Sep 6 2012
1378 lecturas

Pol铆tica

Submarinos no navegables

Es una tortura conocida y empleada hace mucho por la polic铆a de las dictaduras, los reg铆menes autoritarios y aun democracias como EE.UU., que la utiliz贸 vastamente en las guerras de Irak y Afganist谩n. Se introduce la cabeza del prisionero en un recipiente lleno de agua hasta que est谩 a punto de ahogarse, se le saca la cabeza para que respire un momento y se la vuelve a sumergir. Indefinidamente, hasta que diga lo que el torturador quiere que diga, cierto o falso.

El m茅todo fue aprobado por W. Bush, como demuestran documentos desclasificados del Departamento de Justicia (www.aclu.org, 24/8/9).

Hab铆a trascendido durante la campa帽a electoral del 2008 que Barack Obama estaba dispuesto a crear una comisi贸n que investigara todas las violaciones del gobierno W. Bush a la Convenci贸n de la ONU contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes que entr贸 en vigor en 1987 y de la que EE.UU. es Estado Parte (www.salon.com, 13/11/08). No fue as铆. Amnist铆a Internacional, la Uni贸n Estadounidense pro Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en ingl茅s) y hasta la propia ONU fueron defraudadas.

El nuevo presidente, a menos de cuatro meses de instalado en la Casa Blanca, viaj贸 a la sede de la CIA para manifestar su apoyo al servicio de espionaje y a sus miembros, pese a las abundantes denuncias de abusos f铆sicos y mentales a los sospechosos de terrorismo, que los propios asesores de Obama calificaron de 鈥渢orturas鈥. Ante unos mil agentes, el mandatario las calific贸 de 鈥渆rrores鈥, destac贸 que era preciso respetar los valores e ideales 鈥渜ue hacen de EE.UU. algo especial, y a ustedes mismos especiales… incluso cuando es duro y no s贸lo cuando es f谩cil鈥 (www.washingtonpost, 21/4/09). Esta declaraci贸n fue recibida 鈥渃on ovaciones ensordecedoras鈥, inform贸 el Washington Post.

Los documentos desclasificados revelaron, por ejemplo, que la CIA aplic贸 el 鈥渟ubmarino鈥 183 veces a un solo prisionero. Obama no utiliz贸 ni uno de los diez minutos que dur贸 su discurso en la CIA para mencionar posibles investigaciones o indagaciones penales y asegur贸 a los presentes que el nuevo gobierno 鈥減roteger谩 sus identidades y su seguridad mientras contin煤an desempe帽ando sus funciones con vigor鈥.

D铆as antes, cuando se dieron a conocer los memos de la CIA y del gobierno de Bush con la autorizaci贸n para torturar, Obama se帽al贸 que no se juzgar铆a a nadie por los tales 鈥渆rrores鈥 y m谩s: si alguno era llevado a la Justicia, lo defender铆an abogados cuyos honorarios se oblar铆an con dinero p煤blico. 鈥淓s un tiempo de reflexi贸n, no de castigo鈥, refrend贸 (www.de mocrats.co, 16/4/09).

Esto acu帽贸 una suerte de dogma jur铆dico no escrito hasta que adquiri贸 status oficial. En mayo 煤ltimo, un jurado de tres miembros de la Corte de Apelaciones del segundo circuito de Nueva York aprob贸 la siguiente presentaci贸n del gobierno: los cables de la CIA que describen el uso del 鈥渟ubmarino鈥 no son desclasificables pese a la Ley de libertad de informaci贸n (FOIA, por sus siglas en ingl茅s), lo cual clausura la demanda de ACLU y de otros organismos de derechos humanos que solicitaron que se hicieran p煤blicos m谩s documentos atinentes al maltrato de prisioneros durante la guerra de Irak. El fallo acepta el p谩lido argumento de la Casa Blanca: revelar esa documentaci贸n atentar铆a contra la seguridad nacional (www.nytimes.com, 24/5/12).

El procurador general Eric H. Holder Jr. atornill贸 a煤n m谩s el argumento: la semana pasada anunci贸 que nadie ser铆a juzgado por la muerte de un prisionero en Afganist谩n en el a帽o 2002 y la de otro en Irak en el 2003 鈥渆liminando la 煤ltima posibilidad de que se acepte cualquier acusaci贸n penal relacionada con los brutales interrogatorios de la CIA鈥 (www.nytimes.com, 30/8/12). El cierre de ambos casos, agrega el New York Times, 鈥渟ignifica que lleg贸 a su fin el limitado esfuerzo del gobierno Obama destinado a investigar los programas antiterroristas que se llevaron a cabo bajo el presidente George W. Bush鈥.

La justificaci贸n de Holder es igualmente limitada: 鈥淓l Departamento (de Justicia) ha cesado los procesos porque las pruebas admisibles no ser铆an suficientes para obtener y sostener una condena m谩s all谩 de toda duda razonable鈥 (www.justice.gov, 30/8/12). 驴Qu茅 dificultad habr铆a entonces para dar a conocer los documentos solicitados por la ACLU?

El entonces procurador general Michael Mukasey encarg贸 en enero del 2008 al fiscal federal John Durham, un republicano declarado, que averiguara el porqu茅 de la destrucci贸n de 92 videos con pruebas evidentes de las sesiones de tortura de Jos茅 A. Rodr铆guez, un alto funcionario de la CIA. El mandato de Durham fue prorrogado bajo Obama para incluir otros casos. Pese a las pruebas concluyentes de torturas que provocaron la muerte de prisioneros, 鈥淒urham decidi贸 no emprender acci贸n alguna con un 煤nico argumento, la discreci贸n procesal鈥 (//harpers.org, 31/8/12). Como dijo Obama al comenzar su mandato: 鈥淢i gobierno siempre actuar谩 conforme a la ley鈥.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario