Mar 10 2006
1134 lecturas

Humor

MAGIA MATEMÁTICA Y CHOCOLATERA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

1. ¿Cuantas veces por semana le apetece comer chocolate?. Si no lo sabe con seguridad elija al azar un número, entre cero («¡odio el chocolate!») y 10 (que viene a significar algo así como «no puedo vivir sin mi barra de chocolate»).

2. Multiplique este número –recuerde entre cero y diez– por dos. El resultado siempre será par.

3. Sume cinco.

4. Si la necesita, active la calculadora del ordenador –o tome la que lleva en el bolsillo o la cartera o tiene a la mano en alguna parte–: deberá multiplicar el resultado de las operaciones anteriores por 50.

Si quiere hacer la multiplicación mentalmente o con lápiz y papel, hágalo. Lo importante es el resultado, no el método.

5. ¡Atención! Si ya ha cumplido años en lo que va de 2006 sume 1.756, pero si aun no ha tenido la oportunidad de festejarlo porque falta para el «cumple», sume 1.755 al producto de la multiplicación.

6. Ahora un esfuerzo final: reste el año de su nacimiento (el año completo, no las útimas dos cifras, tienen que ser los cuatro dígitos).

foto
Y ahora la sorpresa:

No porque el resultado final de tan laboriosas operaciones sea un número de tres dígitos, sino porque:

a. El primer dígito indicará el número real de veces a la semana en que le gustaría comer un poco de chcolate. Hágale caso en lo sucesivo.

b. Asegúrese –por esas cosas de la discreción o la coquetería– que nadie mira el monitor sobre su hombro, porque los otros dos dígitos –sí, léalos de nuevo– señalan sin asomo de duda su edad medida en años.

Por alguna razón extraña esta consulta no da los mismos y exactísimos resultados si en vez de chocolates elige otra comida. O bebida. Si elige como referencia un año que no sea 2006, no respondemos por los resultados.

Ni la matemática maya ni la pitagórica han podido decirnos por qué.

De nada. ¡Feliz chocolate!

———————————–

Agradecemos a la gentil lectora que nos envió estos apuntes ¡y un chocolatín! por vía áerea desde Venezuela. Venezuela, incidentalmente, solía producir, a juicio de los entendidos, uno de los mejores cacaos del mundo.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario