Dic 16 2014
645 lecturas

CulturaSociedad

Protección infantil contra la violencia-2

La inscripción y el registro oficial   del nacimiento de un niño por parte  de los  padres o representantes, establece la existencia del menor  ante la ley y proporciona la base para la salvaguarda de muchos de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del chiquillo. El artículo 7 de la Convención sobre los Derechos del Niño establece que todo niño tiene derecho a ser presentado al nacer.
Además de ser el primer reconocimiento jurídico de la existencia de un menor,  es fundamental para asegurar que las criaturas cuenten y que tengan acceso a servicios básicos como  la salud, la seguridad social y la educación. Conocer la edad del niño es fundamental para su protección contra el trabajo infantil, contra la posibilidad que le detengan y traten como adultos en el sistema de justicia, contra el reclutamiento forzoso en las fuerzas armadas, contra el matrimonio infantil, la trata y la explotación sexual.
Un certificado de nacimiento es una  prueba que  sirve de apoyo para rastrear a los niños no acompañados y separados y promover una migración segura.  Es un “pasaporte a la protección”, y   uno de los instrumentos más poderosos para garantizar la equidad en una amplia gama de servicios e intervenciones para ellos.
La información demográfica,  resulta fundamental para que los gobiernos establezcan y controlen las estadísticas nacionales de población.  Contribuye a la elaboración de datos pormenorizados que son cruciales para la planificación, la toma de decisiones y el seguimiento de las acciones y  políticas  encaminadas a proteger a los niños.
A nivel mundial, al 79% de los niños menores de cinco años más pudientes se les registra al nacer, pero sólo el 51% de los más pobres gozan del derecho a una identidad oficial.  Mientras que el 80% de los menores., que viven en ciudades tienen su certificado de nacimiento, esto ocurre solamente entre el 51% de los que viven en zonas rurales.  En las regiones    donde hay conflictos armados o guerras civiles, el padrón de natalidad es muy bajo.
Las acciones estratégicas de UNICEF están orientadas hacia el fortalecimiento de los sistemas nacionales de protección de la infancia con el fin de reducir los obstáculos a la  inscripción  de  todos los niños al nacer.

Trabajo infantilLabour Force Work Under Difficult Conditions To Complete Commonwealth Games
La Organización Internacional del Trabajo –OIT- estima que en todo el mundo alrededor de 215 millones de niños de ambos sexos, menores de 18 años trabajan, muchos  de ellos a tiempo completo.
En la Convención Nº 182 de la OIT, Conforme a la Resolución II del 2008 en la decima octava Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo, señala que  las peores formas de  “trabajo infantil”, incluye:
–  La esclavitud,  la prostitución,  la pornografía,  y las actividades ilícitas. El trabajo que pueda dañar la salud, seguridad o moral de los niños, y el empleo por debajo de la edad mínima de 15 años
– Servicios domésticos no remunerados que entrañen riesgos, incluidas las tareas caseras realizadas durante horarios prolongados, en un  medio ambiente de trabajo insalubre, en lugares de trabajo peligrosos y que implique equipos inseguros y cargas pesadas.
La OIT, estima que en  África subsahariana, 1 de cada 4  menores de 5 a 17 años trabaja en comparación con 1 de cada 8 en Asia y el Pacifico y 1 de cada 10 en América Latina. Aunque las cifras totales indican que hay más niños que niñas involucradas en el trabajo infantil, muchas de las  labores que realizan éstas son invisibles. Se estima que el 90% que participan en el trabajo domestico son niñas.
A pesar de que la prevalencia del trabajo infantil ha disminuido en los últimos años excepto en África subsahariana, donde está aumentando entre los pequeños con edad comprendida entre 5 y 14 años, -según datos de la OIT de 2010-, sigue perjudicando el desarrollo físico y mental de las y los niños y adolescentes e interfiere con su educación
En el Documento de la Cumbre del Milenio 2010, de UNICEF, se señala que el trabajo infantil refuerza los ciclos intergeneracionales  de pobreza, socava las economías nacionales e impide el progreso. No es solo una causa sino también una consecuencia de las desigualdades sociales reforzadas por la discriminación. Los niños pertenecientes a los grupos indígenas o a las castas más bajas suelen abandonar con mayor frecuencia la escuela, para trabajar. Los  migrantes son vulnerables a la mano de obra oculta e ilícita

Matrimonio infantil
matrimonio-infantilEl matrimonio infantil se define  como una boda formal o  unión informal antes de los 18 años, es una realidad tanto para los niños y niñas, aunque a estas les afecta de una manera más desproporcionada.
Alrededor de una tercera parte de las mujeres de 20 a 24 años de edad en el mundo no desarrollado  contrajeron matrimonio cuando eran chiquillas. El casamiento infantil  es más común en Asia meridional y África subsahariana, pero hay grandes diferencias de prevalencia entre los países de la misma región
De acuerdo a los datos de UNICEF, 47 países muestran que, en general, la edad mediana del primer matrimonio está aumentando gradualmente, esta mejora se ha limitado principalmente a las niñas de las familias con ingresos más altos. En general el ritmo de cambio sigue siendo lento. Mientras que el 48% de las mujeres de 45 a 49 años, se desposaron antes de cumplir los  18 años, la proporción solo ha bajado a 35% de las mujeres de 20 a 24 años
Los estudios indican que las niñas que  contraen nupcias temprano abandonan a menudo la educación oficial y quedan embarazadas. Las muertes maternas relacionadas con la gravidez y el parto son un componente importante de la mortalidad de las pequeñas de 15 a 19 años en todo el mundo, lo que representa 70.000 fallecimientos cada año. Si una madre tiene menos de 18 años, el riesgo de que su bebé muera en su primer año de vida es un 60% más que el de uno nacido de una madre mayor de 19 años. Incluso si el niño sobrevive tiene más probabilidades de sufrir bajo peso al nacer, desnutrición y un desarrollo físico y cognitivo tardío. Las esposas menores de edad corren el riesgo de sufrir actos de violencia, de abuso y de explotación.
Por último el matrimonio infantil a menudo trae consigo  la separación de la familia y los amigos y la falta de libertad para participar en actividades de la comunidad lo que podría tener consecuencias importantes sobre la salud mental de las niñas y su bienestar físico.

Niños reclutados por grupos armadosnino guerrillero
En todo el mundo, miles de niños son reclutados por las fuerzas armadas gubernamentales y los grupos rebeldes para servir como combatientes, cocineros, mensajeros o en otro tipo de funciones. Las niñas también son incorporadas con fines sexuales o para someterlas al matrimonio forzado. Muchos han sido incorporados por la fuerza, aunque algunos se han unido como resultado de presiones económicas, sociales o de seguridad. Las situaciones de desplazamiento y la pobreza hacen que los niños sean aún más vulnerables al reclutamiento.
En el Informe de las Naciones Unidas acerca de las consecuencias de los conflictos armados sobre los niños, los menores asociados con las fuerzas armadas o grupos armados están expuestos  a una violencia terrible, ya que a veces se les obliga a presenciar y cometer actos de crueldad, al tiempo que ellos mismos son sometidos a abusos, explotación, y sufren lesiones o incluso mueren como resultado de estos actos. Su condición les priva de sus derechos, a menudo con graves consecuencias físicas y emocionales.
UNICEF trabaja para liberar a los niños de las fuerzas  y los grupos armados tan pronto como sea posible, incluso durante los conflictos armados y par ayudarles a regresar con sus familias. De esta manera apoya los servicios que se ocupan de la salud física y mental y el bienestar de esos menores, le proporcionan aptitudes para la vida práctica y fomentan su participación en actividades positivas dirigidas hacia el futuro, incluidas la educación, la formación profesional y la formación para la vida. La organización adopta un enfoque orientado a la comunidad que incluye el apoyo a otros niños vulnerables que han sufrido los graves efectos de los conflictos con el fin de promover la reconciliación y evitar la discriminación. Estas acciones requieren de una perspectiva y compromiso a largo plazo hacia estos niños y las comunidades afectadas por el conflicto a las que regresan.
Más de 100.000 niños han sido liberados y reintegrados a sus comunidades desde 1998 en más de 15 países afectados por la  guerra.  Solo en 2010, UNICEF apoyo la reintegración de unos 11.400 niños vinculados a  grupos armados, junto con otros 28.000 niños vulnerables afectados por las contiendas.

Bibliografía:

UNICEF: Protección Infantil contra la violencia. Organización internacional del Trabajo –OIT-Informe de las Naciones Unidas.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario