Mar 25 2012
8962 lecturas

Pol铆tica

La P2, los Macri, Fiat y Techint en la guerra de Malvinas

A 36 a帽os del golpe de 1976 y 30 de la guerra de las Malvinas, subsisten puntos oscuros que requieren mayor investigaci贸n. Uno de ellos es el rol de la P-2, de los hermanos Franco y Tonino Macr矛, de la FIAT y de Techint en una negociaci贸n para canjear contactos que permitieran comprar misiles Exocet, por contratos de obras p煤blicas para las empresas italianas, incluyendo la ampliaci贸n de la red de subterr谩neos de Buenos Aires.

A treinta a帽os de la invasi贸n a las islas Malvinas dispuesta por la Junta Militar y la guerra con que Gran Breta帽a recuper贸 su posesi贸n, quedan aspectos oscuros que no se conocen o que han sido esclarecidos en forma parcial. Uno de ellos es la intervenci贸n de la Logia P-2, de los hermanos Franco y Tonino Macr矛, de la FIAT y de la Techint para obtener armamentos de 煤ltima generaci贸n pese al bloqueo brit谩nico y las condiciones econ贸micas de ese aporte, que incluyeron la concesi贸n de los subterr谩neos porte帽os a empresas italianas. Franco y Tonino son los padres respectivos de los actuales jefes de gobierno de la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires y de Vicente L贸pez, Maurizio y Jorge Macr矛. Esta es as铆 la prehistoria de un tema de estricta actualidad cuando se conmemoran las tres d茅cadas de aquel conflicto. La nueva generaci贸n de los Macr矛 encabeza la principal alternativa al kirchnerismo, mientras la FIAT y la Techint resisten como pueden la pol铆tica econ贸mica que, sin embargo, les ha permitido obtener ganancias extraordinarias.

Cristiano Rattazzi Agnelli ha parado varias veces la producci贸n de FIAT alegando falta de piezas importadas. Paolo Rocca presion贸 en forma desembozada por una devaluaci贸n del peso y se resisti贸 todo lo que pudo a la reinversi贸n de utilidades en el pa铆s, en lo que fue un caso testigo sobre la voluntad pol铆tica del gobierno por disciplinar a las mayores empresas.

Los Exocet

Uno de los momentos cr铆ticos de la guerra fue el hundimiento del destructor brit谩nico HMS Sheffield con un misil franc茅s Exocet lanzado desde un avi贸n naval Super Etendart. Como reflejo de la improvisaci贸n con que se decidi贸 ocupar las islas, la Argentina no ten铆a una provisi贸n suficiente de esas armas letales y en cuanto qued贸 en evidencia el da帽o que pod铆an causar a la flota real, el gobierno de Margaret Thatcher presion贸 al de Francia, para que no entregara nuevas unidades a la Argentina. Comenzaron entonces diversas gestiones para conseguir nuevos Exocet en el mercado negro. Algunas son conocidas, pero otras permanecen en las sombras.

La historia de la conexi贸n italiana fue descubierta de pura casualidad por el juez de Trento Carlo Palermo. Durante un allamiento en su investigaci贸n sobre tr谩fico de armas y drogas por parte de la P-2, Palermo encontr贸 documentos sobre un acuerdo entre Italia y la Argentina: si la dictadura pod铆a comprar los misiles habr铆a buenos negocios para empresas italianas en Buenos Aires. Seg煤n esa documentaci贸n, interven铆an en ese trato el secretario general del Partido Socialista italiano, Bettino Craxi, el gran maestre de la P-2, Licio Gelli, el banquero del Vaticano y de la mafia Roberto Calvi, los empresarios 铆talo-argentinos Franco y Tonino Macr矛 y Gaio Gradenigo, un torturador de las milicias fascistas de la Rep煤blica de Sal贸 fugado a la Argentina para eludir una condena de los aliados. Una carta, enviada por el representante en la Argentina de Craxi dec铆a que los hermanos Macr矛 鈥渞epresentan aqu铆 los intereses de la FIAT鈥. La Logia P-2, fundada por Gelli, tuvo entre sus integrantes a altos funcionarios de los gobiernos de Juan Per贸n, Ra煤l Lastiri e Isabel Mart铆nez, como Jos茅 L贸pez Rega, y a varios altos jefes de la dictadura militar que los desaloj贸 del poder, como los generales Carlos Su谩rez Mason y Luis Alberto Betti, los almirantes Emilio Eduardo Massera y Juan Questa y el capit谩n de Nav铆o Carlos Alberto Corti. En 1973 un colaborador de Gelli en la P-2, Giancarlo Elia Valori, puso en contacto a Massera con Juan Per贸n, quien le ofreci贸 la comandancia general de la Armada. Menos conocido es que quien present贸 a Valori con Ma-ssera fue el vicepresidente del directorio del diario Clar铆n, Horacio Rioja.

La Armada peruana aparecer铆a como el comprador de los Exocet, que luego se derivar铆an a la Argentina. El pago se har铆a con una carta de cr茅dito del Banco Central del Per煤. Pero la inteligencia brit谩nica detect贸 que la garant铆a era un dep贸sito de doscientos millones de d贸lares del Banco Andino de Lima, subsidiario y de propiedad total del Banco Ambrosiano, en el que Roberto Calvi administraba recursos del Vaticano. El capital del Andino hab铆a sido provisto por Ambrosiano Holdings y el grueso de sus pr茅stamos se dirig铆a a las empresas fantasma controladas por Licio Gelli, quien hab铆a huido a Uruguay y la Argentina luego de la condena en suspenso de Calvi por este tipo de operaciones. El Ambrosiano no colaps贸 de inmediato s贸lo porque el Instituto para las Obras Religiosas, conocido por la sigla IOR y caracterizado como el Banco del Vaticano, se comprometi贸 a respadarlo. Entre los materiales que el juez secuestr贸 hab铆a un contrato para la provisi贸n de 52 Exocet a un costo de 985.000 d贸lares cada uno en la operaci贸n denominada Pampa, a cargo del capit谩n de nav铆o Carlos Alberto Corti, uno de los argentinos miembros de la P-2. La investigaci贸n del juez Palermo termin贸 con la carrera pol铆tica de Craxi, quien muri贸 refugiado en Africa para evitar el juicio.
Orden de captura
Palermo tambi茅n orden贸 la captura de los hermanos Macr矛. Una carta remitida desde Buenos Aires por el representante de Craxi contaba que en febrero de 1982 鈥淢acr矛 ofreci贸 gen茅ricamente al gobierno argentino la total disponibilidad de las empresas italianas a colaborar con el aprovisionamiento para la guerra de las Malvinas, incluyendo helic贸pteros. A cambio de este apoyo pol铆tico el gobierno argentino 鈥揼en. Galtieri鈥 se compromete a dar a Macr矛 y al grupo que representa 鈥搚 sigue representando鈥 la concesi贸n para ampliar y explotar por veinte a帽os la red subterr谩nea, llev谩ndola al doble de su extensi贸n鈥.

El autor de la carta que el juez Palermo encontr贸 en un allanamiento era Gradenigo. Hab铆a integrado la milicia fascista Guardia Republicana Nacional, en la que se des
tac贸 como torturador. Condenado a dieciocho a帽os de prisi贸n al terminar la guerra, nunca fue arrestado y en 1946 huy贸 a la Argentina, donde se convirti贸 en uno de los grandes personajes de la colectividad. Dirig铆a el quincenario Risorgimento e integraba el neofascista Movimiento Social Italiano, al que enviaba aportes econ贸micos desde la Argentina.

Corti era representante de Gelli en la Argentina y se hab铆a casado con una sobrina del Gran Maestre. El juez Palermo verific贸 que Macr矛 hab铆a adquirido las operaciones de la FIAT en la Argentina, 鈥渃on fondos de procedencia dudosa鈥, que en conjunto con funcionarios italianos estaba interesado en la concesi贸n de los subterr谩neos de Buenos Aires, que presid铆a la Comisi贸n Argentina por una Paz Justa que tramit贸 en Italia el levantamiento de las sanciones econ贸micas, para lo cual se reuni贸, entre otros, con Craxi.

El propio Gradenigo confirm贸 las tratativas para la provisi贸n de armas y hasta el uso de documentos falsos. La investigaci贸n tambi茅n confirm贸 que en 1980 se hab铆a formado la UTE Metrobaires, que seg煤n la carta ganar铆a la licitaci贸n de los subterr谩neos a cambio de los armamentos que la Junta necesitaba para la guerra del Atl谩ntico Sur. Palermo cotej贸 estos datos con documentos oficiales seg煤n los cuales el gobierno italiano garantizar铆a los trabajos por mil setecientos millones de d贸lares y, en caso de adjudicaci贸n, Metrobaires asignar铆a parte de las obras a FIAT Argentina. Entre las empresas italianas que integraban la UTE estaba Techint Argentina. Otro miembro de la P-2, Arrigo Molinari, declar贸 ante el juez Palermo que Roberto Calvi hab铆a financiado todo el esfuerzo b茅lico argentino en las Malvinas. El 10 de mayo, Gelli regres贸 en forma clandestina a Italia desde Buenos Aires, para exigir a Calvi los ochenta millones de d贸lares que los traficantes de armas ped铆an por los Exocets para la Marina argentina.
Un mensaje en la heladera

En la heladera de su hotel en Buenos Aires el juez Palermo encontr贸 una notita que lo amenazaba con hacerlo saltar. Luego de un atentado al que sobrevivi贸, Palermo se alej贸 de la judicatura y la causa languideci贸. En su autobiograf铆a Franco Macr矛 califica el episodio de 鈥渞id铆culo y falso鈥, aunque admite la gesti贸n por la paz y sostiene que la licitaci贸n 鈥測a hab铆a ocurrido y la 煤nica empresa que hab铆a presentado oferta hab铆a sido Techint鈥, lo cual dista de ser una desmentida. El 10 de agosto de 1983, Licio Gelli se fug贸 de la c谩rcel suiza en la que estaba detenido. Versiones de la prensa europea indicaron que habr铆a actuado un comando militar argentino.

*Periodista de P谩gina 12, presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales. Desde Roma

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. teresa
      4 noviembre 2013 4:27

      驴Habr谩 sido uno de los motivos por el cual fue colgado de un puente en Londres Roberto Calvi?….y los Macri muy orondos y ganando elecciones…. 驴no dan un poco de miedito?….