Oct 30 2017
347 lecturas

Cultura

Serenidad ante la vida

La serenidad, es aquella actitud de las personas de responder  ante cualquier evento o situación sin dejarse arrebatar por sentimientos o emociones desestabilizadoras.  Es una característica  de la personalidad del individuo, como uno de sus rasgos, y gracias a ella la persona actuará y se comportará de manera  tranquila aún en aquellas situaciones en que  cualquiera perdería los estribos.

Una actitud más serena ante la vida simplificaría considerablemente, situaciones difíciles; evitaría que muchas cosas se convirtieran en problemas o que crecieran hasta transformarse en catástrofes

Hoy en día tenemos tantas dificultades  y asuntos que resolver,  puede tratarse de un examen, de un problema en el seno de la familia o en el trabajo,  de  no poder  conseguir las medicinas o la comida, ajustar nuestro presupuesto y seguir cumpliendo con nuestras responsabilidades. Parece imposible que en medio de tantas preocupaciones y contratiempos, podamos conservar la serenidad para resolver todo sin caer en la desesperación ni afectar a los demás con nuestra impaciencia. Cualquiera de estas circunstancias  pone a prueba nuestros nervios y deja al descubierto nuestro modo de ser. Esta situación es válida tanto para los niños como para los adultos, para la escuela, la vida en familia o el mundo laboral y social.Resultado de imagen para serenidad

El valor de la serenidad nos hace mantener un estado de ánimo apacible y sosegado aún en las circunstancias más adversas, esto es, sin exaltarse o deprimirse, encontrando soluciones a través de una reflexión detenida cuidadosa, sin engrandecer o minimizar los problemas.

Cuando las dificultades nos aquejan fácilmente podemos caer en la desesperación, sentirnos tristes, irritables, desganados y muchas veces en un callejón sin salida, la diferencia radica en la manera de afrontarlos.

Las personas que se irritan con facilidad reaccionan con demasiada intensidad, tienden a encolerizarse, a perder la cabeza, a  cometer errores. Los impacientes actúan con enfado y con agresión aumentando de este modo la confusión. Unicamente  los que permanecen serenos conservan la capacidad de juzgar y el control  sobre nosotros  mismos; no se dejan llevar por sus emociones, mantienen su capacidad de razonar y dominan las situaciones.

Frente a todo lo que pueda desconcertarnos reposa no sólo el dominio sobre uno mismo, sino también el reconocimiento en que los sentimientos desmedidos nos hacen perder el poder sobre nosotros mismos sin contribuir a mejorar la situación. Reflexionar y actuar con tranquilidad, tiene más ventajas. La persona que reacciona con serenidad  frente a todos los contratiempos que le depara la vida, se ahorra muchos disgustos y puede enfrentarse a los problemas con más soltura.

Resultado de imagen para serenidadLa serenidad es una actitud que evidencia, con frecuencia, la madurez de la persona que ha aprendido  a conservar la calma en cualquier situación con el fin de facilitarse la vida frente a  entornos  difíciles.

El ritmo de nuestra existencia, acentuado por el incremento de nuestras aspiraciones, se transforma en una carencia crónica de tiempo y se convierte en el polo opuesto de calma, origen de la paz personal.

La serenidad es un valor positivo y una cualidad digna de observar ya que a través de ella la persona podrá actuar con calma y esto le permitira resolver conflictos u obstáculos de la mejor manera posible y satisfactoriamente.

La persona serena es equilibrada y moderada en el actuar y pensar, está en paz con su entorno, con los demás y consigo misma.

Desde la filosofía y la religión se ha abordado el tema de la serenidad,  porque se considera  que un estado de serenidad en los individuos  los hará actuar con calma y tranquilidad en cualquier situación que les toque vivir.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario