Ago 20 2015
701 lecturas

OpiniónPolítica

La ofensiva conservadora y las crisis brasileña

Samuel Pinheiro Guimaraes, exritor, político y diplomático brasileño, señala que es urgente la movilización de todas las fuerzas sociales progresistas para combatir el desempleo causado por el programa de ajuste, que está, esto sí, generando una inmensa crisis económica y social, para defender la democracia y a sus representantes legítimos, para defender las conquistas de los trabajadores, para defender a la empresa nacional, para defender el desarrollo del país, para defender la soberanía nacional y la capacidad de autodeterminación de la sociedad brasileña.
1. La sociedad brasileña está frente a una ofensiva conservadora que se aprovecha de entrelazadas crisis en la economía, en la política, en las instituciones del Estado, en la prensa y en los medios sociales para llevar adelante sus objetivos.

2. La supuesta crisis económica les dió un pretexto para implantar un programa neoliberal acorde al Consenso de Washington: privatización, apertura comercial y financiera, ajuste presupuestal, flexibilización del mercado de trabajo, reducción del Estado, todo con la aprobación del sistema financiero nacional, por parte de un gobierno electo por la izquierda.

3. La crisis de la corrupción, cuyo principal exponente es la Operación Lava Jato, pero también la Operación Zelotes, ésta inclusive de mayor dimensión, está sirviendo para destruir la ingeniería de construcción, donde se encuentra el capital nacional de forma importante, con actuación internacional, y para preparar la destrucción de organismos del Estado tales como la Petrobras, el BNDES, la Caixa Econômica, la Eletrobrás, etc. bajo el pretexto que los hechos de corrupción que se investigan en su seno serían apenas el resultado de ser éstas entidades estatales.

4. Su privatización, que correspondería a su desestatización/desnacionalización, eliminaría, según ellos, la posibilidad de corrupción.

5. La crisis del Poder Judicial, del Ministerio Público y de la Policía Federal se desarrolla en varias esferas.

6. El Supremo Tribunal Federal tolera que uno de sus miembros interrumpa, hace más de un año, bajo el pretexto de vista, una acción, cuyo resultado ya está definido por 6 votos a 1, sobre la ilegalidad del financiamiento privado de campañas, fenómeno que está en el origen de la corrupción del sistema electoral en todos los Partidos y vehículo para el ejercicio de la influencia corrupta del poder económico en la política y en la Administración.

7. El objetivo de este juez es aguardar hasta que el Congreso apruebe la enmienda constitucional, ya en trámite, por parte del Presidente de la Cámara, que torna legal el financiamiento privado de campañas.

8. La teoría del domínio del hecho, una aberración jurídica, amparada por el STF, invierte la carga de la prueba y, es más, hace que cualquier persona sea responsable de los actos de su subordinado sin que el fiscal o el juez tenga necesidad de probar que el acusado conocía dichos hechos.

9. El sistema del Ministerio Público permite a cualquer Procurador individual desencadenar procesos basado incluso en noticias de un periódico contra cualquier individuo, filtrar de forma selectiva estas acusaciones a la prensa, que las reproduce, sin ningún respeto por los derechos de los supuestos acusados y sin ninguna perspectiva de reparación del daño causado por las denuncias del Procurador ni por la prensa que las divulgó, en caso que se verifique la improcedencia de las acusaciones.

10. La Policía Federal ejerce sus funciones con extrema parcialidad, de forma mediática, creando en la sociedad la presunción de alta peligrosidad de los individuos que arresta para la investigación y abrogándose la figura de poder independiente del Estado.

11. De acuerdo a las declaraciones del Presidente de las entidades de la Policía Federal en la Cámara de Diputados, la Policía Federal recibe recursos regularmente de la CIA, del FBI y de la DEA, por un monto de U$S 10 millones anuales, depositados directamente en cuentas individuales de policías federales.BR INTERVENCION

12. La crisis política proviene de la decepción y del inconformismo del PSDB y de sus aliados con la derrota en las urnas en 2014, lo que lo lleva a procurar, por todos los medios, erosionar la credibilidad y la legitimidad del Gobierno Dilma Rousseff y, transversalmente, del Gobierno Lula y así minar las posibilidades de victoria de una eventual candidatura de Lula en 2018.

13. Los partidos y políticos conservadores cuentan con la campaña sistemática de la televisión, diarios y revistas, basados en denuncias filtradas, con la campaña de intimidación en Internet, con las manifestaciones populares, con el desempleo creciente causado por la política de recorte de inversiones y de aumento estratosférico de intereses, los mayores del mundo, para hacer bajar los índices de aprobación del Gobierno y de la Presidenta y poder argumentar con la legitimidad y la necesidad de deponerla por medio del impeachment.

14. La crisis en la prensa y en los medios de comunicación se desarrolla en un ambiente en que las televisoras, radios, diarios y revistas reciben paradójicamente enormes recursos del Gobierno para que le hagan una oposición sistemática, erosionar la confianza de la población en el sistema político y en los partidos, en especial en los partidos progresistas de izquierda, dejando fuera a los partidos conservadores, como el PSDB, que recibió tantas donaciones para su campaña de 2014 como el PT y de las mismas empresas ahora acusadas por el juez Moro.

15. La crisis social se desarrolla por Internet, donde circula todo tipo de ofensa racista, homofóbica, antifemenina, antiprogresista y fascista, contra los políticos y partidos de izquierda, generando un clima de hostilidad y odio y estimulando la agresión física.

16. En el Congreso, los sectores más conservadores se alzaron con un gran número de diputados en las elecciones y, habiendo conquistado la Presidencia de la Cámara de Diputados, impulsan, a golpe de balde, sin prestarle atención a la necesidad de debate entre los parlamentarios y por parte de la sociedad, una abultada agenda de proyectos conservadores que incluye, entre los principales, la reducción de la edad de imputabilidad penal, la ampliación del uso de armas, el financiamiento privado de las campañas.

17. El máximo objetivo de esta gran ofensiva política y económica conservadora es la toma del poder a través del impeachment de la Presidenta Dilma y/o la desmoralización del PT que lo lleve a una estruendosa derrota en las elecciones de 2016, la cual lo preparará para su derrota final y “desaparición” en las elecciones de 2018.

18. El proceso político del impeachment de la Presidenta Dilma no avanza por estar el PSDB y PMDB divididos en cuanto a su conveniencia en el actual momento del calendario político y económico.

19. Los tres candidatos posibles del PSDB a la Presidencia de la República, cualquiera que sea, Aécio Neves, Geraldo Alckmin y José Serra, tienen opiniones diferentes sobre su conveniencia.

20. A Aécio Neves le interesa el impeachment de Dilma Rousseff y de Michel Temer por delito electoral, declarado por el TSE, tan pronto cuanto sea posible, ya que esto daría lugar a una elección en 90 días donde espera que, como presidente nacional del PSDB y candidato que habría perdido la elección debido a un “fraude”, ahora se beneficiaría mediante su persistente campaña por la ilegitimidad de los resultados electorales de 2014, lo que lo convertiría en el candidato del PSDB con mejor perspectiva de victoria.

21. A Geraldo Alckmim le interesa que el proceso político, económico y social desgaste en forma larga y duradera al Gobierno Dilma y al PT hasta que se lleven a cabo las elecciones municipales en 2016, con una fragorosa derrota del PT y del PMDB y que tenga tiempo de construir su candidatura, en el Gobierno de San Pablo, mientras que la candidatura de Aécio se debilitaría con el tiempo como resultado de eventuales denuncias.

22. A José Serra le interesa también que el impeachment no se produzca ahora, que el Gobierno se desgaste para que tenga tiempo de reconstruir su imagen y eventualmente pueda candidatearse por el PSDB en 2018 o, incluso, por el PMDB, que insiste en tener un candidato propio pero sin un nombre hoy viable. Finalmente, Serra fue fundador del PMDB y volvería a su casa, construyendo su candidatura junto a la clase media nacional, a través de su actuación en el Senado, con toda la cobertura favorable de la prensa.

23. Para el PMDB, el impeachment de la Presidenta representa el fin de un Gobierno donde ocupa la Vice-Presidencia y al cual le brinda apoyo, por lo que un largo proceso de desgaste de la Presidenta, del Gobierno y del PT también lo afectaría como partido aliado, mientras la prensa desgasta su imagen en la opinión pública como partido oportunista y corrupto.

24. Los intereses de Michel Temer, de Renan Calheiros y de Eduardo Cunha son divergentes. Cunha cree que puede ser el candidato del PMDB a la Presidencia, asumiendo el liderazgo de la ofensiva conservadora en el Congreso y el papel de defensor del Congreso, pero enfrenta el desgaste de las denuncias de corrupción. Michel Temer sabe que la condena por delito electoral de Dilma Rousseff por el TSE también lo arrastraría, mientras que la condena de Dilma por el rechazo de las cuentas de 2014 por parte del TCU y del Congreso lo llevarían a la Presidencia. Renan disputa con Temer la influencia en el PMDB y se imagina que puede ser candidato en 2018 con el debilitamiento de los demás.

25. En el PT, la situación es tal vez aún más grave.

26. El programa económico conservador, al recortar inversiones públicas y los gastos de financiación del Gobierno, aumenta el desempleo y afecta la demanda, por lo que se reducen las perspectivas de ganancia, contrae las inversiones privadas, instaura la desconfianza en los “mercados” y reduce los ingresos tributarios normales, aumentando el déficit público.

27. Al aumentar la tasa de interés, el Gobierno (Banco Central) aumenta los gastos del Gobierno y la relación deuda/PBI, reduce la actividad económica y las perspectivas de ganancia y provoca la caída en la recaudación. Al no conseguir el aumento de ingresos normales por la dificultad en subir los impuestos, pasa a apelar a la venta de activos, lo que es una forma disfrazada de privatización, con resultados apenas temporarios.

28. Al provocar el desempleo, al apoyar medidas desfavorables para los trabajadores, como alteraciones en el seguro de desempleo, en las bonificaciones salariales y otras, y al provocar la reducción del crecimiento, el Gobierno mina su base de apoyo social y político y las bases sociales y políticas del PT.

29. La retracción de la demanda, el aumento de las tasas de interés, la contracción de las actividades del BNDES, la reducción de las oportunidades de inversión, la perspectiva de aumento de tributos, afectan los intereses de los empresarios y aumenta su descontento con el Gobierno y su política.

30. No existe liderazgo en el PT más allá de Lula que, por su parte, no ve cómo abandonar el programa económico del Gobierno Dilma sin acelerar su caída, pero se queja de la incapacidad de la Presidenta para el ejercício de la política.

31. Las encuestas de opinión pueden llegar a revelar niveles de rechazo muy superiores a los que se dieron en la víspera del impeachment de Collor. Para el caso en que los niveles de aprobación caigan por debajo del 5%, el desánimo y la desmovilización de los movimientos sociales y de los sindicatos, la perplejidad de los congresistas, la posición de los candidatos a prefecto en 2016, las continuas denuncias del Ministerio Público (en realidad de procuradores individuales) contra políticos vinculados al PT y contra el propio Lula, la agresividad social e intimidatoria conservadora, pueden generar una situación de gravísimo peligro político para la supervivencia de la democracia.

32. El Gobierno, apático, mareado e intimidado, parece creer en que su pureza hará que, finalmente, sobreviva, único puro, a la tempestad de denuncias que afectan a políticos y partidos sin comprender que el objetivo de la ofensiva conservadora no es luchar contra la corrupción y moralizar el país, sino derrocarlo y recuperar la hegemonía completa en la sociedad y en el Estado.

33. El Gobierno se retrae, no reacciona políticamente ni moviliza a los movimientos sociales y a los sectores que podrían apoyarlo en el enfrentamiento a esta ofensiva conservadora que hará que Brasil retroceda años en su trayectoria de lucha contra las desigualdades y sus vulnerabilidades, y de construcción de un país más justo, menos desigual, más democrático, más próspero y más soberano.

34. Es urgente la movilización de todas las fuerzas sociales progresistas para combatir el desempleo causado por el programa de ajuste, que está, esto sí, generando una inmensa crisis económica y social, para defender la democracia y a sus representantes legítimos, para defender las conquistas de los trabajadores, para defender a la empresa nacional, para defender el desarrollo del país, para defender la soberanía nacional y la capacidad de autodeterminación de la sociedad brasileña.

35. Para defender el Brasil.

* Escritor, político y diplomático brasileño. Durante el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva fue secretario general del del Ministério de Relaciones Exteriores hasta el 2009, cuando pasó a ser Ministro Jefe de la Secretaria de Asuntos Estratégicos de la Presidência de la República. Fue profesor de la Universidade de Brasília (UnB). Ex -Alto Representante-General del MERCOSUR.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario