Mar 19 2014
1191 lecturas

Cultura

La máscara

La máscara es una pieza de material generalmente con forma de rostro, usado sobre la cara. Se han utilizado desde la antigüedad con propósitos ceremoniales y prácticos. La palabra  tiene origen en el masque francés o masquera en español.
La máscara es una representación cargada de intenciones y simbolismos, convertidos en arquetipos que son parte del inconsciente colectivo e individual y representa los temores y aspiraciones de una civilización.
Dentro de este contexto está, el antifaz,  tela, de un solo color, sin nota jocosa alguna, con la que se cubre el rostro. Usada por el Zorro, Batman y Robín,   héroes que se dedicaban a combatir la injustica,  para ocultar su  verdadera identidad.
Esta además, la carátula y careta
Los etnólogos sitúan el nacimiento de la máscara en el momento en que se produce la autoconciencia. Su uso se remonta a la más lejana antigüedad encontrándose entre los egipcios, griegos y romanos, durante las lupercales y las saturnales, además en las representaciones escénicas.
Las máscaras se usan en funciones rituales, sociales y religiosas donde los participantes la utilizan para representar las figuras espirituales o legendarias.
El uso de las máscaras en la Grecia antigua se desarrollo con propósitos ceremoniales. Son también una característica que define el Teatro Noh de Japón.
Como parte de celebraciones en carnavales de algunas partes del mundo. La ciudad más famosa por esto es Venecia…
La máscara, tiene,  además un sentido figurado equivalente a disimulo, excusa o pretexto, que son actitudes del espíritu humano, semejantes a las máscaras materiales, con las que se quiere encubrir el motivo real y verdadero de una conducta determinada, para que nuestra persona, nuestro yo, desaparezca y sea irreconocible; en que jugamos a desconocernos hartos de conocernos demasiado.

El ser humano posee una serie de anhelos que no se atreve a compartir con los demás. Para los investigadores de la ciencia sociales, las máscaras son simples medios para alterar la realidad aunque solo sea por un corto periodo de tiempo. El objetivo es acercarse un poco a ese ideal de uno mismo que habita en  los corazones de todos los hombres y permite a cualquier individuo mostrar diferentes facetas de su personalidad.
Ocultar el rostro bajo una máscara es una vía de escape que permite a grandes y pequeños mostrarse tal y como son realmente.
Vivimos, en efecto, en medio de una  continua   falsedad en que se da  al mundo una cara que disimula y enmascara a la latente y se aparente ser lo que no se es o no ser lo que se es.

Se observa por  dondequiera, una constante y general suplantación en que una máscara oculta sustituye al ser auténtico y se disfraza lo genuino y la verdad. Se crea, una alarmante y peligrosa confusión y una tolerada usurpación en que muchos convierten su grupo  en una quimera y no sabemos ya cual es la careta, el verdadero rostro ni la realidad.
Convivimos en una mascarada, entre escenarios y personas artificiales, falsificadas, fraudulentas y adulteradas, sentimos la vida  como  una comparsa de máscaras, colectiva  simulación y permanente engaño.
Son una mascarada: la lucha contra la corrupción, las sanciones a las infracciones, la eficiencia administrativa a todos los niveles, la independencia de los Podres Públicos; el dialogo.
Mascaradas resultan las imágenes que se quieren proyectar cuando no son genuinas, autenticas, verosímiles, coincidentes ni congruentes. Mascarada grotesca es la que protagoniza algún acomplejado resentido cuando enmascara el saberse poco con alardes fanfarrones de importancia, de grandeza, de señorío. Esta  la máscara social, que se traduce en sonriente hipocresía. mascarada

Otra mascarada es cuando el Estado, con el aumento de los ingresos del Tesoro, brinda al contribuyente unos servicios precarios, nulos o inexistentes y ni  cumple ni tiene lugar el proporcionar mayores ingresos reales en numerario al sector laboral.
Deberíamos fabricarnos una existencia autentica, representar cada quien su  personaje verdadero, quitarnos las caretas, definirnos, arrancar las máscaras, desenmascarar.
Son pocos los que dan la cara, dicen lo que sienten y se muestran tal como son.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario