultáneamente dos o más frentes de guerra. Así amigos, signan mirando fútbol, farándula y realities… mientras sigan siendo así de ignorantes, pues tanto mejor, es más fácil meterles el tremendo dedo en la boca.

  5. Danitonal
    10 marzo 2013 14:30

    Lautaro Rojo sintetiza todo lo que hubiera escrito yo. Creo necesario agregar,solamente, que esperar que el entorno haga lo que todos debiéramos emprender. Es de cobardes.

  6. MONICA
    12 marzo 2013 20:46

    NO ES VERDAD que Bachelet le entregó la banda a Piñera con esa sonrisa.

    ¿Para qué difamar en vez de combatir con argumentos?

    Por lo demás, Bachelet (la “señora Bachelet”, como les gusta decir a los despectivos) evitó que fuera Lagos el que le pasara la banda a la derecha… la Concertación no daba para más.

    Buena la columna, provocadora por su forma limpia de exponer hechos… Aquí nos tiene discutiendo.