Oct 5 2012
1893 lecturas

Sociedad

Risa loca y l谩grimas de desolaci贸n en Estados Unidos

La tragicomedia cotidiana en Estados Unidos se manifiesta en varios actos. Un ejemplo: en la esquina de Broadway y Bleecker, Nueva York, hay un hombre con un carrito que promueve una nueva marca de alimentos para perros regalando paquetes de lo que, promete, es una f贸rmula muy nutritiva. Justo frente a 茅l, sobre la misma banqueta, est谩 un hombre sentado sin expresi贸n en el rostro con un cart贸n sobre el cual ha escrito: 鈥淰eterano de Afganist谩n; toda contribuci贸n de dinero o alimento ser谩 agradecida鈥.| DAVID BROOKS.*

 

Ni uno ni otro se miran cuando pasa el torrente de turistas, modelos, empleados de servicios de paqueter铆a, estudiantes y m谩s.

 

驴Cu谩les son los actos p煤blicos m谩s vistos del pa铆s en medio de un a帽o electoral? 驴Las convenciones, los debates presidenciales, los noticieros, los programas de an谩lisis pol铆tico? No.

 

La noticia m谩s importante de estos 煤ltimos d铆as, y el debate m谩s intenso durante semanas ha sido la resoluci贸n de la disputa laboral, no de las decenas de miles de maestros en Chicago, ni la ofensiva contra sindicatos del sector p煤blico a escala nacional, sino entre los 谩rbitros y los due帽os de la Liga Nacional de F煤tbol (americano).

 

Fue la noticia nacional de la semana, el anunci贸 de un nuevo acuerdo para un contrato colectivo, y con ello el retorno de los 谩rbitros y el fin de la ineptitud de sus esquiroles. Hasta el gobernador m谩s antisindical, Scott Walker, de Wisconsin, estaba del lado del sindicato para acabar con la comedia de los esquiroles. Y es que se trata de algo sagrado.

 

El a帽o pasado, nueve de los 10 programas de mayor p煤blico televidente fueron partidos de f煤tbol americano. 鈥淓l futbol es la pasi贸n nacional, el gran espect谩culo p煤blico de Estados Unidos del siglo XXI鈥, escribe Nicholas Dawidoff en The New Yorker.

 

La semana contra la censura de libros arranca esta semana en el pa铆s, cuyo presidente acaba de declarar ante el foro mundial de la ONU que el derecho universal m谩s sagrado es la libertad de expresi贸n.
Seg煤n la Asociaci贸n Bibliotecaria de Estados Unidos (ALA, por sus siglas en ingl茅s), m谩s de 11.300 libros han sido objeto de intento de censura desde 1982 (algunos han sido retirados de bibliotecas, escuelas y librer铆as, pero la mayor铆a son s贸lo sujetos de 鈥渞etos鈥 de comunidades u oficiales que buscan su censura).

 

En 2011 se registraron 326 鈥渞etos鈥, pero ALA considera que m谩s de 70 por ciento de estos intentos no se dan a conocer. En 2011, entre los libros m谩s 芦retados禄 en diversas localidades o estados estaban Un mundo feliz, de Aldous Huxley; Los juegos del hambre, de Suzanne Collins (que se convirti贸 en pel铆cula este a帽o), y un libro del famoso autor ind铆gena Sherman Alexie. E

 

En a帽os anteriores estaban en esta lista un examen de la pobreza y explotaci贸n laboral por B谩rbara Ehrenreich; El color p煤rpura, de Alice Walker; el cl谩sico Catcher in the Rye, de JD Salinger; Las aventuras de Huckleberry Finn, de Mark Twain; Of Mice and Men, de John Steinbeck, y Beloved, de la premio Nobel de Literatura Toni Morrison.
Las justificaciones casi siempre son por escenas sexuales o personajes desnudos, aunque otros son por lenguaje inaceptable (mayor informaci贸n aqu铆).

 

Estados Unidos en pleno siglo XXI:
鈥淟a elecci贸n decidir谩 los m茅todos de interrogaci贸n en casos de terrorismo en el futuro鈥, afirm贸 la cabeza de la nota en el New York Times, la cual informa que en esta elecci贸n, entre otras cosas, se determinar谩 si Estados Unidos emplear谩 o no la tortura en el futuro.

 

Uno de cada cinco fallecimientos de soldados estadunidenses es por suicidio, seg煤n c谩lculos de la revista Harper鈥檚.

 

Un general brigadier del ej茅rcito que cumpli贸 cuatro giras de combate en Irak y Afganist谩n fue acusado de sodom铆a forzada, adulterio, tener material pornogr谩fico y mantener relaciones 鈥渋napropiadas鈥 con varias de sus subordinadas, informaron oficiales del ej茅rcito a la agencia AP.

 

Cuando su jefe de polic铆a renunci贸, el pueblo de Vaughn, en Nuevo M茅xico, se qued贸 s贸lo con un integrante oficial de su fuerza de seguridad p煤blica: Nikka, el perro antinarc贸ticos. El jefe de polic铆a Ernest Armijo decidi贸 retirarse del cargo al hacerse p煤blico que no pod铆a portar un arma de fuego por tener antecedentes penales, inform贸 AP.

 

Los 400 individuos m谩s ricos del pa铆s tienen fortunas superiores a mil millones de d贸lares (el m谩s rico, Bill Gates, tiene como 66 mil millones). Un familia promedio estadunidense tardar铆a m谩s de 20 mil a帽os en gastar mil millones; pero los ricos tambi茅n tienen problemas: el Daily Show descubri贸 que hay sic贸logos especializados en atender los problemas de los m谩s ricos, incluyendo tratamiento para algo llamado 鈥渟铆ndrome de riqueza repentina鈥.

 

Tal vez no son los 鈥渢erroristas鈥 los que representan el mayor riesgo a los aviones comerciales, sino ciudadanos estadunidenses que, con leyes que permiten portar armas ocultas en universidades, bares y hasta iglesias en varios estados del pa铆s, ya se les hace tan com煤n y tan f谩cil, que se les olvida que las tienen.

 

La Administraci贸n de Seguridad de Transporte (TSA), agencia federal encargada de la seguridad en los aeropuertos, reporta que este a帽o hasta la fecha han encontrado 1.105 armas de fuego (el a帽o pasado el total fue de 1.320). La gran mayor铆a, dice, son de personas con licencias para tenerlas, a las que simplemente se les olvid贸 al pasar por seguridad.

 

鈥淟os due帽os de armas deber铆an saber d贸nde las tienen, para nuestra seguridad y la de aquellos con quienes vivimos y los que est谩n a nuestro alrededor. Yo siempre s茅 d贸nde est谩 la m铆a. Es algo bastante b谩sico. Las armas son peligrosas鈥, coment贸 Nico Mel茅ndez, oficial de TSA, al New York Times.

 

Pan (y falta de pan), circo, libertad condicional de expresi贸n, libros peligrosos, tortura, traumas entre guerreros, seguridad p煤blica canija, ricos con problemas personales y armas por todas partes. Risa loca y l谩grimas de desolaci贸n en Estados Unidos.
鈥斺
* Periodista.
Corresponsal de La Jornada de M茅xico en Estados Unidos.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario