Ene 4 2012
457 lecturas

CulturaPolítica

Salud en Chile / Afirma el PRO: jóvenes adolescentes sin derechos

Muy enojados en el Partido Progresista: Alejandra Bottinelli, vicepresidenta del PRO señala que los diputados de la Alianza y la Concertación “tendrán que explicar a los  jóvenes por qué eliminaron el artículo que reconocía sus derechos sobre su salud y su cuerpo de la nueva ley. Otra expresión más del conservadurismo transversal de la política chilena”. |MARIO AGUILERA.*
 
Fue la reacción de Bottinelli —vicepresidenta de Educación y Cultura del PRO— ante la aprobación en el parlamento de la nueva Ley de derechos y deberes de los pacientes, que está a la espera de la firma del Presidente de la Repúbloca para ser promulgada y que en su texto final suprimió el artículo original, que reconocía a adolescentes de entre 14 y 18 años el derecho a expresar su voluntad personal explícita para recibir o rechazar procedimientos o medicamentos.

Dijo la dirigente: “No entendemos con qué argumento los 101 diputados de la Alianza y la Concertación aceptaron eliminar el artículo que resguardaba la ciudadanía de los jóvenes sobre su salud y su cuerpo. No se entiende cómo después los parlamentarios rasgan vestiduras por los y las jóvenes si no son capaces de cautelar sus más básicos derechos.

“Esto es un espaldarazo transversal a los conservadores de lado y lado que desde los municipios y los ministerios han eludido cumplir con las normativas legales que resguardan los Derechos Sexuales y Reproductivos de los y las adolescentes”.
 
Por su parte, la doctora María Isabel Matamala, del equipo de Género e Igualdad del PRO, expresó que “la supresión de este artículo es un hecho de la mayor gravedad pues no sólo contraviene otras disposiciones legales vigentes, sino que desconoce instrumentos internacionales suscritos por Chile como son la Convención de los Derechos del Niño y la Niña, el Programa de Acción del Cairo y llamó a una campaña de denuncia de este hecho que vulnera los derechos sexuales y reproductivos de los y las adolescentes, y a las agrupaciones ciudadanas a acompañar a los y las adolescentes en la defensa de sus derechos”.
 
Analizada la situación, las progresistas se comprometieron a generar una contraloría ciudadana que monitoree a todos los alcaldes, que, a dos años de promulgada definitivamente la ley 20.418 que fija las normas sobre información, orientación y prestaciones en materia de regulación de la fertilidad, siguen sin cumplirla, aunque ésta les obliga a disponer de la Píldora del día después (PAE) y a cautelar políticas de educación en materia de regulación de la fertilidad.

“Los derechos sexuales y reproductivos de cientos de miles de jóvenes están siendo violados diariamente en municipios de la Alianza y la Concertación. Según un estudio reciente de Flacso, no hay acceso a la PAE en más del 30% de ellos y nadie da una explicación convincente de este hecho.

“Si fuera por la burocracia conservadora de lado y lado, los y las jóvenes no llegarían jamás a ser sujetos de derecho en relación con su sexualidad, porque no les bastó con vetar la ley y reducir los derechos de los y las jóvenes, como lamentablemente lo hizo la senadora DC Soledad Alvear, sino que además se dan el lujo de no cumplirla. A todos ellos les decimos que operaremos como contraloría ciudadana y llamamos a los y las jóvenes a denunciar estas situaciones”, dijo la vicepresidenta del PRO.

Cuenta pública de un partido político

Sin asumir posiciones abiertamente de izquierda —en el sentido tradicional del término—, el PRO viene caracterizándose por emitir opinión y juicios sociales y políticos ante los diferentes asuntos que interesan a la ciudadanía.
“Estamos trabajando día a día para encarnar en Chile una alternativa distinta el 2012 y el 2013”, señaló Cristian Warner, secretario general de la organización encolumnada detrás del ex diputado Marco Enríquez-Ominami al prentar el Libro Cuenta pública de los progresistas.
El dirigente calificó el hecho como una iniciativa inédita, única en a nivel nacional en que una organización política por medio de relatos, la entrega datos, parte de la historia y contenidos sobre su formación, sus propuestas, denuncias y causas, además del trabajo infatigable de juntar las firmas para legalizarlo en cada región, un partido nuevo, distinto que pretende convertirse en una alternativa para Chile.

El PRO podría quedar constituido en las próximas tres semanas en once de las 15 regiones en que se divide administrativamente el país —ya lo está en seis. El objetivo es presentar candidatos propios para las próximas elecciones municipales y romper —dicen— con el duopolio representado por la Concertación y la Alianza; cabe señalar que ambos bloques no concitan mayor entusiasmo en la ciudadanía.

El libro se puede encontrar aquí.

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario