Oct 12 2013
799 lecturas

Opinión

Una regia demora de la Corte Suprema argentina

Hacia las elecciones de renovaci√≥n parlamentaria a fin de octubre del 2013, la mayor parte de los grupos opositores al gobierno antew micr√≥fonos y c√°maras de televisi√≥n, persisten con adjetivaciones por ‚Äėm√°s seguridad en la Argentina‚Äô y una pronta devaluci√≥n monetaria como haran proyecto ideol√≤gico, en tanto el oficialismo apuesta a reiterar en cada participaci√≥n los logros obtenidos en sus a√Īos de gobierno.

Y ambos bandos, magnificado o disminuyendo los datos sobre robos, cr√≠menes, d√≥lares y accidentes, se infat√ļan en ser exclusivamente ellos los aut√©nticos defensores de los intereses de la ciudadan√≠a. Cuando existen otras instancias m√°s acuciantes y sustantivas para debatir que muy pocos desestiman, – ciertas desigualdades sociales, por ejemplo- pero entre las m√°s preocupantes deficiencias dentro de nuestra sociedad actual hay varias muy poco discutidas en serio.
Y quiz√° eligiendo al voleo pero sin la m√≠nima duda republicana, se nos ocurre como una falla grav√≠sma el silencio de la Suprema Corte de Justicia, dejando sin resolver y convirtiendo esa demora en una r√©mora perniciosa, la plena vigencia de la Ley de Medios de Comunicaci√≥n. Una Ley debatida y votada en mayor√≠a por las Camaras Legislativas hace cuatro a√Īos, – apenas eso, se√Īoras y se√Īores- frenada tal vez por cuestiones extra judiciales. Sumando un deterioro evitable y m√°s a√ļn por estos d√≠as previos a un pronunciamiento electoral de la ciudadan√≠a, asunto nada olvidable y que nos hace un pa√≠s jur√≠dicamente consolidado. Virtud no propicia a toda la comunidad internacional pero que nosotros practicamos, meintras nuestra Suprema Corte de Justicia obrando con postergaciones ya inexplicables en defensa de una privilegiada hacienda, pareciera funcionar bajo el mismo manual de instrucciones de los aciagos gobiernos militares que ya hemos soportado.

Ser√≠a muy lesivo para nuestra constitucionalidad la existencia de alg√ļn otro tipo de presi√≥n o acicate para no dictaminar sobre algo ya debatido hasta la saciedad, que por estos d√≠as hace que supongamos a los Honorables Miembros de la Corte Suprema de Justicia, fastuosamente dotados para retrasar con el ‚Äėcajoneo‚Äô de una democr√°tica ley, la movilidad social de los argentinos. Apenas eso y no digamos ‚Äėcasi nada‚Äô, en tanto si esto se confirmara as√≠ expondr√≠a internacionalmente a los m√°s altos responsables de la justicia en nuestro pa√≠s, – se√Īores Jueces de la Corte Suprema- de nuevo obligados a cumplir con los mandatos mandato de quienes se sienten ‚Äėdue√Īos de la Patria‚Äô.

Pero en cuanto la ley, – ya demorada con mucha ingeniosidad- nos obligar√≠a a suponer que otra vez aqu√≠ se juegan intereses econ√≥micos y pol√≠ticos muy profundos. Que curiosamente y en este especial√≠simo entuerto, no coinciden con las necesidades o postulados del gobierno actual y eso no ser√≠a lo m√°s grave. M√°s si igualmente esta demora fuera impuesta por esas u otras oblicuas razones, la no aplicaci√≥n √≠ntegra de la Ley de Medios de Comunicaci√≥n dispuesta por ambas C√°maras legislativas, alg√ļn bromista culpar√≠a a los miembros de la Suprema Corte por ostensible falta de cumplimiento a los deberes de funcionario p√ļblico. Pero bu√©, esas son pobres ocurrencias.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario