Mar 4 2013
1067 lecturas

Política

Planes, conspiración, asesinatos

¿Qué hacer frente al plan conspirador infame de la derecha venezolana?
vencons1Los dirigentes revolucionarios han lanzado las dos líneas principales. Por una parte Nicolás Maduro ha hecho énfasis en la unidad: “Ante la campaña insana, detestable y de mentiras, los invito a la fortaleza unidad, temple, coraje como pueblo que somos, un pueblo de libertadores, no habrá dificultades que puedan vencer la fortaleza del alma”. | NÉSTOR FRANCIA.*

 

La otra línea maestra en la actual batalla la dio Diosdado Cabello:
“No estén alentando a este tipo de actividades porque les puede salir el tiro por la culata (…) y ante estos medios que están jugando al desbaratamiento de este país, a la destrucción de la paz de este país, yo les voy a decir, el día que ocurra aquí algo el pueblo sabe para donde va a agarrar y yo estoy casi seguro que los medios de la derecha no van a pasar sin que el pueblo los visite”.

 

Unidad y lucha, esas son las líneas maestras de los revolucionarios para dar al traste con la conspiración. Parecen cosas de Perogrullo, pero en la práctica aparecen más difíciles de alcanzar que lo que se nota a primera vista, porque en el seno del movimiento revolucionario actúan fuerzas que expresan contradicciones que muchas veces son puestas por encima de las necesidades unitarias. Un ejemplo reciente de ello lo vimos el pasado 27 de febrero, cuando la marcha convocada por el PSUV tuvo una réplica, el mismo día y a la misma hora, convocada por otras fuerzas que apoyan a la revolución pero que actúan por cuenta propia.

 

La alharaca que algunos montaron en algunos medios revolucionarios con motivo del ajuste cambiario es otro ejemplo. No nos referimos a las críticas racionales y leales que fueron expresadas con todo derecho, en una revolución que no estigmatiza el debate, sino a ciertos criticones de oficio que arremetieron contra el gobierno, inclusive contra funcionario específicos, con nombres y apellidos, como el ministro Giordani y el presidente del BCV, Nelson Merentes, e inclusive contra Nicolás Maduro, tratándolos como si no formaran parte del gobierno revolucionario y como si actuaran por su cuenta, cuando en realidad sabemos que una medida como esa tuvo con toda seguridad el visto bueno del presidente ¿o es que creen, como dice la derecha, que Chávez no está gobernando y Maduro es un usurpador?

 

Detrás de esos opinadores de lo que nosotros llamamos el “antichavismo con Chávez”, hay grupos políticos con ansias de poder y que en el fondo pretenden desplazar a la dirigencia revolucionaria para ponerse al frente ellos mismos, y aunque son más bomba que chicle, echan vaina y generan división en nuestras filas. Estos grupos, junto a individualidades, andan también activos de cara a las primarias para elegir candidatos a alcaldes y concejales.

 

La revolución necesita el debate, pero dentro del concepto de “irreverencia en la discusión, lealtad en la acción”. En este momento, la unidad es una necesidad superior y hay que fomentarla y preservarla.

 

En cuanto a la línea de lucha, está dándose en la práctica. Acertadamente, el pueblo se mantiene en la calle. Este fin de semana hubo dos ejemplos de ello, ambos vinculados a la matriz de agitación mediática más explotada por estos días, la de los jóvenes fascistas atrincherados en Chacao.

 

Por una parte, la juventud del PSUV convocó una concentración en la Plaza O’Leary. Muy bien, para que quede claro que la juventud no son esos pichones de fascistas manejados como marionetas por poderes fácticos. Todavía creemos que deben crearse instancias organizativas masivas de la juventud revolucionaria más allá del PSUV, aunque el partido ejerza la orientación de las mismas, como corresponde a la organización de vanguardia. Pero de todas formas lo de la Plaza O’Leary fue un acierto y estuvo muy bien.

 

Por otro lado, un piquete de jóvenes revolucionarios hizo acto de presencia en Chacao, donde se concentran los fascistas, dejaron escuchar su voz y abrieron un debate que hay que prolongar. En todo caso, este fin de semana asomó una contra-matriz que hace falta: la juventud venezolana no son esos piquetes fascistas que sirven de gasolina a la conspiración. Está harto demostrado, de varias maneras, que la mayoría de los jóvenes en Venezuela son revolucionarios.

 

“Made in USA”
Las últimas intervenciones públicas de funcionarios imperialistas contra Venezuela, coincidiendo con las campañas políticas y mediáticas internas de la derecha, prueban que estamos ante planes “made in USA”.

 

venmadurEn ese sentido, Nicolás Maduro expresó:
“Hemos tenido varios días una guerra incesante internacional que viene desde Miami. Nosotros sabemos quién la produce; forma parte de las bandas mafiosas mayameras dirigidas por Roger Noriega y Otto Reich, que son parte del clan de John Negroponte…
“Forman parte del ala del poder imperial de los Estados Unidos que ha hecho más desastres en nuestro continente. Estuvieron detrás del plan Cóndor, de la intervención militar en Nicaragua en los años 80. Son el núcleo central de toda la campaña en contra de Venezuela, y se van a saber más cosas más adelante (…).
“Financian con dólares a los grupos que aquí en Venezuela han pretendido desestabilizarnos desde hace mucho tiempo”.

 

Por supuesto, no es para nada casual el paseíto que se dieron Capriles y Borges por el Norte. El mismo Maduro acotó, refiriéndose al gobernador de Miranda, que “En Miami se reunió y mañana tiene otras reuniones con los factores que están conspirando contra la economía del país, con unos banqueros prófugos a quienes pidió billete en dólares”, y agregó:
“En la oposición mandan los que ponen los billetes; entonces manda la mafia mayamera, manda la mafia de Otto Reich y Roger Noriega, y manda el gobierno de los Estados Unidos”.

 

Esto es tan evidente que ni siquiera lo esconden. Este fin de semana el propio Otto Reich se pronunció en la línea de la derecha del patio, al afirmar en un artículo, firmado a cuatro manos con otro engendro mayamero, Ezequiel Vázquez-Ger, lo siguiente:
“Venezuela se sumerge cada día más en una tragedia política y económica de magnitudes catastróficas. La escasez azota a toda la población. En las góndolas de los supermercados a veces no se encuentra ni leche, ni aceite ni harina. La tasa de homicidios continúa batiendo récords cada año.
“El país está gobernado por personas que han sido designadas ‘capos de la droga’ por el gobierno americano. Sin embargo, dentro de este contexto, existe un pequeño grupo de personas, comúnmente llamados boliburgueses –o bolichicos, en su versión joven– que han logrado inexplicablemente crear fortunas de magnitudes superlativas…
“Estados Unidos no tiene por qué asumir responsabilidad alguna por los primeros dos grupos. Pero seríamos cómplices si permaneciésemos callados ante tal saqueo, más aún cuando sabemos que muchos de estos saqueadores hoy disfrutan de la seguridad y generosidad de nuestro país. Estados Unidos debe dejar de proveer refugio a los socios de Hugo Chávez”.

 

Ahora bien, ya surgen las opiniones de que la derecha está repitiendo los mismos errores e inclusive algunos nuevos. Ya lo dijo Oscar Schemel, en base a los estudios de la firma que dirige. Ahora es Leopoldo Puchi, columnista independiente (alejado del MAS), que plantea lo siguiente en su columna de Ultimas Noticias “Enfoque”:
“¿Es correcto que la oposición se plantee como objetivo la salida inmediata de Chávez de su cargo? ¿Le conviene a la oposición, para ampliar su influencia y conquistar votos de la periferia chavista, plantear que Chávez dimita de manera urgente? ¿Contribuye esta estrategia a incrementar el número de adherentes a la Mesa de la Unidad? ¿Corresponden los argumentos zahirientes que se utilizan a una política de amplitud, diálogo y tolerancia? ¿Acaso la costumbre entre los venezolanos no es esperar, si una persona está enferma, a que se recupere y darle su tiempo y privacidad?…
vendiosd“La realidad es que el apresuramiento y el acoso pueden ser más bien contraproducentes. Es difícil pensar que, con la estrategia adoptada, la oposición haya avanzado en lo que va de año. A pesar de los problemas económicos del país, tampoco puede decirse que los que apuntan a una política de ruptura o de “primavera árabe” hayan creado las condiciones para un desalojo forzado del chavismo del poder…
“No hay una situación de ingobernabilidad y la estabilidad de las instituciones luce bastante sólida, a pesar del peso psicológico que representa, en cualquier parte del mundo, que el jefe de Estado se encuentre hospitalizado. El apresuramiento y el acoso pueden ser percibidos como una actitud desalmada.
La línea ‘Chávez vete ya’, no tiene sentido y representa un nuevo error en el que incurre la dirigencia opositora. Del apresuramiento sólo queda el cansancio”.

 

La escasa convocatoria opositora a la marcha del pasado sábado en torno a los jóvenes fascistas, comprueba una vez más que esa “lucha” carece de apoyo popular. Pero la derecha tiene por ahora pocos palos en que ahorcarse. Más allá de esa juventud fascista y de la canalla mediática, es poca cosa lo que pueden blandir como factor de crédito político.

 

Y para colmo, se hacen cada vez más evidentes las divisiones, ambiciones e intrigas que bullen en su seno. Si hubiere elecciones presidenciales sobrevenidas, creemos que finalmente la derecha se pondría de acuerdo en torno a una candidatura, aunque eso no está garantizado. Pero, en todo caso, irían en condiciones aun peores de las que tuvieron para la contienda del pasado 7 de octubre. Más aun después de la paliza que sufrirán el 14 de julio.

 

Buena noticia
Es una excelente noticia la que ha dado el ministro de Información y Comunicación, Ernesto Villegas, quien presentó el sábado el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (SiBCI) con la presencia de comunidades organizadas de la parroquia de Coche, al suroeste de Caracas.
Villegas afirmó que “Se acaba la competencia entre los medios del Estado (…) vamos todos a transitar por un mismo sendero”.

 

Esta simbiosis ha venido ya avanzando, pero ahora se le da un nuevo impulso a lo que es sin duda una necesidad. Nosotros, que trabajamos en medios públicos, hemos notado a veces como ese espíritu de competencia, en el mal sentido de la palabra, aparece de vez en cuando. Aquí nadie dude que tenemos que remar en el mismo barco y hacia el mismo puerto.

 

Una de las características de la presentación del SiBCI por parte de Villegas, quien es con mucho el mejor ministro del área que hemos tenido, con todo respeto por los demás, es el énfasis que pone en el área de la comunicación popular. Es lo que más destaca en la excelente batería de cuñas producidas para el lanzamiento mediático del SiBCI.

 

El mismo sábado Villegas designó al cantautor venezolano Alí Alejandro Primera como viceministro para la Comunicación Popular. Ya era tiempo de que la comunicación revolucionaria oficial acompañara la casi exclusiva presencia en pantallas, ondas hertzianas e imprentas oficiales, con la incursión en las calles junto al pueblo.
Pa’lante con eso, ministro, así es que se gobierna.

 

Un crimen
El asesinato del cacique yukpa Sabino Romero, perpetrado presuntamente por sicarios a la orden de terratenientes, demuestra una vez más que es falso que la lucha de clases en Venezuela sea pacífica.

 

El pueblo, bajo el sabio liderazgo de Chávez, ha logrado mantener a raya a la burguesía, pero esta muestra sus garras violentas de vez en cuando. Lo hizo durante el golpe de Estado de abril de 2002, durante el sabotaje petrolero de 2002-2003, lo ha hecho de manera permanente con el asesinato selectivo de dirigentes campesinos y también, como en el caso de Romero, de líderes indígenas. El colmo es que voceros de la burguesía, como la organización PROVEA, que alguna vez se destacó en la real defensa de los DDHH, pero que ha devenido en instrumento del imperialismo y la oligarquía, se apresuran a acusar entre líneas al Gobierno por el asesinato.

 

En un comunicado, la menoscabada PROVEA afirma que “Sabino Romero había sufrido una constante criminalización por parte de las autoridades debido a su movilización en defensa de los derechos del pueblo yukpa. Sufrió privación de libertad durante 18 meses y era permanentemente hostigado por funcionarios policiales”.

 

La verdad es que aun cuando a veces hay complicidad de algunos funcionarios con los terratenientes, no es esta una política del Estado. Las reales amenazas contra la vida y la integridad de los indígenas provienen de los terratenientes, que por cierto ya se habían cobrado la vida del padre de Sabino, José Romero, y de otros dirigentes yukpas.

 

El gobierno nacional ya ha iniciado las averiguaciones en torno a este asesinato. Comisiones del ejército, GNB y CICPC se trasladaron desde Machiques a la zona del Tokuko, en la Sierra de Perijá, donde fue asesinado Sabino Romero. Esperamos que más allá de los resultados de esta investigación en particular, se profundice la lucha por justicia para nuestras etnias ancestrales y se meta en cintura, finalmente, a la criminal burguesía del campo.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    8 marzo 2013 1:34

    Siempre hay que tener presente que el petróleo venezolano es el hueso más codiciado por el imperio de las EE.UU. en toda Latinoamérica. No necesitarían ir a comprarlo al otro lado del mundo, está a unas pocas millas al sur de Miami. Por tanto, este poder del norte hará todo lo posible por usufructuar de ese valioso recurso, o sea, apropiárselo. Busch ya estaba vendiendo los pozos de Irak cuando aún la guerra no concluía, las tropas batallaban en el frente y él remataba esos enormes pozos petroleros. Ahora Chávez no está, la maquinaria propagandística de EE.UU. está a todo vapor trabajando actualmente en Caracas y el resto del país, pues hay que potenciar a los candidatos afines al imperio, en cambio, si triunfara Nicolás Maduro la cosa se les pondría cuesta arriba. La lucha de poderes está al rojo vivo en este momento en Venezuela, y eso que Chávez aún está siendo “velado”… Los lineamientos de poderes detrás de las cortinas trazan apresurados sus líneas de acción. El golpe de abril de 2002 no les resultó, pues ahora corregirían algunos yerros y optarían por la maquinaria de la publicidad fuerte, planificada, muy organizada.