Ago 10 2013
1219 lecturas

PolíticaSociedad

Las guerras de Obama no se toman vacaciones

Mientras la familia Obama se prepara para pasar las vacaciones en la isla Martha‚Äôs Vineyard, alguien deber√≠a recomendarle al Presidente que lleve el libro ‚ÄúTrampa 22‚ÄĚ (cuyo t√≠tulo original en ingl√©s es Catch-22) como lectura de verano. Esta cl√°sica s√°tira contra la guerra del escritor Joseph Heller, publicada en 1961 y basada en las experiencias del autor como piloto de un avi√≥n de combate en la Segunda Guerra Mundial, lamentablemente es muy pertinente en la actualidad, cuando las guerras de Obama en Afganist√°n y otras partes del mundo contin√ļan prolong√°ndose.

El t√≠tulo de la novela de Heller hace referencia a la regla de un r√©gimen militar ficticio, seg√ļn la cual solamente es posible escapar al servicio militar si se es loco, pero si se solicita ser exonerado del servicio militar se considera que la persona es cuerda y, por tanto, tiene el deber de servir en el ej√©rcito, lo que deja a los personajes atrapados en un callej√≥n sin salida. Heller escribe en su libro ‚ÄúS√≥lo hab√≠a una trampa, y era la 22, que establec√≠a que preocuparse por la propia seguridad ante peligros reales e inmediatos era un proceso propio de mentes racionales. Orr estaba loco y pod√≠an retirarlo del servicio; lo √ļnico que ten√≠a que hacer era solicitarlo. Y en cuanto lo hiciera, ya no estar√≠a loco y tendr√≠a que cumplir m√°s misiones‚ÄĚ.

Barack Obama present√≥ su candidatura a las elecciones primarias de Estados eeuu catch22Unidos de 2008 como la alternativa contra la guerra. Su principal rival era Hillary Clinton, cuya nominaci√≥n como candidata a la presidencia por el Partido Dem√≥crata parec√≠a inevitable. Algunos a√Īos antes, en un discurso pronunciado en Chicago el 2 de octubre de 2002, Obama declar√≥ su oposici√≥n a la inminente invasi√≥n de Irak y la denomin√≥ una ‚Äúguerra tonta, una guerra precipitada, una guerra no basada en la raz√≥n sino en la pasi√≥n, no basada en principios sino en la pol√≠tica‚ÄĚ. Como miembro del Senado de Estados Unidos, Obama prometi√≥ obstruir todo proyecto de ley que otorgara inmunidad retroactiva a las grandes empresas de telecomunicaciones que cooperaron en el programa del Gobierno de Bush de escuchas telef√≥nicas de ciudadanos estadounidenses sin √≥rdenes judiciales. Y el mismo d√≠a en que asumi√≥ la presidencia por primera vez, como recordar√°n, Obama prometi√≥ cerrar la prisi√≥n de Bah√≠a de Guant√°namo.

¬ŅPuso Obama fin a la guerra de Irak? Definitivamente no, al menos no para los iraqu√≠es. Julio fue uno de los meses m√°s sangrientos en el pa√≠s desde el aumento de la insurgencia contra el Gobierno iraqu√≠ impuesto por Estados Unidos. En lo que va del a√Īo, m√°s de 4.000 iraqu√≠es han muerto, la mayor√≠a en ataques con bomba contra civiles, y alrededor de 10.000 resultaron heridos en ataques de sun√≠es contra chi√≠es o viceversa. El 22 de julio, hubo un ataque militar insurgente contra la prisi√≥n de Abu Ghraib, que se hizo tristemente c√©lebre hace diez a√Īos por las fotos estremecedoras de abusos contra prisioneros por parte de soldados estadounidenses. Quinientos prisioneros fueron liberados durante el ataque, entre ellos varios l√≠deres de al-Qaeda. La organizaci√≥n Transparency International clasific√≥ al gobierno de Irak como el s√©ptimo gobierno m√°s corrupto del mundo, por encima de Sud√°n, Afganist√°n, Corea del Norte y Somalia. Trece soldados estadounidenses murieron en Afganist√°n en julio, entre ellos Caryn Nou, una soldado de 29 a√Īos que ten√≠a dos hijos.

La adopci√≥n de Obama de un Estado de vigilancia es ahora evidente, tras las revelaciones del informante de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden. En diciembre de 2007, la oficina del entonces senador Obama emiti√≥ un comunicado de prensa que afirmaba ‚ÄúEl senador Obama se opone firmemente a otorgar inmunidad retroactiva a las empresas de telecomunicaciones y ha apoyado la iniciativa del senador Dodd de eliminar esa disposici√≥n del proyecto de ley FISA. Otorgar dicha inmunidad va en contra de las protecciones constitucionales que los estadounidenses esperan que el Congreso defienda. El senador Obama apoya la obstrucci√≥n de este proyecto de ley y exhorta a otros legisladores a que hagan lo mismo‚ÄĚ. Eso dec√≠a el comunicado de prensa publicado en su sitio web. Meses m√°s tarde, Obama no solo no obstruy√≥ el proyecto de ley, sino que vot√≥ a favor de √©l. Ahora, el Presidente Obama se niega a reunirse con el Presidente Vladimir Putin el mes pr√≥ximo en Rusia, debido a que Putin otorg√≥ asilo temporal a Snowden.

Guantanamo 7Adem√°s, est√° la prisi√≥n de Guant√°namo. Cien de los 166 prisioneros que est√°n detenidos all√≠ llevan seis meses en huelga de hambre. El Pent√°gono est√° alimentando a muchos prisioneros por la fuerza. Se ha autorizado la liberaci√≥n de ochenta y seis de ellos. La mayor√≠a de los 166 nunca fueron acusados y algunos permanecen detenidos en esas condiciones desde hace m√°s de 11 a√Īos. Dicen que hay una desesperaci√≥n generalizada entre los prisioneros, tanto que preferir√≠an morir de hambre antes que tener que soportar m√°s de lo mismo. El Presidente Obama afirm√≥ en abril: ‚ÄúNo quiero que estas personas mueran. Obviamente el Pent√°gono est√° tratando de manejar la situaci√≥n lo mejor posible, pero creo que todos deber√≠amos reflexionar sobre por qu√© estamos haciendo esto‚ÄĚ. De modo que hace que los alimenten por la fuerza para mantenerlos con vida, sin acusaci√≥n, sin un final en vista. Aunque el Gobierno de Obama libere a dos prisioneros, un plan que el Secretario de Prensa, Jay Carney, revel√≥ el viernes pasado, a√ļn quedan 164 prisioneros languideciendo ah√≠.

Antes de salir de vacaciones, el Comandante en Jefe Obama pronunci√≥ un apasionado discurso a los infantes de marina de Camp Pendleton, California. En otro lugar, el soldado Bradley Manning asisti√≥ a otro d√≠a de su audiencia de condena. El protagonista del libro de Joseph Heller ‚ÄúTrampa 22‚ÄĚ, el capit√°n Yossarian, sostiene a un compa√Īero moribundo, casualmente llamado Snowden, que muere en sus brazos. La experiencia suscita la oposici√≥n de Yossarian a la guerra. Del mismo modo, Bradley Manning fue a la guerra, detest√≥ lo que vio y tom√≥ medidas al respecto, al filtrar documentos para generar un debate a nivel nacional.

La descripción de Heller de la guerra, cruda y descarnada, si bien se basó en su propia experiencia, es parte de la ficción, mientras que las guerras de Obama, sus ataques con aviones no tripulados, su guerra contra los informantes, son muy reales.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario