May 22 2016
1771 lecturas

OpiniónPolítica

Malcorra-Serra: rearmando el vasallaje y la internacional del terror

 

En un fuerte giro de la política exterior de Brasil que sintoniza con lo ocurrido también en Argentina al asumir Mauricio Macri la presidencia, el canciller José Serra  será recibido este lunes 23 en Buenos Aires por la canciller Susana Malcorra, en el que será el primer contacto en persona entre ambos.

Desde Brasilia, Serra, perdedor de las anteriores elecciones presidenciales, dijo que la Argentina, M√©xico, Estados Unidos y la Uni√≥n Europea, son, literalmente en ese orden, las prioridades del gobierno interino de Michel Temer. ¬ęLa sociedad con Argentina es fundamental‚ÄĚ, lanz√≥.

Serra ¬†llam√≥ abiertamente a construir desde el Mercosur ‚Äúpuentes con la Alianza del Pac√≠fico‚ÄĚ, que nuclea a Chile, Colombia, M√©xico Y Per√ļ, un punto que tambi√©n est√° en la agenda de Macri, quien confirm√≥ que estar√° presente en la cena de los presidentes de la cumbre del Pac√≠fico, en Puerto Varas, el 1 de julio.

¬ęLa diplomacia volver√° a reflejar de manera transparente e intransigente los leg√≠timos valores de la sociedad brasile√Īa y los intereses de su econom√≠a al servicio de Brasil como un todo, y no m√°s de las conveniencias y las preferencias ideol√≥gicas de un partido pol√≠tico y de sus aliados externos¬Ľ, dijo.

Serra, quien fue siempre profundamente cr√≠tico del Mercosur, ahora dice que el bloque debe fortalecerse aunque tambi√©n flexibilizarse, tal como lo propusiera ‚Äďsin aval del partido de gobierno ni del Parlamento-, el canciller uruguayo Nin Novoa al asumir la presidencia prot√©mpore del grupo regional.ar susana malcorra3

M√°s all√° de ser una demostraci√≥n de vasallaje, la ‚Äúflexibilizaci√≥n‚ÄĚ, la ‚Äúrefundaci√≥n‚ÄĚ significan lisa y llanamente el desmonte de los procesos de integraci√≥n regional -Mercosur, Unasur, Celac- que lograron su mayor impulso gracias al entendimiento de los gobiernos progresistas de la regi√≥n, y la promoci√≥n de un nuevo proceso de total dependencia de la regi√≥n

El Mercosur tiene prohibido por una cláusula hacer acuerdos con terceros países si no es de manera grupal y consensuada, pero desde hace tiempo hay intenciones de abrirlo.

Ahora que en Brasil lograron desplazar, aunque por ahora sea solo temporalmente, a Dilma, todas las baterías de la derecha internacional se han enfilado hacia Venezuela, y no van a descansar hasta obtener un resultado que satisfaga su necesidad de revancha. Han tenido la paciencia y el apoyo necesario para construir las condiciones que les permitan pensar en ir al asalto del poder político.

En esta ofensiva est√°n echando la casa por la ventana y tratan de no dejar ninguna punta de la madeja descuidada; a√ļn as√≠, la Revoluci√≥n Bolivariana se mantiene en medio del griter√≠o hist√©rico.

Por  lo visto en Argentina y Brasil ya se sabe qué les esperaría a los venezolanos: una venganza en toda regla para tratar de dejar bien claro que quien se atreve a desafiar al los poderes del estatus quo y pax estadounidense, lo paga caro.

Malcorra fija las pautas de Washington

Malcorra y Hammond, canciller brit√°nico

Malcorra y Hammond, canciller brit√°nico

Días antes de regresar desde Estados Unidos a Buenos Aires, ya confirmada como nueva canciller de Argentina, Susana Malcorra se reunió con Thomas Shannon, Subsecretario de Estado para asuntos políticos de América Latina. Este la felicitó por su nueva responsabilidad y le adelantó que estaban dadas todas las condiciones en América Latina para que antes de finalizar el primer semestre del 2016 el presidente Barack Obama visitara su país.

Aquello que Shannon le dijo a Malcorra en diciembre, es lo que estamos viviendo hoy.¬†El golpe judicial-medi√°tico-parlamentario que desplaz√≥ a Dilma Rousseff de la presidencia brasile√Īa, adem√°s de sacar del poder al Partido de los Trabajadores y suspender los programas sociales y otros beneficios para los m√°s despose√≠dos, buscaba dejar en claro que un nuevo gobierno neoliberal en Brasilia significa una amenaza a sus vecinos, como Venezuela, Bolivia, Ecuador, en un listado que bien puede extenderse.

La visita de Barack Obama a la Argentina y su apoyo al proyecto neoliberal de Mauricio Macri, junto a su silencio c√≥mplice respecto al golpe en Brasil,¬† revela los objetivos centrales de EE.UU. en la regi√≥n: romper su aislamiento con lo que a√ļn considera su ‚Äúpatio trasero‚ÄĚ y lograr, con otros formatos, rehacer el ALCA. Lo planificado por Shannon con Malcorra y Macri ‚Äďa quien le hicieron creer que era un l√≠der regional- era garantizar el retorno a los a√Īos en que la pol√≠tica de EE.UU. era determinante para la pol√≠tica exterior de todo el continente. Y para ello es muy importante concretar una s√≥lida alianza entre Brasil y Argentina, Sin Kirchner ni Lula, sin Dilma ni Cristina.

Susana Malcorra, que fue la primera en reconocer el gobierno de Temer como leg√≠timo, ha presentado ‚Äďcontra las resoluciones de la ONU- su postulaci√≥n a la Secretaria General del organismo, y habla de la necesidad de ‚Äúdesideologizar‚ÄĚ la pol√≠tica exterior y su preocupaci√≥n por la posibilidad de una ‚Äúguerra civil‚ÄĚ en Venezuela. La traducci√≥n de desideologizar significa volverse a alinear con los intereses de las potencias occidentales, tal como lo expres√≥ tras su reuni√≥n con el canciller brit√°nico.

‚ÄúHay un enorme potencial de cosas que podemos hacer en el comercio, en inversiones, en cultura, en turismo. Hay un espacio com√ļn, hay una historia con Gran Breta√Īa que ha sido una oportunidad perdida cuando nos dedicamos a mirar desde el foco chico de Malvinas. El presidente Macri dice que Espa√Īa es un buen espejo para mirarnos porque no podemos negar lo qu es Gibraltar para los espa√Īoles¬† y para los ingleses, y sin embargo son socios estrat√©gicos en una enorme cantidad de cosas, incluyendo un mill√≥n de ingleses que tienen residencia en Espa√Īa. Entonces, argentinos, ¬°a las cosas!‚ÄĚ, se√Īal√≥.

Y adelant√≥ lo que sostendr√° ante Serra: ‚ÄúNecesitamos que Brasil salga de esta crisis lo m√°s r√°pido posible. No solo es Brasil nuestro principal socio vecino, ya que representa un 40% de nuestro comercio, estamos condicionados mutuamente a un futuro mejor o peor. La crisis est√° afectando a nuestro comercio seriamente. Cay√≥ el 30% en el primer trimestre de este a√Īo‚ÄĚ. Lo que olvid√≥ decir es que eso se debe, en gran parte, a los medidas tomadas por su gobierno.

Dej√≥ en claro que m√°s all√° de las declaraciones p√ļblicas, hay un mundo subterr√°neo y secreto en las relaciones: ‚ÄúSomos muy conscientes de que la diplomacia no significa necesariamente hablar p√ļblicamente y en voz alta‚ÄĚ. Y la meta de Serra y Malcorra es una sola, que la regi√≥n quede definitivamente sometida como hasta hace 15 a√Īos al arbitrio de Washington, con el gobierno de Barack Obama o el de Trump, Clinton a quien lo suceda, porque en Estados Unidos el poder f√°ctico no cambia..

Argentina y ahora Brasil quedaron gobernados por las multinacionales. El objetivo de Malcorra es claro y parereciera ser que acceder√° al premio mayor si logra la desestabilizaci√≥n definitiva de Venezuela, √ļltimo basti√≥n de resistencia de la regi√≥n. La desintegraci√≥n regional y los Tratados de Libre Comercio son los objetivos concretos.

Habr√≠a que preguntarse qu√© intereses est√°n jugando Chile y Uruguay en este escenario, ¬†en el d√≠a de hoy los cancilleres de los tres pa√≠ses han hecho un ‚Äúurgente llamado al di√°logo pol√≠tico‚ÄĚ en Veneuela, que ‚Äúatraviesa una grave polarizaci√≥n‚ÄĚ. Si bien han aclarado que respetar√°n el principio de no injerencia soberana, el solo hecho pol√≠tico de la declaraci√≥n constituye en s√≠ mismo una intervenci√≥n en la vida pol√≠tica interna de Venezuela .

Ay, Brasil

br temer golpistaEn pocas horas, la derecha canceló los ministerios de Cultura, del Trabajo, del Desarrollo Agrario (que se ocupaba de agricultura familiar), e incorporó los ministerios y secretarias de la Mujer, de la Igualdad Racial, de los Derechos Humanos al Ministerio de Justicia, cuyo titular es nada menos que Alexandre de Moraes, tristemente famoso por la represion homicida en Sao Paulo, y que ha comparado las manifestaciones de masa que se han tomado la calle con las acciones de la guerrilla, sostenendo que tienen que ser tratadas como tales.

Al igual que el esquema desarrollado por el macrismo, el nuevo ministro de Agricultura es el ‚Äúrey‚ÄĚ de la soja, Blairo Maggi, un oligarca de origen italiano investigado por corrupci√≥n, mientras que los ministerios de Educaci√≥n y de Salud, quedaron bajo la tutela oscurantista del fundamentalismo evang√©lico y neopentecostal.

Faltando pocos meses para los Juegos Ol√≠mpicos, el ca√≥tico escenario pol√≠tico y econ√≥mico de Brasil representa una verdadera inc√≥gnita, tambi√©n para los ‚Äúmercados‚ÄĚ que han apostado al cambio de gobierno. La √ļnica certeza es que no ser√° caracterizado por la paz social, sino por una gran turbulencia.

Serra llam√≥ abiertamente a construir desde el Mercosur ‚Äúpuentes con la Alianza del Pac√≠fico‚ÄĚ, que nuclea a Chile, Colombia, M√©xico Y Per√ļ . Este es un punto que tambi√©n est√° en la agenda de Macri, quien confirm√≥ que estar√° presente en la cena de los presidentes de la cumbre del Pac√≠fico, en Puerto Varas, el 1 de julio.

¬ęLa diplomacia volver√° a reflejar de manera transparente e intransigente los leg√≠timos valores de la sociedad brasile√Īa y los intereses de su econom√≠a al servicio de Brasil como un todo, y no m√°s de las conveniencias y las preferencias ideol√≥gicas de un partido pol√≠tico y de sus aliados externos¬Ľ, dej√≥ en claro el nuevo ministro de Relaciones Exteriores. El PT mantuvo una fuerte alianza, por ejemplo, con el gobierno chavista de Venezuela.

Por su parte Serra, siendo profundamente crítico del Mercosur, ahora dice que el bloque debe fortalecerse aunque también flexibilizarse. El Mercosur tiene prohibido por una cláusula hacer acuerdos con terceros países si no es de manera grupal y consensuada, pero desde hace tiempo hay intenciones de abrirlo.

La reunión en Buenos Aires

br Jose Serra y Michel Temer

José Serra, Michel Temer

Este ser√° el primer di√°logo oficial Malcorra-Serra, y en √©l se seguir√° marcando lo ¬ęestrat√©gico de la relaci√≥n bilateral¬Ľ y se evitar√° la palabra ¬ęgolpe de Estado¬Ľ, para marcar una hoja de ruta en lo regional e internacional. Es probable que el secretario de Asuntos Estrat√©gicos de la Jefatura de Gabinete, Fulvio Pompeo; el jefe de Gabinete, Marcos Pe√Īa, y hasta Macri se sumen a la reuni√≥n con Serra.

La preocupación del gobierno argentino es que la crisis de su vecino se profundice, lo que haría que la cada vez más deprimida economía argentina no se vea más afectada del impacto sufrido hasta ahora. Desde que se inició el proceso de juicio político a Dilma, las exportaciones argentinas se vieron resentidas sustancialmente: las exportaciones globales argentinas dependen en un 40% del comercio con Brasil.

Pero lo cierto es que el ministro argentino de Ecojom√≠a, Pat Gray coincide con las posiciones de Serra, quien tiene la idea fija de entregar el petr√≥leo brasile√Īo a trasnacionales petrol√≠feras internacionales (en especial el proyecto Pre-sal) y as√≠ se lo hizo saber extempor√°neamente a sus representantes en una reuni√≥n que intent√≥ ser secreta, realizada en Foz de Iguaz√ļ. El ministro argentino tambi√©n espera entregar la estatal petrolera YPF (y sobre todo el yacimiento de Vaca Muerta en el sur del pa√≠s) a las trasnacionales y en los sue√Īos de Nin Novoa y sus mandantes¬† para negociar los nuevos yacimientos¬† del Atl√°ntico uruguayo.

El  gobierno de Macri también intentará avanzar en temas centrales de la relación, como es la negociación por un eventual acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, tras las frustraciones ante la falta de interés de los europeos.

Serra present√≥ en Itamaraty una suerte de ¬ędec√°logo de directrices¬Ľ donde plante√≥, que los principales focos de la ¬ęnueva pol√≠tica exterior¬Ľ se dirigir√°n a la Argentina, M√©xico, Estados Unidos y la UE.

En los a√Īos 1970 y ‚Äô80, el Plan C√≥ndor fue la coordinaci√≥n de las dictaduras c√≠vico-militares de Am√©rica Latina, con la supervisi√≥n de Washington y de la CIA, para eliminar los opositores pol√≠ticos, a trav√©s del secuestro, la tortura y el homicidio de millares de dirigentes y militantes de las organizaciones populares.

Hoy, en el cuarto lustro del siglo XXI asistimos a una reedici√≥n ‚Äúmoderna‚ÄĚ del Plan C√≥ndor, a trav√©s de la nueva modalidad de golpes institucionales. Ya no hacen falta fuerzas armadas, tanques ni bayonetas, hoy basta el control del aparato judicial, de los medios de comunicaci√≥n y de los parlamentos, para retornar al vasallaje, desconociendo la voluntad de los pueblos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Coment√°rios - A√Īadir comentario

Comentarios

  1. Ruth
    24 mayo 2016 15:28

    ¬ęLa internacional del terror¬Ľ… Hasta donde yo se, el Sr. Jos√© Serra se tuvo que refugiar en una embajada para proteger su vida amenazada por los esbirros del Plan C√≥ndor en ocasi√≥n del Golpe de Estado contra el Presidente Allende. El periodista debe ser muy joven.

  2. Aram Aharonian
    26 mayo 2016 3:38

    C√≥mo cambia la gente ¬Ņno?