Jun 12 2012
2340 lecturas

AmbienteEconomía

Perú: la contaminación de las aguas o ¡viva la minería!

Todos sabemos que la vida depende del agua y que el agua existe en la naturaleza de diversas formas: nubes, lluvia, nieve, hielo, granizo y humedad. Sin embargo, estrictamente hablando, el agua químicamente pura no existe por un tiempo largo en su estado natural. Por ejemplo, las nubes ya pueden contener aguas acidas y al llover absorbe pequeñas cantidades de gases, iones, polvo y materia particulada de la atmósfera.| WILLIAM PALOMINO.*

 

Luego fluye sobre o a través de las capas de la tierra, se disuelve y transporta casi todo lo que toca, incluyendo lo que el hombre y la industria descarga. En el caso del Perú, principalmente la gran minería trasnacional. Las descargas al agua, aun dentro de límites permisibles por los reguladores como la Organización Mundial de la Salud (OMS), contienen impurezas biológicas, químicas (inorgánicas y orgánicas), físicas y radiológicas.

 

Específicamente, las aguas contienen solventes comerciales e industriales, metales, sales acidas, sedimentos, pesticidas, herbicidas, materiales radiactivos, sales de las carreteras, animales y vegetales descompuestos, microorganismos vivientes (algas, bacterias, virus).

 

Esas impurezas le dan al agua mal gusto, color, odor, y turbiedad que no solo causan corrosión y manchas sino trasmiten o causan enfermedades. Muchas de esas impurezas son removidas o limpiadas en las plantas de tratamiento de aguas antes de su consumo. Pero en las comunidades alto andinas del Perú, esas aguas contaminadas son directamente consumidas por los pobladores porque la mayoría de aguas superficiales (ríos, lagos y puquios) son aguas de consumo directo que no han sido previamente tratadas.

 

La manera de establecer y asegurar la pureza y seguridad del agua es estableciendo estándares para los contaminantes. Ese estándar o concentración química al cual el contaminante tiene impactos sobre la salud humana es establecida por la OMS a nivel internacional y la autoridad ambiental (MINAM) en nuestro país. Es una medida rígida, oficial y legal establecida sobre bases científicas (gran parte de estos niveles máximos permisibles han sido establecidos en los laboratorios de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos).

 

En Perú debido a la inmensa explotación de los minerales, la contaminación del agua es uno de los problemas más graves que afronta el país en casi la totalidad de los enclaves mineros de la minería trasnacional.

 

En la mina Tintaya de Xstrata donde actualmente el pueblo se está movilizando, por ejemplo, existe una seria crisis ambiental. El reporte por el ingeniero ambiental de Alemania Eike Sophie Humpel, “Monitoreo ambiental participativo-elaboración de una base en el ámbito del proyecto Xstrata Tintaya”, incluye muestras representativas de cinco ríos en la vecindad de Xstrata de agosto-setiembre del 2011 en 50 puntos, concluye que las aguas que consumen la comunidad están contaminadas con metales tóxicos.

 

Previamente la empresa solo reporto los resultados de 8 monitoreos en el periodo de 8 años desde el 2002 (5 de ellos fueron “participativos” es decir que las muestras se sacaron con la observación de la comunidad pero se desconoce el control de calidad y el protocolo usado para las muestras y el laboratorio).

 

A partir del 2010 el Ministerio de Salud también saco muestras y verificaron la contaminación del agua pero no actuaron ni aplicaron acciones correctivas por presiones políticas del gobierno de turno.

 

Los metales tóxicos encontrados están varias veces por encima de los niveles permisibles son el arsénico (<0.05 mg/l), cadmio (>0.010 mg/l), mercurio (<0.002 mg/l), plomo (<0.05 mg/l), cromo (<>0.05 mg/l) entre otros. Estas contaminantes tóxicos en al agua que se consume afecta la salud humana en forma aguda o crónica.

 

Los efectos agudos inmediatos no son comunes (nauseas, irritación del pulmón, problemas de la piel vómitos y muerte), lo que viene ocurriendo son efectos crónicos después de la ingestión de cantidades pequeñas de contaminante por largos periodos de tiempo. En Espinar y otras zonas mineras los efectos crónicos de la salud de la población están generalizados como el caos de Cajamarca, Ancash, Puno y Apurímac.

 

Los efectos de los efectos crónicos de los contaminantes al agua de la minería incluyen el cáncer, defectos de nacimiento, daño de los órganos, desordenes del sistema nervioso y daños al sistema inmune (de resistencia a las enfermedades). Las evidencias de los daños a la salud humana de la contaminación del agua están establecidas por estudios científicos en laboratorio, datos humanos y de animales, reportes clínicos y estudios epidiomologicos. Los efectos a la salud de la contaminación del agua de consumo dependen si la persona consume al agua por breves o largos periodos de tiempo o en forma intermitente.

 

En Estados Unidos, que tiene una Agencia de protección ambiental independiente de la presión política a favor de las corporaciones nativas y extranjeras, como no es el caso peruano, la manera de establecer “culpabilidad” es por el monitoreo directo de sacar muestras de las emisiones que se descargan a las aguas superficiales o en forma indirecta ligando los contaminantes generadas por la fuentes de una industria especifica (por ejemplo la industria del petróleo genera contaminantes orgánicos como el benceno, metales como el plomo, etc.) con los contaminantes presentes en el sedimento y el agua.

 

En el caso de los ríos de Espina, la única mina en operación y descargando efluentes es la mina de Xstrata Tintaya y los contaminantes encontrados en el agua son los mismos que caracterizan al mineral producido y sus impurezas. Xstrata en Cusco esta casi al mismo ritmo de expansión productiva como la Newmont en Cajamarca, buscan doblar la producción para el fines del 2013. Y al incrementar la producción se incrementa la contaminación.

 

Existen cinco proyectos mineros en Espinar, tres de ellos de Xstrata (Tintaya, Antapaccay y Coroccohuayco). De todos ellos, solo Tintaya está en explotación. Son los únicos que actualmente vienen descargando efluentes con contaminantes. La contaminación de los ríos de Espinar tiene un culpable, Xstrata, y un cómplice: el gobierno de turno.
——
* En www.argenpress.info.

 

Addenda

En febrero de 2011, Xstrata Copper creó la División Operaciones Suramérica, que reúne a las operaciones mineras de la región: Tintaya Antapaccay y Las Bambas en Perú, Lomas Bayas en Chile, y Minera Alumbrera en Argentina.
Es el cuarto mayor productor mundial de cobre y uno de los principales productores de cobre fundido, refinado y reciclado, incluidos los materiales de terceros.
Su sede está en Brisbane, Australia, y opera en Argentina (Minera La Alumbrera), Australia, Canadá, Chile (Minera Lomas Bayas), Estados Unidos, Filipinas, Papúa Nueva Guinea y Perú (como se indica en el artículo).

La minera sostiene “Empleamos a más de 20.000 personas y desempeñamos un papel esencial en las comunidades en las que habitamos y trabajamos, al proporcionar empleo, capacitación, infraestructura, una fuente de ingresos para los proveedores y desarrollo social”.

La contaminación y la destrucción ambiental, o sea, no existen.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. kelly ramirez
    15 octubre 2014 17:05

    Por favor solicito informacion.
    Gracias,

    Kelly