Jun 8 2017
1939 lecturas

CulturaSociedad

Naci贸n y premodernismo

Si alguien dice que es espa帽ol es porque cree distinguirse del italiano, franc茅s o alem谩n. Si uno cree ser chileno es porque cree ser diferente del argentino, peruano o brasile帽o 驴Pero鈥 la cuesti贸n es qu茅 es ser espa帽ol, chileno o argentino? 驴Cu谩l es el paradigma de la hispanidad o chilenidad?… En la imaginaci贸n del universo thatcheriano la encarnaci贸n del aut茅ntico ingl茅s ya no estaba representada por la nobleza de la tierra que preservaba las viejas tradiciones, sino por el hombre que se hace a si mismo a partir de los estratos sociales m谩s bajos. 驴Qui茅n es, entonces, total y aut茅nticamente ingl茅s?

La respuesta final pareciera ser… nadie. Cada ingl茅s emp铆rico contiene, por decirlo as铆, algo no-ingl茅s. La noci贸n misma de nacionalidad (hispanidad, chilenidad, o argentinidad) contiene un 鈥渓铆mite interno鈥, un punto inalcanzable que previene al sujeto lograr identidad nacional completa. Imagen relacionada.

Es solo despu茅s de la revoluci贸n francesa y americana cuando el Nacionalismo C铆vico se transforma en un poderoso ejemplo a seguir. La mayor parte de las naciones occidentales empiezan a definir la nacionalidad en t茅rminos de ciudadan铆a. Lo que mantiene la uni贸n social, seg煤n el proyecto modernista, es una ley com煤n y no una ra铆z com煤n. Adhiriendo a un conjunto de procedimientos y valores democr谩ticos los individuos pueden acomodar sus derechos y moldear sus propias vidas en concordancia con la comunidad. La pertenencia nacional se basa en lazos racionales y no en un conjunto de caracter铆sticas heredadas biol贸gica o culturalmente. Con cierto optimismo se imagin贸 que est谩bamos movi茅ndonos irrevocablemente m谩s all谩 del tribalismo, del racismo y del provincialismo religioso y cultural hacia una cultura global capaz de integrar y respetar el pluralismo universal.

Lo que hoy hemos empezado a vivir, en cambio, es la vuelta de lo 鈥渞eprimido鈥 y su nombre es 鈥渘acionalismo鈥. El proyecto modernista se ve amenazado por el retorno del nacionalismo 茅tnico en donde las ligazones entre los individuos se basan en una suerte de destino com煤n definido por el lenguaje, la religi贸n, la sangre, la tradici贸n o las costumbres comunes y no en una elecci贸n libre y racional. Es la comunidad Nacional la que define al individuo y no el individuo quien define la comunidad. Muchos presumen que la cohesi贸n 脡tnica posee mayor profundidad que el Nacionalismo C铆vico, porque es capaz de generar emociones colectivas capaces de fundir al individuo en una identidad com煤n. Pero, 茅ste no siempre es el caso.

La etnicidad com煤n por s铆 misma no crea cohesi贸n social o comunidad y cuando ello ocurre los reg铆menes nacionalistas se ven impulsados a mantener la unidad por la fuerza m谩s que por el consentimiento com煤n, lo que los hace necesariamente m谩s autoritarios.聽 El autoritarismo le permite trasformar el gobierno en un instrumento orientado hacia los intereses de la mayor铆a 茅tnica ignorando los derechos de las minor铆as y de aquellos que se definen diferentemente. La universalidad de los derechos termina donde termina la raza, el lenguaje, la religi贸n o la creencia pol铆tica. Su moral es ultra convencional y todo lo diferente es una amenaza y su suerte es el sometimiento o la extinci贸n.

Resultado de imagen para nacionalismoAlgunos te贸ricos sociales han venido sosteniendo que el Nacionalismo 脡tnico autoritario solamente surge donde nunca ha habido tradici贸n de Nacionalismo C铆vico. Se da el ejemplo de los pa铆ses de la Europa Oriental en donde por 40 a帽os el gobierno exclusivo de los Partidos Comunistas elimin贸 toda posible cultura c铆vica que pudo haber existido previamente. Si este es el caso, el Nacionalismo 脡tnico no tendr铆a cabida en sociedades con larga tradici贸n c铆vica. La realidad, sin embargo, indica algo diferente. El racismo europeo, que sin lugar a dudas es una forma de Nacionalismo 脡tnico blanco es, en el fondo, una reacci贸n en contra del Nacionalismo C铆vico, en contra de la idea misma de una naci贸n basada en la noci贸n de ciudadan铆a. El ejemplo lo podemos ver en Italia, Alemania, Francia, Gran Breta帽a o Espa帽a, para nombrar solo algunos, todos pa铆ses con diferentes grados de experiencia democr谩tica.

La Naci贸n moderna posee una naturaleza ambigua y contradictoria. Por un lado, designa una comunidad moderna libre de los lazos org谩nicos tradicionales en las que las ataduras pre-modernas que manten铆an al individuo sujeto a un estado particular (a la familia, al grupo religioso, a la tradici贸n cultural鈥) son rotas. La comunidad corporativa tradicional es reemplazada por el Estado Nacional Moderno constituido por ciudadanos… pueblo compuesto por individuos abstractos.

Y por otro lado, la Naci贸n no puede nunca ser reducida a una estructura definida por lazos puramente simb贸licos… siempre hay atado a ella una especie de 芦plusval铆a material禄. Para definirse a s铆 misma la 鈥渋dentidad nacional鈥 debe apelar a la contingencia emp铆rica de 鈥渟angre y tierra鈥, de 芦ra铆ces comunes禄… En breve, la Naci贸n designa doblemente aquella instancia que disuelve los lazos org谩nicos tradicionales… y al sobrante pre-moderno, la forma en que la insistencia org谩nica adquiere dentro del universo pos-tradicional que funciona como una condici贸n interna, como un 铆mpetu inscrito en su propia movilidad del cual no podemos deshacernos.Resultado de imagen para fronteras difusas

Hoy nos encontramos con regiones del mundo en donde todas las formas estatales empiezan a desaparecer. Extensas 谩reas de 脕frica, Asia Occidental y Asia Central carecen pr谩cticamente de estados funcionales, incluyendo parte de los Balcanes, Afganist谩n e Irak. El monopolio virtual del control del Estado sobre las fuerzas de coerci贸n desaparece y los conflictos entre fracciones armadas deciden el poder. La desintegraci贸n de las instituciones estatales en estas regiones del mundo es el resultado del colapso del Imperio Colonial, similar a la ca铆da del Imperio Romano en Europa en donde por largo tiempo no hubo estructuras estatales.

Hoy d铆a, esta situaci贸n crea serias dificultades en relaci贸n con otras partes del globo en donde esto no ocurre, (como en Europa, las Am茅ricas y Asia Oriental) porque plantea el problema de la interacci贸n entre un mundo donde el Estado existe y otro en donde no existe. Es imposible decir ahora, por esta raz贸n, si el mundo ser谩 m谩s dif铆cil o, simplemente, imposible de gobernar.

La Globalizaci贸n es un proceso que no puede ser aplicado f谩cilmente a la pol铆tica. Podemos globalizar la econom铆a, aspirar a una cultura globalizada y, ciertamente, a una tecnolog铆a y ciencia singular global. Pero, pol铆ticamente hablando, existimos en un mundo pluralista y dividido en estados territoriales. Aunque tenemos una variedad de instituciones globales, en la pr谩ctica no tenemos instituciones pol铆ticas globales. Las Naciones Unidas derivan su poder de los estados existentes. Lo que hay es la coexistencia de dos sistemas diferentes. Uno para la econom铆a y otro para la pol铆tica.

Resultado de imagen para nacion estadoEs en este contexto en el que tenemos que preguntarnos cu谩l ser谩 el efecto del debilitamiento de la Naci贸n-Estado. Hoy no lo sabemos. Pero, el Estado Nacional no puede ser ignorado y no podemos hablar del mundo como si ellos no tuvieran importancia. En pol铆tica nada existe fuera de ellos. La posibilidad de una autoridad global 煤nica capaz de llevar a cabo el papel pol铆tico y militar, que hoy es propio del Estado Nacional, es actualmente inexistente.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario