Abr 5 2013
570 lecturas

Sociedad

La política en barcos de papel

inunda1

 

Las inundaciones provocadas por la intensa lluvia durante la madrugada del 2 de abril, dejaron el reflejo de una sociedad dañada debido a la ausencia de políticas estatales eficientes. 51 muertos contabilizados oficialmente y más de 3 mil personas evacuadas son las vidas humanas que se llevaron Estados deficientes y faltos de respuestas ante las precariedades sociales y urbanas. | Red Eco

 

En la madrugada del 2 de abril, en la Capital y el Gran Buenos Aires cayeron más de 180 milímetros de agua, lo que produjo inundaciones en calles y viviendas, cortes de luz, 51 muertos contabilizados oficialmente y más de 3.000 personas evacuadas.
La falta de políticas de planeamiento urbano, las deficiencias en materia de infraestructura, la construcción inmobiliaria de manera descomunal, la especulación con la tierra, la desidia de los gobiernos, son algunas de las responsables causas del devastador temporal.

 

Gustavo del Plats, integrante de Proto Comunas Caballito, en diálogo con el programa Los Locos de Buenos Aires en FM La Tribu, explicó las falencias en las políticas de planeamiento urbano que se encuentran relacionadas con las inundaciones.

 

“Lo sucedido pone en evidencia la crisis de un modelo que empezó hace 100 años, el cual plantea que el hombre puede dominar a la naturaleza, puede moldear a su gusto y antojo y que con buena ingeniería se solucionan los problemas. Indudablemente estos 100 años han probado que por más grande que uno haga el caño, en algún momento, si solamente nuestra única respuesta es hacer un caño grande, el caño desborda
“(…) Los caños máximos de los pluviales son los de los arroyos que están entubados, decisión que fue errónea, porque cuando se los entuba se pierde dimensión del vado de inundación que tiene el arroyo. inunda2Después se lo loteó y se vendió para que la gente viva arriba, se les dijo que como había un caño no iba a pasar nada pero poco a poco se va impermeabilizando el suelo de la Ciudad de Buenos Aires, la política de planeamiento urbano no tiene en cuenta la capacidad de absorción del subsuelo y se va cambiando terreno absorbente por cemento haciendo cada vez que mayor cantidad de agua vaya a los mismos sistemas pluviales.”

 

El arquitecto y doctor en urbanismo Guillermo Tella también declaró públicamente que en la Ciudad las inundaciones son un fenómeno evitable “Las lluvias evidenciaron las deficiencias en materia de infraestructura. Lo sucedido responde a un montón de decisiones que se han tomado y en algún momento estallan (…) Las ciudades construyen cada vez más, pero hay que ver la calidad. Las ciudades deben crecer de manera sana, con espacios verdes, con calidad de vida”.

 

Sin embargo, la indignación frente a la situación estalla cuando las autoridades responsables se acusan entre sí sin tomar cartas en el asunto, cuando el jefe de gobierno de la ciudad Mauricio Macri justifica su ausencia “porque necesitaba unos días de descanso”, cuando la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, dice, tras los abucheos recibidos por parte de los damnificados: “Hay algunos que no son vecinos, son agitadores y violentos que no quieren ayuda”.

 

Desde el Frente Popular Darío Santillán manifestaron su repudio hacia el gobierno provincial y nacional
“No podemos dejar de señalar a los respectivos gobiernos por su criminal imprevisión, la falta de ejecución de las obras pertinentes para evitar o al menos reducir los efectos de las lluvias. El jefe de gobierno porteño Mauricio Macri, así como el intendente de La Plata Pablo Bruera y el gobernador Daniel Scioli, junto con la presidenta Cristina Fernández, deben asumir su responsabilidad ante la falta de previsión y la ausencia de inversiones en obras de infraestructura necesarias para evitar el efecto mortal de las precipitaciones”.

 

Desde la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) vincularon el hecho con una ausencia total del Estado que sigue asesinando.
“La bronca contenida de los que vieron sus hogares destruidos, los familiares de las víctimas, los compañeros del trabajador asesinado por la ineficiencia empresaria debería mirar hacia un único responsable, que no es precisamente el destino o la fatalidad, en la que se excusan tanto Daniel Scioli como Mauricio Macri. En cada una de estas injusticias, están las huellas de un Estado ausente, de funcionarios ineptos, soberbios e insensibles que solo atinan a echarse las culpas mutuamente. Nadie se hace responsable”, sostuvieron a través de un comunicado de prensa.

 

Es clara la retirada del Estado ante la precaria situación social. La realización de un mapa de riesgo hídrico de la Ciudad de Buenos Aires podría pensarse como una solución preventiva pero los grandes negocios inmobiliarios parecen dar más réditos económicos que “pagar” las pérdidas que arrastra un temporal.
Gustavo del Plats sostuvo: “Los dueños de las grandes constructoras, las grandes inmobiliarias, la Cámara Argentina de la Construcción, se oponen a la propuesta ya que el valor de las propiedades bajaría muchísimo (…) inunda3Por cada metro cuadrado que convertimos de espacio verde a cemento estamos garantizando inundación, si están trabajando todo el tiempo para la inundación no pueden quejarse cuando se inunde”.

 

Mientras las políticas nacionales y provinciales siguen navegando en la avaricia, en el acrecentamiento de bienes individuales, en el constante saqueo de los bienes comunes, en la devastación de la naturaleza, en la cómplice falta de control a las empresas responsables de muertes, la retirada del agua deja en evidencia un Estado deficiente y falto de respuestas ante las precariedades sociales y urbanas.
——
* En www.argenpress.info

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario