Jul 9 2012
696 lecturas

OpiniónPolítica

Néstor Francia* / La calle como escenario de la derecha en Venezuela

Los hechos de violencia provocados por los acompañantes ambulantes que van con el candidato de la derecha venezolana para todas sus caminatas y actos teatrales, parecen ser parte del plan desestabilizador que ya conocemos. Pero más allá de eso, prefiguran la verdadera catadura de un hipotético gobierno de estos fascistas, que solo traería a la Patria represión y violencia, y acabaría con la paz y la estabilidad alcanzada bajo el gobierno de Chávez.

 

El propio Presidente de la República se refirió a eso ayer, en el acto de graduación de oficiales de la FANB: “Donde ellos van está la violencia, ellos van a un barrio de Caracas, le digo a mis compatriotas que no caigan en provocaciones, la mayor parte de esa gente son motorizados encapuchados, armados, les pagan para que asistan… Van armados y sin permiso. Uno de ellos portaba una pistola de un policía del Este. Son violentos y agresivos”.

 

 

Además de los hechos de La Vega, ayer hubo también violencia en la visita del candidato de la burguesía a Monagas.

 

Sin embargo, hay quienes piensan en la derecha que estas acciones focalizadas no son suficientes. Saben que estos simulacros no dan sino para pequeñas escaramuzas sin mayor trascendencia en el escenario general. Están conscientes de que si no está la base social escuálida masivamente en la calle, difícilmente podrán armar algo parecido a lo que lograron en abril de 2002, aunque los resultados favorables para ellos fueron efímeros, pero aun así no hay duda de que los hubo, aunque fuera momentáneamente, gracias a que a través de una gran campaña mediática convencieron a su gente de que Chávez estaba listo para la parrilla.

 

Ahora la situación es diferente y Chávez luce más estable que nunca. Por eso la base social se ha democratizado, en el sentido que se decantan por el voto antes que por participar en devaneos guarimberos que solo le ha deparado derrotas. Pero ellos seguirán intentándolo. Ayer Alberto Quirós Corradi escribió un artículo en El Nacional donde asienta lo siguiente:

 

“No es suficiente que Capriles convoque multitudes en cada aparición suya por los rincones del país. No es suficiente que tanto él como la mayoría de los voceros de la oposición critiquen la lista de los problemas que nos afectan. Lo que ahora se requiere es vincular cada problema con una manifestación masiva pública…
“Por ejemplo, se convoca una marcha en defensa de la autonomía universitaria. Otra para protestar por la inseguridad y otra por el desempleo. Todas llamadas a nivel nacional, en todas las ciudades y pueblos del país. Esa sería la mejor prueba de la unidad nacional. La que convoca a todos los ciudadanos a marchar por los problemas que afectan a varios sectores de la sociedad”.

 

Por supuesto, Quirós aprovecha para cargar contra el CNE: “Igual de importantes serían las protestas masivas por los abusos del régimen en materia electoral y por la indiferencia del CNE ante el ventajismo oficial. Así habría protestas por las cadenas presidenciales y por la presencia obscena de ministros y funcionarios en la campaña electoral. Por el uso y abuso de los medios de comunicación oficiales y por poner al servicio del candidato-presidente los recursos del Estado”.

 

No hay duda de que este alguacil de la meritocracia petrolera sueña con el escenario de abril de 2002.

 

Dentro de estos planes desestabilizadores se multiplican los ataques contra el proceso electoral en general. Uno de los argumentos favoritos es que el Gobierno crea miedo en torno al secreto del voto. Algo paradójico, pues es precisamente el Gobierno el que insiste permanentemente en la alta calidad y transparencia del sistema electoral venezolano, y es la oposición quien descalifica todo el tiempo al árbitro.

 

En esa perspectiva debemos inscribir la encuesta presentada el sábado por la firma Varianza, claramente al servicio de la derecha, siendo una de las pocas que dan una ventaja mínima en la intención de voto por Chávez de apenas 4 puntos sobre Capriles, preparándose para más adelante poner al majunche como ganador. Pero el dato que queremos destacar es el que se refiera a que un 27,1% de los que habrían dicho que votarán el próximo 7 de octubre por Henrique Capriles Radonski creerían que el voto no es secreto.

 

Si se mezclan los números de Varianza, se deduce claramente que lo que plantean es que el “fraude” estaría ya en desarrollo y uno de sus instrumentos sería la creación de la matriz de miedo en la población.

 

Con esto se corresponde igualmente lo expresado por Teodoro Petkoff, en el sentido de que “La ‘campañita’ del gobierno nacional de acusar a la oposición de querer desconocer los resultados electorales del 7 de octubre y de acusarlos de “apátridas” forma parte de un plan del gobierno para desconocer las elecciones achacándole a la oposición tal desconocimiento”. De modo que la matriz de fraude está siendo movida desde varios frentes y con distintos razonamientos combinados.

 

Lula y los ecos de Sao Paulo
La derecha está furiosa con el recién finalizado Foro de Sao Paulo y particularmente con Lula Da Silva por sus declaraciones grabadas y presentadas en el evento. Sobre todo por el hecho de que el Foro acordó unas cuantas medidas de apoyo a Chávez, que no es “electoral” sino político. Es decir, va más allá del hecho de las votaciones y asume la defensa del proceso en su conjunto, sobre todo por las amenazas de desestabilización existentes y evidentes.

 

Como se sabe, el Foro acordó manifestaciones de apoyo a Chávez en múltiples ciudades del mundo, el 24 de julio, y un “tuitazo” mundial a través de la cuenta @chavezcandanga,en una fecha de agosto a determinar.

 

El diario El Nacional publicó ayer un editorial titulado “El Foro en campaña” en el cual acusa a los participantes del Foro de injerencia y dice, entre otras cosas, lo siguiente:

 

“Las palabras de Lula transmitidas en el encuentro no pueden interpretarse como mera expresión de simpatía: ‘Chávez, cuenta conmigo, cuenta con el PT (…) cuenta con la solidaridad y apoyo de cada militante de izquierda, de cada demócrata y de cada latinoamericano. Tu victoria será nuestra victoria’… la declaración final del Foro de Sao Paulo escrita en Caracas no puede ser más elocuentemente intervencionista cuando anuncia acciones ‘en contra de las estrategias dirigidas al desconocimiento del inevitable triunfo electoral del comandante Hugo Chávez el próximo 7 de octubre de 2012’.
“Para mayores precisiones, se refieren a la opción democrática opositora como ‘quienes en alianza con el imperialismo pretenden recuperar el poder político y económico del cual han sido desplazados por la fuerza de la historia’… Lo más grave no es la injerencia de este foro decadente, lo peor es que el gobierno esté dispuesto a impulsar y financiar tales irrespetos a nuestra autodeterminación”.

 

El odio que se está destilando contra Lula es una muestra más del oportunismo y de la carencia de principios de los opinadores al servicio de la burguesía. Hasta hace poco se deshacían en elogios para el ex presidente brasileño, poniéndolo como ejemplo y tratando de diferenciarlo de Chávez para atacar a este último. Hasta el candidato majunche tuvo la osadía de compararse con el líder de Brasil. Ahora lo insultan y lo descalifican.

 

El articulista escuálido Manuel Malaver escribió: “…como ex presidente de Brasil, así como cuando fue presidente, Lula sigue comportándose como un peón de Chávez y prestándose a actuar, no solo como un obsecuente portavoz, sino también ejecutor”.

 

Otro de esta caterva de opinadores mediocres, Thaelman Urgelles, asentó que
“…el Foro de Sao Paulo es un instrumento del viejo proyecto imperial de Brasil, y en parte de la Argentina, donde cada quien juega un rol específico: mientras Chávez ladra Lula lo atempera, la Kirchner ‘retoriza’ mientras sus operadores hacen negocios, a Evo le tiran un mendrugo de pan, a Correa le toleran sus ridiculeces y a Ortega sus fechorías. Desde La Habana, Fidel fantasea con que lo dirige todo y ellos lo dejan creer, con barriles de petróleo y dólares que atesora Raúl…
“Este juego perverso ha trascendido ya la esfera latinoamericana, pues ahora comprende las ambiciones de China, los planes criminales de Irán y toda clase de conspiraciones para expandir influencias económicas y geopolíticas. En fin, el eje de la extrema izquierda mundial al servicio de los peores intereses globalizadores…Ese es el motivo por lo cual se reunió en Caracas el Foro de Sao Paulo. Necesitan darle soporte político, moral y de amenaza al camarada de Venezuela. Es ese el propósito del mensaje del sinvergüenza que es Lula. Nos dicen que están dispuestos a todo para impedir que decidamos nuestro destino democrático”.

 

Por supuesto, estos sujetos ocultan las razones profundas del apoyo de Lula a Chávez, que se basa en principios y no en oportunismo. El ex presidente afirmó que “Las clases populares nunca fueron tratadas con tanto respeto, cariño y dignidad. Esas conquistas deben ser preservadas y consolidadas”. Lula añadió que 20 años después del foro hay una gran cantidad de gobiernos progresistas, en especial en países como Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Brasil, que están cambiando el rostro de América Latina:
“Gracias a ellos, nuestro continente se desarrolla de modo acelerado, con crecimiento económico, creación de empleos, distribución de la riqueza e inclusión social. Hoy, somos una referencia internacional de alternativa victoriosa al neoliberalismo…donde somos oposición, los partidos del Foro tienen una influencia creciente en la vida política y social”.

 

Claro, para la burguesía las constantes declaraciones antichavistas de sus amos gringos no son injerencia, ni los apoyos expresos que recibe de oscuros personajes como Alvaro Uribe, los Vargas Llosa o la gusanera de Miami y sus medios, como El Nuevo Herald y otros pasquines de la derecha internacional. Ni el respaldo de partidos ultraderechistas como el PP español. Precisamente en estos días andaba por España la “burguesita de fina estampa” María Corina Machado pidiendo cacao a sus congéneres de la derecha:
“A los demócratas del mundo les pedimos ayuda. No se puede legitimar un régimen que dejó de ser democrático hace mucho tiempo”.

 

Qué oportuno recordarles a Machado y sus iguales un fragmento de nuestra declaración de Independencia del 5 de julio de 1811: “A pesar de nuestras protestas, de nuestra moderación, de nuestra generosidad, y de la inviolabilidad de nuestros principios, contra la voluntad de nuestros hermanos de Europa, se nos declara en estado de rebelión, se nos bloquea, se nos hostiliza, se nos envían agentes a amotinarnos unos contra otros, y se procura desacreditarnos entre las naciones de Europa implorando sus auxilios para oprimirnos.”

 

La batalla continúa

 

Hace algunos días, el usurpador de Paraguay, Federico Franco, declaró en una rueda de prensa que las imágenes que captaron al canciller venezolano Nicolás Maduro demostraban que hubo “una intromisión grosera” y que tuvo contactos con oficiales paraguayos. Franco aseveró que otros sectores de la sociedad paraguaya se pronunciarían sobre la supuesta injerencia de Maduro en asuntos de Paraguay:

 

“Las imágenes del Palacio de Gobierno constituyen una demostración clara de una intromisión grosera del canciller Maduro al contactar con los comandantes de las fuerzas militares”, subrayó el golpista. En principio, Franco recibió total apoyó de la fiscal general de ese país, Stella Mary Cano, quien dijo que “no existen dudas de esa reunión” del ministro venezolano con los mandos militares en el palacio de Gobierno y agregó que “Lo que estamos investigando es el contenido de esa reunión para ver si hubo un hecho punible”.

 

Pero resulta que una vez consumado el plan que los unía, han empezado a aflorar las contradicciones e intrigas internas del frente golpista. Tal vez a ello se deba que la misma Fiscal paraguaya Cano, haya declaró a medios de ese país que el video presentado como prueba contra el canciller venezolano Nicolás Maduro por el gobierno de Federico Franco, no puede tomarse en cuenta en la investigación que encabeza, pues carece de audio y, además, no muestra imágenes de la sala donde se habría llevado a cabo la supuesta reunión entre Maduro y militares paraguayos:
“Estamos hablando solamente de imágenes, ayer ya con la presencia del juez pudimos constatar que en la cámara de ese pasillo que se llama edecanía, que es lo que se publicó a través de la prensa, no tiene audio”, precisó la Fiscal al diario asunceño Última Hora.

 

El dirigente copeyano Eduardo Fernández develó, “sin querer queriendo”, los verdaderos planes de restauración puntofijista que animan a la derecha de nuestro país: “…esa mayoría tiene que lograr una gran concertación nacional como se hizo una vez en Venezuela después de Marcos Pérez Jiménez con los acuerdos de Punto Fijo… Creo que es buen momento para que pase lo pase el 7 de octubre se haga un gran acuerdo”.

 

A confesión de parte…
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario