Ene 21 2013
1376 lecturas

OpiniónPolítica

Mud, en inglés es lodo; Cochez suena parecido a cochino, es decir: cerdo, y Corina no significa nada

mud1La Mesa de Unidad Democrática decidió no marchar el 23 de enero. En lugar de eso, se encerrarán en un local que acepta un aforo limitado. La razón que han enarbolado para esto es realmente ridícula: que la marcha del chavismo pretendía generar violencia, y que ellos reculan para resguardar la paz de Venezuela.
¿Será tan así? | NÉSTOR FRANCIA.*

 

Todo el mundo ha visto cómo son las multitudinarias manifestaciones del chavismo, pletóricas de alegría, de amor, de disciplina. No hay en ellas jamás violencia, ni hacia los otros ni entre los asistentes mismos. Como me dijo una visitante argentina que estuvo en la concentración del cinco de enero, cuando se eligió la nueva directiva de la Asamblea Nacional: “Es hermoso”.

 

La verdad verdadera es que han adoptado una decisión acomodaticia para tratar de resolver el dilema que planteamos en un análisis anterior:
“La derecha se encuentra en una encrucijada: si suspende su marcha del 23, quedará en evidencia su mermada situación política actual. Si no lo hace, la evidencia será igual, cuando la gente compare entre una marcha que sería muy pobre, si se da finalmente, y la del chavismo… La contrarrevolución está en un callejón sin salida”.

 

Se fueron por la tangente tratando de ocultar su evidente debilidad, demostrada por el nulo apoyo popular que han tenido las escuálidas manifestaciones “estudiantiles”, las “huelgas de hambre” y encadenamientos, y en general las distintas convocatorias recientes de la derecha, mientras el chavismo muestra un notable vigor de calle. Se refugiaron en un rincón del callejón.

 

Sobre dictaduras
En torno a este asunto hay dos interpretaciones de dirigentes bolivartanos que no compartimos del todo. Una es del vicepresidente Maduro, quien dijo:
“Vamos a hacer lo que nos corresponde hacer: reivindicar el espíritu cívico-militar del 23 de enero, que derrocó la última dictadura que existió en Venezuela”.

 

Esto no es cierto. La dictadura del puntofijismo fue peor que la de Pérez Jiménez, como asomó Fernando Soto Rojas. Esa dictadura que duró 40 años, escondía tras elecciones amañadas de mil maneras, una orgía de exclusión, miseria, sangre, muerte y persecuciones. En realidad, las de Pérez Jiménez y del puntofijismo fueron una sola dictadura, en momentos y con rostros diferentes: la dictadura de la burguesía contra el pueblo, la que derrocaron Chávez y ese pueblo el año 1998.

 

La otra interpretación con la que no estamos de acuerdo fue la del gobernador Tarek El Aissami, que declaró:
“Recularon porque ellos sabían que nosotros no nos íbamos a calar de nuevo un 12 de abril y los íbamos a esperar en Miraflores, y los íbamos a esperar rodilla en tierra para defender a Chávez y a la revolución”.

 

Es posible que haya existido esa intención, pero el que el pueblo chavista fuera a estar en la calle no los detuvo en abril de 2002. La razón verdadera ya la explicamos: no tienen músculo, carecen de convocatoria, no tenían ninguna posibilidad de reunir ni siquiera una mediana parte de la gente que congregaron aquel abril. Desde el punto de vista de la movilización de masas, están en uno de sus peores momentos. Y ahora más, después que perdieron gobernaciones como las de Zulia, Carabobo y Táchira.

 

Lo cierto es que la derecha radical, los más furiosos golpistas actuales, no le paran mucho a la MUD. Andan por su cuenta y la mayoría de ellos piensan que ese instrumento, usado por la oposición en las elecciones del año pasado, debería desaparecer y dar paso a un frente subversivo más parecido a la Coordinadora Democrática que actuó en el año 2002, que incluía no solo a los partidos políticos, sino también a Fedecámaras, a la CTV, a otro gremios, a la Iglesia (aunque algunos de ellos actuaran tras bastidores).

 

mud2El manifiesto
El pensamiento de ese sector se ve expresado en un documento firmado el 10 de enero por un numeroso grupo de dinosaurios de la Cuarta República y por la más rancia representación de la burguesía. Este documento se titula Manifiesto a la sociedad democrática venezolana y a su fuerza armada nacional y, en medio de rabiosas referencias a la amistad de Cuba y Venezuela, y de improperios de todo tipo contra la revolución, convoca abiertamente a la insurrección y al golpe de Estado, con frases como las siguientes:
“Se convoca a la sociedad democrática y a su Fuerza Armada a restituir la Constitución y a liberarse de la tutela cubana… Nos dirigimos a todos los sectores democráticos del país y en especial a los integrantes de las Fuerzas Armadas Nacionales…
“Durante los próximos días se definirá si Venezuela dejará de existir como nación, para convertirse definitivamente en una colonia de Cuba; o si recuperaremos nuestra identidad y nuestro destino histórico. Estamos convencidos de que nuestras Fuerzas Armadas, respaldadas por todos los sectores de la sociedad civil, daremos un paso al frente, e impediremos la disolución de la patria”.

 

Sobre este documento expresó Nicolás Maduro acertadas palabras. El vice advirtió que en el documento se maneja el mismo lenguaje de abril de 2002 y:
“Pudiéramos tender a subestimarlo porque realmente ninguna de esas personas mueve alguna fuerza política y menos fuerza militar en este país. No obstante, le hacemos un llamado al pueblo venezolano a mantenernos como siempre: serenos como alertas”.

 

Nada de subestimarlos, por supuesto. Los firmantes son un grupo de eminencias grises, como fantasmas del pasado, acompañados por unos pocos nuevos aprendices de brujos. Pero la ultraderecha radical se propone, y lo está logrando de a poco, tomar el mando de las huestes de la derecha y realizar un trabajo de reagrupamiento y acumulación de fuerzas, amparados en el fracaso de la MUD.

 

Las condiciones objetivas y subjetivas no les favorecen, pero esto no niega que puedan empezar a realizar acciones dentro de la táctica maoísta que ya mencionamos en otro texto anterior: “una sola chispa puede incendiar la pradera”. Como dice Maduro, tenemos que estar alertas.

 

La actividad reciente de este sector no se reduce al manifiesto. También han organizado un foro, cuyos ponentes son todos firmantes del documento, el cual se realizará el 24 de enero en la sede del diario golpista El Nacional. El foro se titula La injerencia indebida de Cuba en Venezuela; tendrá palabras de apertura a cargo de Miguel Henrique Otero. Y los expositores, con sus respectivos temas, son:
Enrique Aristiguieta Gramcko (que encabeza las firmas del “manifiesto”): El espíritu del 23 de enero de 1958 se rebela hoy contra el chavismo;
Héctor Pérez Marcano: Urge impedir que Venezuela se convierta en una colonia cubana;
General de División (r): Rafael Montero Revette: El rol de las Fuerzas Armadas en la defensa de la Constitución;
Asdrúbal Aguiar: La red internacional de apoyo a la injerencia cubana en Venezuela.
El moderador será el periodista derechista Manuel Felipe Sierra, también firmante del manifiesto subversivo. Mucho cuidado, pues, ya que esta gente no está cruzada de brazos.

 

mud3María Corina, la firmante inefable
De todas formas, una ventaja que tenemos es la insistencia de esos sujetos en mantenerse de espaldas a la realidad. Una muestra de ello es su desconocimiento de las reales condiciones del escenario internacional, donde presumen a veces de una fuerza de la cual carecen a todas luces.

 

María Corina Machado, otra firmante del manifiesto golpista se ha referido a la situación surgida con el patán Guillermo Cochez en términos que denotan claramente ese desconocimiento, incluido un anti-fidelismo anacrónico, completamente demodé. En cuanto a la destitución de Cochez por parte del gobierno de Panamá, Machado afirmó:
“Que el mundo vea lo que hace el chavismo a quien alza la voz para evidenciar la ilegitimidad del régimen. La persecución a quienes se nieguen a doblegarse trasciende nuestras fronteras… Lo ocurrido al embajador Cochez demuestra el grado de intervención que tiene Cuba en la OEA”.

 

Y también:
“A partir de hoy Guillermo Cochez es el embajador de los demócratas de América Latina”.
Y, finalmente:
“Lo ocurrido al embajador Cochez abrirá los ojos de muchos demócratas en América Latina quienes se unirán a nuestra lucha”
¿En qué planeta vive la burguesita de fina estampa?

 

¿Presionar a Panamá?
El cuento de las “presiones” a Panamá no tiene ningún asidero lógico. La de Panamá es considerada la economía más sólida de Centroamérica, con crecimiento (al estilo capitalista claro está, que es crecimiento de la riqueza burguesa y de la pobreza del pueblo) ininterrumpido desde 1990. El PIB de este país supera a los de México, Venezuela, Brasil y Perú.

 

Panamá asumió la responsabilidad total por la administración, funcionamiento y mantenimiento del Canal de Panamá al mediodía del 31 de diciembre de 1999, lo cual le asigna a este país una importancia geopolítica de primer orden, por lo que se trata de un aliado fundamental de Estados Unidos, que lo apoya mientras mantiene su relación neocolonial. El Canal es una ingente fuente de ingresos para Panamá, debido a los beneficios de peajes en el intenso tráfico interoceánico que se realiza por esa vía.

 

Panamá ni siquiera es miembro de Petrocaribe, por lo que sus importaciones de petróleo las hace como un cliente normal y no recibe ninguna clase de ayuda preferencial de Venezuela. Lo que queremos decir es, pues, que alguien que diga que Panamá puede ser presionada por Venezuela, no es más que un soberano ignorante. Es por ello que esta monserga que maneja la derecha en Venezuela y su canalla mediática no tiene ninguna repercusión afuera, y la destitución del patán no ha causado ninguna controversia más allá de las limitadas fronteras mentales y comunicacionales de la inepta (Noriega dixit) derecha del patio.

 

Alguien tiene que explicarle a Machado que Cochez ya no es embajador de nada, que se trata de un personaje secundario que quedará para sumarse a la mediocre caterva de opinadores de la canalla mediática y de los foros que se organizan en Miami. Nadie en América Latina está hablando de él, y muy rápidamente será historia pasada y desechada.
Solo estos ignorantes de aquí están pensando otra cosa.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario