Jul 20 2020
170 lecturas

CulturaSociedad

La maldad humana

El hombre produce el mal como la abeja produce la miel, le escribe el escritor William Golden a su editor, idea que ya había inspirado su best seller “El Señor de las Moscas”, cuya premisa es que cuando a los seres humanos se les deja solos se comportan como bestias. El lado oscuro del ser humano siempre ha ejercido una enorme atracción, como en este caso, y es uno de los secretos del éxito literario y tema recurrente en el pensamiento occidental.

¿Es nuestra inclinación como seres humanos hacia el bien o hacia el mal? Teólogos, filósofos y líderes religiosos le han dado vueltas a esta cuestión por siglos y siglos y todavía hoy, después de todo este tiempo, seguimos argumentando. EL MEU ESPAI DE PSICOLOGIA: EL LADO OSCURO DEL SER HUMANO

Desde hace un tiempo un profesor de sociología social le ha venido haciendo a sus alumnos la misma pregunta… Imaginemos, dice, que un avión de pasajeros al hacer un aterrizaje de emergencia se rompe en tres partes. A medida que la cabina empieza a llenarse de humo la gente se da cuenta que tienen que salir rápidamente de ahí ¿Qué pasa durante el escape?

Supongamos los dos siguientes escenarios. En el Planeta A, los pasajeros le preguntan a sus vecinos si están bien. Los que necesitan asistencia son ayudados y hasta arriesgan sus vidas para salvar a quienes ni siquiera conocen. En el Planeta B, cada uno se defiende a sí mismo. El pánico se apodera de todos y los viejos, los niños y los incapacitados son apartados del camino y dejados a su propia suerte.

¿En que planeta vivimos? Aproximadamente el 97% elige el Planeta B. No importa a quien se le pregunte. De derecha a izquierda, de ricos a pobres la gran mayoría responde en la misma forma. Es la creencia de que en el fondo todos somos egoístas, agresivos y propensos a caer en el pánico y que la civilización no es nada más que un delgado barniz que se descascara con la menor provocación.

Diferentes versiones de esta creencia la podemos encontrar desde el inicio del pensamiento occidental comenzando con Tucidides y siguiendo con Agustín, Macchiavello, Hobbes, Lutero, Bentham, Nietzsche, Freud y muchos otros. De todos ellos el que mayor influencia ha ejercido es Thomas Hobbes.

Nació filósofo Thomas Hobbes | History ChannelSegún el, la vida humana en estado natural era solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta. La razón es porque los humanos se guían por el miedo al otro y a la muerte lo que obliga a la incesante persecución del poder para mitigar sus miedos. El resultado es la guerra de todos contra todos. La única forma de domesticar la anarquía y establecer la paz es renunciar a nuestra libertad y colocarnos en las manos de un soberano solitario al que le llama Leviatán. Esta es la racionalidad filosófica básica que los directores, jefes de policía, dictadores, gobernantes y líderes políticos repiten incansablemente.

En contra de Hobbes se coloca Jean-Jacques Rousseau. El ser humano, dice, es naturalmente bueno y son las instituciones sociales las que lo corrompen. El primer hombre que cercó un pedazo de tierra y dijo ésto es mío es el que inició la cadena de crímenes, asesinatos y guerras, olvidando que los frutos de la tierra pertenecen a todos y la tierra a nadie. Es este mensaje, que repiten los anarquistas, los activistas sociales, los socialistas y los comunistas. Y, sin embargo, es el mensaje de Hobbes el que ha predominado.

¿Es el ser humano, en realidad, innatamente malvado?

De todas las especies que existen o han existido, sólo el animal humano ha conquistado el planeta. ¿Por qué? En realidad no porque somos los más fuertes, los más inteligentes o los más astutos. La razón, dice el investigador y escritor holandés Rutger Bregman en su libro “Humankind”, podemos buscarla en la domesticación del animal. Según las investigaciones del zoólogo Dmitri Belyaev y su ayudante Lyudmila Trut, que se iniciaron en la Universidad de Moscú en 1958, indican que es posible transformar un depredador feroz como un zorro salvaje, en una mascota amigable. El ser humano es bueno o es malo por naturaleza?

De generación en generación los fueron seleccionando de acuerdo a su amistosidad. En 1964 después de la cuarta generación literalmente los zorros rogaban por atención. En 1978 Dmitri Belyaev, en el Congreso de Genética realizado en Moscú, dio a conocer que los cambios tienen que ver con las hormonas. Mientras más amigables se volvían los zorros, menos hormonas del estrés producían y más serotonina, la hormona de la “felicidad”, junto con oxitocina, “la hormona del amor”. Al terminar su exposición curiosamente agrega:  Y la teoría, por supuesto, también puede aplicarse a los seres humanos.

Según Dmitri los humanos somos simios domesticados. Por decenas de miles de años los humanos más amigables tuvieron más descendientes. Y es ésta amistosidad la que hizo posible la sociabilidad. Si los humanos construyen museos mientras que el Neanderthal, a pesar de su mayor dimensión craneana, termina en el museo, es debido al aprendizaje social, la habilidad de aprender de los otros, cooperar y trabajar juntos.

Es la domesticación de la agresividad y el egoísmo. Es aquí, según el avance de las ciencias y la antropología, donde radica la ventaja humana, más que la fuerza o la dimensión craneana. Si la lucha y la competencia son un factor en la evolución de la vida, la cooperación social, sin embargo, es mucho mas crítica. Luego, si estamos programados hacia la amistad y sociabilidad, más que hacia el egoísmo. ¿De dónde viene, entonces, nuestro lado oscuro?

La oxitocina, la hormona del amor, esconde un lado oscuro que ...De acuerdo con los biólogos, la oxitocina juega un papel clave en el parto y la lactancia y es instrumental en el romance. Pero, la hormona no sólo aumenta el afecto por los amigos, sino también puede intensificar la aversión a los extraños. La oxitocina no alimenta la fraternidad universal, sino que coloca los sentimientos de “mi gente primero”, como en la versión de Trump, de “Estados Unidos primero”.

Tal vez Hobbes tenía razón, después de todo. Nuestra prehistoria fue, en realidad, el estado de “la guerra de todos contra todos”. No intragrupo, sino extragrupo. Las investigaciones arqueológicas parecen indicar que así fue. Pero, ¿cuán violentos fueron, en realidad, los primeros humanos?

La antropología moderna puede ofrecernos una buena pista. Cuando examina sociedades nómades, sin contaminación con el mundo “civilizado”, el antropólogo Douglas Fry, basado en una lista de tribus representativas, concluye que los cazadores-recolectores nómades evitan la violencia (Science 2013). Los nomaditas prefieren discutir sus diferencias o simplemente trasladarse a otro valle.

Pero, si esto no es muy convincente, la mejor evidencia se puede encontrar en las excavaciones arqueológicas. Si nuestro estado natural fue la guerra de todos contra todos, ¿por qué en los miles de pinturas de las cavernas no encontramos ninguna representación de ellas? ¿Cuánta evidencia arqueológica hay de guerras antes de la invención de la agricultura y de la vida en sociedades sedentarias? Extinción del neandertal - Wikipedia, la enciclopedia libre

La respuesta es casi ninguna, después del análisis de tres mil esqueletos de Homo sapiens provenientes de cuatrocientos diferentes sitios, según los científicos que los examinaron.

Si este es el caso, ¿cuándo las guerras, las masacres, las torturas, la limpieza étnica, el comercio de esclavos, el imperialismo, la explotación y jerarquía clasista y todo el resto de las crueldades humanas empezaron a ser parte sistemática en la sociedad?

Las investigaciones arqueológicas indican que las cosas empezaron a cambiar al fin de la última edad de hielo, aproximadamente 15.000 años atrás. El cambio de clima trajo tierras fértiles transformando el área entre el río Nilo y el Tigris en la tierra de la leche y la miel. La abundancia de alimentos dio la posibilidad de quedarse en el lugar. Se construyeron chozas y templos, se formaron pueblos y aldeas y la población creció.

Pero, junto con ello, también crecieron las posesiones. Y con la práctica de la propiedad y la herencia, las desigualdades también aumentaron. Lo interesante es que al final de la edad del hielo estallan las primeras guerras. Las excavaciones arqueológicas indican que es en esta época cuando aparecen las fortificaciones militares, las legiones de esqueletos con trazas de lesiones violentas y las pinturas de las cavernas representando arqueros.

MATERIALES Y APUNTES: LOS ALBORES DE LA HUMANIDAD (HIST UNIVERSAL)¿Como se llegó a ésto? Porque, como la historia indica, ahora se tienen pertenencias por las cuales luchar y acumular, empezando con la tierra. Y porque la vida sedentaria hace desconfiar más de los extraños. Los nómades recolectores de alimento se cruzaban con otras gentes todo el tiempo, sin mayores problemas. Los aldeanos, en cambio, se enfocaban en su propia comunidad y posesiones.

Una nueva época comenzó en la historia humana. Es el inicio del egoísmo y la opresión de la mayoría por la minoría. Los líderes se transforman en comandantes y generales y los jefes en reyes. Las aldeas, las ciudades y los países más poderosos dominan y explotan a los más débiles. Es el fin de los días de la libertad, la igualdad y la fraternidad y su reemplazo por los poderes jerárquicos basados en la concentración del poder económico.

Las tribus que rehusaron inclinarse frente al déspota fueron eliminadas. En la cúspide el rey, en la base los Trump desata polémica por referirse a sí mismo como un “rey” | El ...esclavos. En la cúspide los jefes ejecutivos de corporaciones, en la base los trabajadores con sueldo mínimo… ¿cómo mantienen su poder? Con los aparatos ideológicos y las fuerzas represivas del ejército y la policía.

No es que la sociedad en general corrompa al ser humano, como decía Rousseau. El problema es la sociedad jerárquica basada en la posesión y concentración del poder que desencadenan las guerras de conquista y dominación.

La vida nómade ha quedado en el pasado y no podemos y no queremos volver a ella. La población mundial ya ha crecido demasiado y acumulado conocimientos y tecnologías que convierten en obsoleta la vida primitiva. Lo que nos queda es reinventar la sociedad.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario