Jul 16 2012
907 lecturas

Política

Néstor Francia* / Capriles, el irresponsable

Sobre el tema del documento forjado que presento Capriles en su alocución dirigida a la Fuerza Armada, el presidente Chávez opinó: “Todavía a esta hora no ha dicho nada, anda haciéndose el loco. Eso dice mucho de quién es. Irresponsable, se esconde, debe estar su comando de campaña ahorita inventando a ver qué dice (…) cómo le lavan la cara o tratar de lavársela a ese irresponsable”.

 

Una vez más el presidente usa una definición precisa: irresponsable. Esto es tan cierto que lo único que ha comentado el candidato majunche hasta ahora es que “Quizá nos pusieron un peine” ¡Es decir, que la responsabilidad es…del gobierno!

 

Ahora bien, en los propios predios escuálidos el soberano pelón ha caído muy mal. En su columna de ayer en La Razón, el opositor Luis Felipe Colina asegura que “todos los puntos que se anotó” Henrique Capriles Radonski “en su mensaje televisado” a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana “podrían venirse abajo si no aclara a tiempo el incidente ocurrido con el documento forjado que colgó el propio aspirante” (en su cuenta de Twitter). Según la columna, un oficial de la FANB que prefirió el anonimato le dijo a Colina que “Todo lo bueno que hizo Capriles con las manos, lo derrumbó con los pies”.

 

Y un forista de Noticiero Digital (sospechamos que es más bien un editorialista camuflado de ese medio de la derecha) afirma que “Si algo ha hecho pelar unos cuantos escalones a Capriles en la batalla electoral, es la trapisonda esa del documento forjado de la FANB… No tiene parangón, al menos en los últimos tiempos, este garrafal error. Peor que un crimen, una estupidez, parodiando a Churchill. Es algo tan burdo que ni siquiera pusieron atención a la fecha del 31 de julio en ese documento ni el nombre del funcionario emisor que es un Comandante militar que ya ocupa otro cargo hoy día”.

 

Hay algo que dice este forista que no deja de ser interesante, al echarle las culpas a Armando Briquet: “…sale este jefe de campaña con esa estupidez que deja al candidato Capriles como un perfecto idiota sin control sobre lo que pasa en su actividad”. La declaración del supuesto “peine” agrava tal percepción ¿Puede ser presidente quien en medio de una mensaje a la FANB, una de las instituciones más importantes del país, comete tal desaguisado, sin importar, en todo caso, la proveniencia del documento forjado?

 

Las objeciones del Comando de campaña de la derecha, incluido el candidato, al acuerdo propuesto por el CNE en voz de su presidenta Tibisay Lucena, hace que a ese sector se les vean las costuras. Capriles dijo que “Lo que pudimos ver, este es un acuerdo chucuto; faltan los puntos que propusimos”. El colmo es que pretenden que el acuerdo sea el que ellos mismos propusieron, que no tiene nada de institucional y que es, más que una propuesta, un instrumento de propaganda electoral.

 

En otra parte volvimos sobre el tema de las contradicciones de la oposición entre los sectores que promueven patear la mesa electoral de una vez decretando el “fraude”, por un lado, y por el otro los que plantean que no hay condiciones para ello y que por ahora hay que pasar agachados por el torniquete electoral. Ello con base en unas declaraciones de Teresa Albanes, ex presidente de la comisión electoral de primarias de la derecha, vertidas en Wáshington.

 

Pues bien, no han tardado los factores más radicales de la contrarrevolución en responderle a esta señorona de la burguesía. El columnista contrarrevolucionario Erick Ekvall asentó, refiriendo una supuesta conversación con dos señoras escuálidas “moderadas”:
“…Expresé mi estupor al leer las declaraciones emitidas por Teresa Albanes en Wáshington DC ayer.
“¿Qué dijo la Sra. Albanes? Pues, que quienes afirman que es imposible comprobar y por ende asegurar, como ella constantemente asegura, que las captahuellas no develan el secreto del voto, son unos ‘radicales’ que no están a favor ‘de la participación electoral’…El CNE, perdón, los técnicos de la MUD, han hecho muy bien su trabajo, la gente cree que las captahuellas garantizan que la gente no vota dos veces.
“Pensé sin embargo que ni Roberto Picón, el flamante gerente de la unidad de análisis del Comando Venezuela, el ingeniero de sistemas que cree ciegamente en todo que le dicen desde el CNE, no concede ahora (en privado, no sé si se atreve a hacerlo en público) que las captahuellas no garantizan un-votante-un-voto.
“Ya nadie en el seno de la campaña cree ese mito, salvo quizás la Sra. Albanes, ya que está demostrado que el Sistema de Autenticación Integrado (SAI) ni siquiera será capaz, con seguridad, de encontrar las huellas dactilares de los varios centenares de votantes asignados a cada mesa de votación, y menos cruzar las huellas del votante con las otras 18.858.694 huellas archivadas en el servidor central del CNE…Esta vez estaban fúricas las dos. ‘Ah, entonces, ¿qué quieres? ¿Quieres que no votemos? ¡Es que tú eres radical, tú no crees que deberíamos ir a elecciones! ¡Al contrario, con una avalancha de votos podemos ganar!’. ‘No, es que no entienden, lo que quiero es que Henrique Capriles le diga al CNE que hay que retirar las captahuellas. ¡Quiero que reconozca que va a perder millones de votos y perder la elección si no se retiran!’
“Este paradigma (el de los “moderados”) se puede resumir así:
“‘Somos minoría, hay que trabajar más, vamos a ir ganando espacios poco a poco, no exigimos nada, mejor negociar nuestros derechos y si es necesario capitular, en lugar de enfrentar, porque no tenemos ese derecho, somos débiles, somos minoría. Y ¡cuidado! porque si se nos ocurre cuestionar los resultados electorales, las hordas rojas seguro que quemarán el este de Caracas. Lo dijo Lina Ron, ¿o no? De ningún modo podemos jamás hablar de fraude, aunque está más que comprobado que desde el 2004 el gobierno manipula sistemáticamente las elecciones, porque esto contribuye a la abstención”.

 

Y Rafael Poleo no se quedó atrás, en su columna Corto y profundo:
“Hablando desde Wáshington, doña Teresa Albanes incurrió en la ligereza de suponer intenciones golpistas a quienes insistimos e insistiremos en señalar la posibilidad de fraude electoral, con precisión sobre puntos y métodos…La suya es una acusación intelectualmente inconsistente, políticamente ingenua y estéticamente desagradable… Lo más peligroso, la ingenuidad, que en política se paga con fiascos como el de la Coordinadora Democrática y pare de contar…Tratándose de una dama no podemos decir que en política a Doña Albanes le falta lo que dijo un cierto político colombiano. Pero le falta”.

 

Estos sectores radicales están a la ofensiva en el seno de la oposición, pues están cada vez más claros en que Capriles no tiene chance lógico de derrotar a Chávez, y continúan enarbolando la banderas del “fraude”.

 

Fernando Ochoa Antich escribió que “La oposición democrática ha resumido su posición en una frase lapidaria: ‘el régimen, en complicidad con el CNE, realiza un fraude continuado’”.

 

María Corina Machado, que debe vivir muy de cerca las frustraciones que cundirán en el Comando majunche, se ha puesto también muy agresiva en ese sentido: “Tenemos que asumir y entender la complejidad y la perversidad que este modelo ha instaurado como proceso electoral, lleno de trabas, lleno de obstáculos, lleno de trampas”. Además señaló que no iba a dejar de descalificar al CNE sólo para prevenir la abstención. Machado también afirmó que “…es necesario alertar a factores claves nacionales e internacionales de esta crisis política que estamos viviendo (…) porque la democracia no son sólo elecciones, hay que llamar a la resistencia civil”.

 

Por su parte, Rafael Poleo asevera que la “ventaja opositora desaparecerá porque, antes de llegar a su destino, los votos tropezarán con dos estaciones ilegales en las cuales serán interceptados y cambiados de signo”. 

 

Tanto Alvaro Uribe como la MUD y su candidato tratan de ocultar sus estrechas y claras relaciones y coincidencias políticas y afirman que el ex narco-presidente no está interviniendo en la campaña electoral venezolanas. Pero en el furioso discurso antichavista que espetó en Bogotá, Uribe, además de cargar con fuerza contra las políticas de Juan Manuel Santos, hizo suyo el discurso opositor de nuestro patio.

 

Entre otras cosas, dijo textualmente lo siguiente: “En 1998 Venezuela tuvo más de 4.000 asesinatos, en 2011 cerca de 19.000… En 2002 Venezuela tuvo aproximadamente 62 secuestros, en 2010 más de 1.200… Caracas, gran ciudad, por obra de la dictadura chavista, tiene más de 100 asesinatos por cada 100 mil habitantes. Chávez la convirtió en una de las ciudades más inseguras del mundo…
“Dictadura chavista ha armado a miles de civiles de Venezuela, causa de estímulo de violencia. Chávez avanza en proyectos armamentistas con Irán…Dictadura Chavista ha desmantelado la economía en perjuicio de toda la región…Hubo años que Colombia importaba de Venezuela una suma mayor que la cantidad exportada. Ahora las exportaciones colombianas superan en 3 veces las importaciones provenientes de Venezuela…
“A semejanza de Cuba, Venezuela se aproxima a importar el 80% de los alimentos. La dictadura chavista eliminó la seguridad alimentaria…Ya no hay excedentes de arroz o maíz para importar de Venezuela, la dictadura chavista desmanteló la producción…La dictadura chavista causa más pobreza en la región. No hay futuro de empleo por falta de empresa privada. Los subsidios, la salud, los apoyos a los pobres, las misiones, no serán sostenibles por falta de empresas que paguen impuestos…
“Chávez patrocina a Telesur, al servicio del terrorismo, y amordaza e intimida a los sobrevivientes medios democráticos. La Dictadura Chavista inhabilita opositores llevándolos a la cárcel. A los estudiantes los encarcela por oponerse al cierre de un medio de comunicación o a la reelección indefinida. A los empresarios que aún quedan los amenaza con expropiación si contribuyen con fondos a campañas de la oposición”.

 

Si tiene cara de cochino, cuerpo de cochino, rabo de cochino… ¡Es un cochino!

 

Un connotado derechista hizo una correcta lectura del más reciente comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana, coincidiendo punto por punto con nuestro análisis de ese documento. Claro, nosotros para criticarlo y él para celebrarlo. Se trata de Germán Febres, subdirector del medio digital Diario de Caracas, propiedad de Diego Arria, quien afirmó:
“La Asamblea Plenaria Ordinaria Nº 98 de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), puso el dedo en la llaga en cuanto a las preocupaciones electorales de las mayorías en el país…
“Por medio de un comunicado –al finalizar las deliberaciones del liderazgo católico–, los arzobispos y obispos exigieron en nombre de toda la población venezolana, que en la campaña electoral se ponga de lado ‘la violencia política y el ventajismo en el uso de los recursos del Estado, la descalificación personal y las falsas promesas, ya que ellas solo confunden y frustran a los electores’…
“En realidad, la Iglesia la sacó de jonrón, pues logró ser y representar la voz del Soberano en un momento especialmente difícil… Se demanda que “los resultados deberán conducir al país al reencuentro nacional”. ¡Amén!…Mi reconocimiento, felicitación y agradecimiento a la CEV por este excelente y oportuno llamado de atención”.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario