Feb 15 2013
898 lecturas

Política

Socialistas: “Qué estamos pidiendo desde un hotel de cinco estrellas”

beaLa historia es lo que fue, lo que fue es lo que se hizo mirado desde mañana; y la vergüenza es luchar contra el olvido voluntario (que no olvida, que sepulta); lo sin vergüenza es la frase hueca, el dato trunco, los nombres al voleo lanzados; y a veces el socialismo es justificación de la sinvergüenzura. La historia no se repite, pero en política las herencias —a veces— se recuperan. A costa de vergüenza.
| NICOLÁS GOMARRO.

 

Todo ello lo desnudó una mujer de 30 años en España. No la España de la “transición” que comandó quien llamaron entonces Felipillo (el mismo que habló de yerba permitida, de no represión, de abrir cauce a la juventud, el mismo que sucedió en el poder al gallego Fraga que condujo tras el RIP del generalísimo a la herida España).

 

Y la doñita Beatriz lo hizo por todo lo alto en la reunión lisboeta del Consejo de la Internacional Socialista. Internacional porque traición, embeleco, modernización, cambio, “aggiornamiento”, en fin, es lo mismo. La joven Talegón acusó a los líderes socialistas ser los responsables de la grave situación actual, mientras estaban reunidos en un hotel de cinco estrellas con motivo del encuentro de la organización.

 

No fue una “espontánea” que tomó el micrófono en el elegante Cascais de la capital portuguesa, su discurso estaba pautado dado su cargo dirigente de la Internacional de Juventudes Socialistas. Dirigencia que hoy se pone en duda: han pedido que se la expulse.

 

Querella de militantes del Primer Mundo, dirán. Y sí, que mucho de eso hay; puede que no tenga ella la culpa por desconocer el ancho mundo; quizá su índice de la miseria no lo abarca todo, ¡pero cómo lo hace con el que conoce!

 

Finalmente, caro lector, averigüe usted los nombres de los “líderes socialistas” latinoamericanos felices en la Internacional Socialista. No le será difícil saber quiénes no renunciaron al vinho verde y al fado turístico.
En cuanto a qué dijo Beatriz Talegón, escuche y vea aquí, son apenas tres y pico minutos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario