May 15 2012
1946 lecturas

Cultura

Una película cuyo título es Allende

Cuando intelectuales y artistas de un país deben recurrir a sus pares de otro país para llevar adelante un proyecto serio, macizo, bien estructurado, porque las oficiosas puertas oficiales del primero están cerradas a piedra y lodo, es hora de pensar que algo no está bien. Las alamedas para las que comprometió Allende a la historia están lejos —quizá ni se han plantado todavía los álamos.|LAGOS NILSSON.

 

El afiche que anuncia la película Allende es la única información asequible (en www.allende.cl); de su diseño parece desprenderse que el filme podría estrenarse en setiembre de 2013. Un afiche, por obvias razones, no dice mucho, pero permite entrever.

 

Por ejemplo, que la película cuenta con la apoyatura del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales y de la Secretaría de Cultura… ¡de la Argentina!; que serán sus actores principales Juan Carlos Meléndez, Julio Jung y Patricia Rivadeneira, todos chilenos; que su director será Adrián Caetano, realizador uruguayo de obra —en absoluto desdeñable, al contrario: aplaudida y merecedora de diversos premios internacionales— realizada en Argentina.

 

También informa el afiche —una estupenda pieza gráfica— que el director de Arte será Andy Docket, diseñador, director y performer británico, un nombre que no necesita presentación (y al que suponemos debe atribuirse la elección de la imagen que lo preside y da sentido).

 

Y menciona a los guionistas: Gustavo Frías y Juan Bravo. Frías, en cierto modo exiliado en un pueblo de la costa, vecino, por decirlo así, de Nicanor Parra, ha publicado al menos tres importantes libros, entre la historia y la ficción, sobre Chile y es uno de los guionistas más respetados de su país. Juan Bravo ha incursionado por el periodismo y las espinudas aguas de la traducción mientras construye una obra propia interesante y original.

 

Señala el afiche además que a cargo de la dirección de fotografía estará Arnaldo Rodríguez; baste decir que uno de sus últimos trabajos lo cumplió para la televisión: Los archivos del cardenal, teleserie cuya fotografía estremeció a la audiencia chilena, al “ficcionalizar” las tareas de la Vicaría de la Solidaridad durante los años negros.

 

En fin… serán (son) productores ejecutivos Giorgio Varas y Oscar Marcos Azar, chileno el primero, argentino el segundo; Oscar Marcos Azar con una dilatada carrera en la producción cinematográfica, que reconocen moros y cristianos; Giorgio Varas, también a cargo de la producción musical, precisamente por la música, ha ganado premios en Chile por sus partituras.

 

Tampoco son desconocidos los demás encargados de áreas: montaje, posproducción, imágenes fijas, diseño de la producción, productor de campo. Quiero decir que se trata de un equipo afiatado, talentoso, con experiencia en las responsabilidades que aceptaron.

 

Pero no. Lo que pudo se una coproducción chileno-argentina, es (será) una producción argentina realizada con chilenos para el mercado mundial. Nada asegura, desde luego, que el resultado esté a la altura de sus ejecutores: como se dice del fútbol, “el cine es así”; lo que molesta es el silencio, la “chiquitez” y la triste conducta de las autoridades encargadas de velar por el desarrollo de la cinematografía chilena, que espera, desde los tiempos de José Bohr o de Antonio Radonic, que se le hinque el diente. Incidentalmente, Allende creía en el cine.

 

El “encargado” de asuntos culturales del actual gobierno de Chile es actor, se maneja en los meandros económicos de la producción teatral y de TV, y nada. Acaso la razón sea con Allende nada. Nada con lo que sospechen pueda siquiera oler a izquierdismo. La pequeñez en el poder.

 

Hace poco, ¿dos, tres años? no “calificó” para la “curtura” oficial chilena el intento de una trilogía cinematográfica sobre Violeta Parra: tres episodios dirigidos, cada uno, por un realizador latinoamericano; los directores propuestos para ese esfuerzo: Tristán Bauer, Fina Torres, Ignacio Agüero —que, todo el mundo sabe, son ilustres desconocidos en el mundo-cine— no eran ¿confiables? para quienes deciden la repartija de subvenciones y otras ayudas estatales. Así son las cosas. Hay quienes creen que el pastiche es el retrato.

 

Varas y Azar saltaron barreras. Insidiosa y subterráneamente no se amilanaron. Por estos días están en Cannes con el proyecto. Todo indica que la película se hará. La primera globalizacion es la de regiones y tiene que ver con la cultura, lo otro, la mundialización, es harina de otro costal y conforma otra esfera.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

7 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Maria Lucila Imable Mayorga
    15 mayo 2012 14:48

    Hola
    espero poder ver el film,cuando llegue a ls pantallas.
    Es Historia.
    Si algunos no lo reconocen,sin comentarios
    Gracias
    MaLu

  2. Maranto Borjas
    15 mayo 2012 16:17

    Bravo! Por esa iniciativa!!! Bravo por Patricia Rivadeneira, quisiera tener su correo. Nos conocimos en Roma cuando ella era la Directora del IILA y yo Consejera Cultural de lla Republica Bolivariana de Venezuela en Roma. Cuenten conmigo para cualquier cosa. Soy Productora Internacional. Ánimos! Y espero ver esa pelicula muy pronto aqui en Venezula o en cualquier parte.
    Abrazos revolucionarios, Maranto

  3. maria teresa quintino
    15 mayo 2012 17:33

    gustavo frias no està exiliado en las cruces,vive aquì porque ama este lugar igual que muchos de nosotros incluyendo a parra,eso

  4. Bruno Flores
    16 mayo 2012 10:07

    Y que el gobierno “está en otra” (¿cuál?) se explica en otro hecho: ayer se presentó en Roma un libro-memorias de un ex embajador (democratacristiano) de Italia en Chile, “¿Quién mató a Lumi Videla?” y fíjense que a pesar de que decía relación con un tema chileno no había nadie de la Embajada, ni siquiera “a título personal”…Demás está decir que me va a encantar ver la película que ustedes reseñan…

  5. Oscar
    16 mayo 2012 10:10

    Como Argentino siento la alegría de saber que un gran proyecto está en marcha, nuestro Allende.
    En muchos de los vídeos que hay por allí, aún se puede escuchar su voz cuando avisaba con tanto tiempo lo que finalmente sucede ahora.
    Ojalá los pibes vean la película terminada, que ése film sea digno de su prócer, y que se pueda distribuir en la mayor cantidad de países posibles.
    ¡Que bien, que alegría para la familia latinoamericana!

  6. Antonio Casalduero Recuero
    16 mayo 2012 23:43

    Confieso que empecé a leer este artículo con profunda vergüenza y una soterrada rabia, pues es increíble que la miopía política de algunos intelectos en desarrollo frustrado, y que hoy están en el gobierno, no hayan dimensionado la trascendencia de este proyecto fílmico, a tal punto que autoridades de Argentina serán quienes lo financien. Aunque luego, analizando con más detención este escollo, resulta casi simbólico que Allende se latinoamericanice, que quiebre nuestra magras fronteras políticas y nacionales, y que a la larga se convierta en una figura perteneciente a América Latina en su completitud, creo que eso resulta más hermoso, más poético. Y obviamente que no puedo menos que alabar a los gestores de este proyecto, y al vez que me inclino respetuosamente ante Óscar, nuestro amigo argentino, convertido en la primera metáfora regional de este proyecto fílmico…

  7. Ingratta Mirás
    22 mayo 2012 0:23

    Estimado/a Lagos Nilsson: es muy simple guglear un nombre para conocer su historia. Escribís Tristán Bauer y le das ENTER, porque la verdad, decir en una nota que Bauer es un desconocido en el mundo del cine… un papelón lo tuyo.