Dic 6 2016
565 lecturas

Política

,

Un golpe ni tan blando en el Mercosur: el (auto) suicidio de la integración/ Puñalada trapera

 

Venezuela denunció como un “golpe de Estado” la decisión “fraudulenta” de sus socios de suspenderlo como estado miembro del Mercosur y privarlo de la presidencia pro témpore que le corresponde. “Es una agresión a Venezuela de dimensiones realmente muy graves”, dijo la canciller Delcy Rodríguez.

En su momento, Paraguay, Brasil y Argentina exigieron “mayores condiciones de institucionalidad en Venezuela”, argumento injerencista sin mayor sustento, al decir del presidente uruguayo Tabaré Vázquez: “en Venezuela funciona la división de poderes, independientemente de que se esté de acuerdo en “cómo están funcionando”. Es más, en el Parlamento del Mercosur, diputados oficialistas y opositores se opusieron a las sanción a Venezuela.

ven-delcy-rodriguez-oea

Venezuela: firmeza y disposición al diálogo

Un duro comunicado de la Cancillería señala que “pretenden imponer una fraudulenta suspensión a los derechos legítimos de Venezuela como Estado Parte, mediante falsos supuestos preconcebidos para agredir y hostigar” a su país. La sanción, “no tiene sustento legal válido, carece de procedimiento jurídico expreso y de un cuerpo colegiado competente para decidir”, añade.

Mientras, Venezuela busca activar los mecanismos de diálogo previstos por la normativa de Mercosur ante “las agresiones y hostigamiento contra su Presidencia Pro Témpore”  e inició el lunes 5 de diciembre los procedimientos previstos en el Protocolo de Olivos para la solución de controversias en el seno del bloque regional

El embajador venezolano ante el Mercosur y Aladi, José Félix Rivas Alvarado, señaló desde la Secretaría de Mercosur en Montevideo “la necesidad de establecer un espacio de negociación, de diálogo, apuntando hacia la restitución de la legalidad y la institucionalidad del Mercosur”.

Para el diplomático, los Estados parte de Mercosur “deben sentarse a discutir lo que se ha vulnerado y puesto en entredicho por el desconocimiento de la Presidencia venezolana, y sus consecuencias en el proceso de integración que debería construirse sobre la base del respeto a la normativa y la tolerancia, aceptando la diversidad y pluralidad de las diferentes visiones o modelos económicos”.

Bolivia, estado en proceso de admisión en el Mercosur, suscribió  la convocatoria del inicio de los procedimientos previstos en el Protocolo de Olivos. “A través del diálogo vamos a poder defender nuestras instituciones y nuestro Mercosur”, señaló el embajador ante Mercosur y Aladi, Benjamín Blanco.

El ir y venir uruguayo

Vázquez y Nin Novoa: sí, no, quizás

Vázquez y Nin Novoa: sí, no, quizás

Desde Viena, el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, se mostró dispuesto a reunirse con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, para debatir la suspensión temporal de Venezuela del Mercosur, una medida que – dijo – no es “irreversible” y puede cambiarse aplicando fundamentos jurídicos y diálogo.

“En política y en las relaciones entre los países, nada es irreversible, todo puede cambiar. Pero tiene que haber fundamentos jurídicos, fundamentos legales, fundamentos sólidos, para ver el camino que vamos a seguir hacia el futuro”, señaló Vázquez.

La inclusión de la firma del canciller uruguayo Nin Novoa preocupó al gobernante Frente Amplio. La central unitaria de trabajadores PIT-CNT, señaló enfáticamente que “la decisión tomada por él no representa en absoluto a las clases trabajadoras y por lo tanto la rechazamos enfáticamente”

En una declaración –En defensa de la institucionalidad y la integración regional- presentada por la bancada de Venezuela en pleno (oficialistas y opositores como William Dávila y Luis Emilio Rondón) el Parlamento del Mercosur (Parlasur) decidió por unanimidad reafirmar la importancia de que los Estados parte preserven y protejan las normas fundacionales y la institucionalidad del Mercosur y los instó a canalizar sus diferencias y controversias a través de los mecanismo institucionales previstos  en las normas del bloque regional.

Pero poco le interesó a los gobiernos autoritarios de Argentina, Brasil y Paraguay, la opinión de sus parlamentarios que, en definitiva, son quienes aprueban a no los tratados. Un gobierno argentino acusado por la ONU de mantener presos políticos (Milagro Sala, diputada del Parlasur), un gobierno brasileño golpista y corrompido, un gobierno paraguayo manchado aun por la masacre de campesinos de Curuguaty, base del golpe”blando”  contra el presidente constitucional Fernando Lugo.

La decisión, un esperpento jurídico

Malcorra y Serra: disparos contra la integración

Malcorra y Serra: disparos contra la integración

Jurídicamente es un esperpento. La normativa de Mercosur no autoriza a los cancilleres a tomar este tipo de decisiones, forjando excusas antijurídicas e, incluso, absurdamente invocando la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, a sabiendas que no aplica a Venezuela por no ser signataria de este instrumento.

Se trata de una profunda intolerancia política e ideológica contra la Revolución Bolivariana, y en esa decisión no cesan de  golpear al proceso de integración y al Mercosur.

Para los expertos, Venezuela no sólo ha cumplido sobradamente con el marco normativo del Mercosur  y en cuatro años incorporó el 92% de las normas, cifra a la que no se acercan muchos de los llamados países fundadores del grupo regional, hace 25 años.  O sea, Venezuela ha adoptado formal y oficialmente las normas mercosureñas para establecer y regular el comercio.

“Si fueran al menos coherentes con sus propias mentiras, debieran primero suspenderse a sí mismos, dado su extravagante y escandaloso retraso en la incorporación de las normas”, dice con cierto humor el comunicado de la cancillería venezolana.

mercosurDesde que Venezuela asumió el pasado 29 de julio la presidencia Pro témpore del Mercosur, gobiernos de derecha en países como Argentina, Paraguay y Brasil han emprendido una campaña para intentar deslegitimar al país e intentar anular su ejercicio en el organismo, lo que contraviene las normas del bloque.

Cuando se suscribió el Protocolo de Adhesión de Venezuela al Mercosur, se fijaron los “principios de gradualidad, flexibilidad y equilibrio, reconocimiento de las asimetrías, y del tratamiento diferencial”, criterios que sustentan cualquier modelo de integración en el mundo, y hoy  están siendo totalmente desconocidos por parte de Argentina, Brasil, Paraguay… y ahora también Uruguay.

La suspensión y la posible expulsión de Venezuela como miembro del Mercosur marca un hito por demás negativo para el proceso de integración regional estratégica más importante del Cono Sur. En cualquier acuerdo comercial o de integración, cuando se instala una controversia o diferendo entre las partes, lo usual es someter el tema en cuestión a un proceso de díalogo, negociación y resolución, pautada de común acuerdo entre las partes.

No cabe ninguna duda, que los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay boicotearon, sabotearon, el período de Presidencia Pro-Témpore de Venezuela: desconocieron las convocatorias a reuniones de los grupos de trabajo, excluyeron a Venezuela de reuniones de cancilleres o con terceros países en el marco de negociaciones en curso y realizaron reuniones del Mercosur, sin convocar a Venezuela, que hasta tanto no sea considerada como “expulsada” permanece como miembro pleno, duela a quien duela.ven mercosur bandera

Lo que está sucediendo desde agosto, es lisa y llanamente una clara definición político-ideológica de no querer a Venezuela como integrante del proceso de integración: primero intentaron aplicarle el Protocolo de Usuahia sobre el compromiso democrático del Mercosur y no pudieron, luego la Carta Democrática de la OEA y tampoco pudieron. Y ahora, con la complicidad de los grandes medios de comunicación, directamente se pretende eliminarla del Mercosur.

El vicepresidente del Parlasur y diputado uruguayo Daniel Caggiani se pregunta  ¿Cuáles son los motivos del desconocimiento a toda esta normativa del Mercosur? ¿No es conveniente asegurar la sustentabilidad del Mercosur como bloque en un contexto regional que seguramente tendrá cambios electorales en los próximos años? ¿Por qué se avanza hacia un enfoque de desarticulación del Mercosur, por la vía de la suspensión a Venezuela y el freno al ingreso de Bolivia al bloque? ¿Qué modelo para el Mercosur quieren instalar los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay?

Para nuestros países la integración (la de pueblos y no solo la comercial) tiene un profundo contenido estratégico y en esta oportunidad no se trata de equivocaciones sino de irresponsabilidad hacia el futuro de la región en sus intentos de un mayor desarrollo de sus economías y mejor y más justa y equitativa distribución de sus riquezas. Se trata de renuncia a la soberanía y a la posibilidad de apalancar el crecimiento en la fortaleza de la unidad. Como dijera el expresidente venezolano Carlos Andrés Pérez, es un “autosuicidio”.

*Analista del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE-FILA)


Anexo 1

mercosur turbulenciasUna puñalada trapera

Julio Fernández Baraibar| El Mercosur nació, como dijo Madeleine Albright, cuando los EEUU estaban distraídos por la crisis del derrumbe soviético y el nuevo mapa de Europa Oriental. Si bien campeaban, entonces, los dictados del Consenso de Washington que impregnaron, en parte, su creación, el Mercosur materializó el más importante proyecto geopolítico suramericano, planteado ya por Juan Domingo Perón en los años ’50 del siglo pasado: la alianza estratégica de Brasil y Argentina, más los países de la Cuenca del Plata.

Con la llegada del nuevo siglo y la aparición de gobiernos populares, nacionalistas e integracionistas, el Mercosur, con obvias dificultades, se convirtió en el gran pivote geopolítico de construcción de un gran espacio continental. La prédica bolivariana del presidente Hugo Chávez Frías y su firme decisión de integrar el bloque dotaron al Mercosur de la presencia de la principal potencia petrolera de la región y una de las más importantes del mundo, a la vez que generaron un creciente intercambio de bienes y personas, políticas sociales y culturales que alentaron la construcción de una ciudadanía suramericana, de un acercamiento entre nuestros países como no había ocurrido desde los tiempos de las Guerras de la Independencia.

La presencia de Venezuela estableció un lazo entre las tres grandes cuencas suramericanas: la del Plata, la del Amazonas y la del Orinoco, a la vez que proyectó los ideales del Libertador Simón Bolívar, que se desplegaron sobre el mundo andino, hacia los países de la costa Atlántica. Como se vio en la IV Cumbre de las Américas, realizada en Mar del Plata en el año 2005, esa alianza tuvo la fortaleza suficiente como para echar por tierra el proyecto imperialista del ALCA, en el que los EEUU venían trabajando desde los tiempos de Bill Clinton.

La decisión de estos cuatro gobiernos, uno de ellos de muy dudosa legitimidad democrática, significa una herida mortal a este proyecto, a la vez que un verdadero suicidio para los cuatro países. En momentos en que la política de los EEUU se reorienta hacia un neoaislacionismo económico, que ha convertido en historia el Tratado TransPacífico (TTP) y amenaza con congelar el Tratado del Pacífico, los gobiernos de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay intentan hacer los deberes que se supone -hoy la futura política internacional y regional yanqui es un verdadero misterio- le exigen los EEUU.

Para Argentina, el enfriamiento de la relación con Venezuela, más allá de los aspectos políticos o ideológicos, es un pésimo negocio. Nuestro país se encuentra atribulado por problemas energéticos, económicos y financieros que el inepto e ideologizado gobierno de Mauricio Macri no ha hecho sino empeorar día a día. Por otra parte, hace gala de un cinismo e hipocresía sin límites al acusar a Venezuela de incumplimiento de las exigencias relativas a los Derechos Humanos que rigen en el bloque. Las Naciones Unidas, la OEA, en la voz de su Secretario General, Human Rights Watch y hasta el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, han exigido la libertad de la dirigente social jujeña, Milagro Sala, arbitrariamente detenida por el gobernador de su provincia con la aquiescencia del gobierno central.

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela ha decidido resistir la caprichosa decisión que, según afirma, ni siquiera le ha sido formalmente comunicada. Es obvio que es lo que le corresponde y está en su pleno derecho, máxime cuando el presidente Maduro ejerce como presidente pro témpore del bloque. Pero es también evidente que todo este tironeo que han provocado los cuatro países del sur y las declaraciones en uno y otro sentido que sobrevendrán, van a limar la construcción del proyecto más trascendente de integración de todos los tiempos.

Para los argentinos, para los intereses argentinos, la participación de Venezuela es de extrema importancia, así como la consolidación y profundización del bloque regional. Mientras Unasur pone en marcha el anhelado y necesario Banco del Sur, estos gobiernos ignorantes del giro que ha tomado el mundo y sin armas para enfrentarlo, están dinamitando nuestro futuro.

Desde Argentina, los sectores políticos comprometidos con la independencia nacional, la soberanía popular, la justicia social y la construcción de la Patria Grande daremos las batallas que sean necesarias para mantener este proyecto esencial para una digna inserción de nuestros pueblos en el mundo que se avecina.

*Escritor, historiador y político argentino. Director Ejecutivo del Instituto Independencia.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario