Dic 27 2011
561 lecturas

Opinión

Venezuela 2012, año electoral: la iglesia como siempre, a la derecha

Se acerca el fin del año 2011 y las contradicciones presentes en la oposición venezolana, algunas de las cuales hemos reseñado en estos análisis, continúan ¿Significa esto que la MUD se acerca a una debacle y que la oposición estallará en pedazos antes o después de las primarias? Por supuesto que no. Se “institucionalizará” detrás de sus intereses y bajo las sotanas de los curas de siempre. | NÉSTOR FRANCIA.*

Los pre-majunches son solo representantes políticos de la burguesía, pero esta no va apostar al quiebre de la “unidad” y finalmente impondrá una fórmula de candidatura presidencial por cualquier vía. Si es necesario, se apoyará en el “consenso social”, como ha hecho en todas las elecciones en las que ha tenido que enfrentar a Hugo Chávez.

Lo hizo en 1998, cuando forzó a las fuerzas de oposición a armar un frente anti-Chávez, que finalmente desembocó en la defenestración de los candidatos originales de AD y Copei, Alfaro Ucero e Irene Sáez, respectivamente, y en el apoyo de todos al candidato de Proyecto Venezuela, Henrique Sala Römer, un sujeto proveniente del mundo empresarial y para entonces gobernador del estado Carabobo.

Lo hizo luego el año 2000, cuando armó el respaldo a un candidato que provenía del chavismo, del cual se había distanciado, Francisco Arias Cárdenas.

En 2006 también fue depurando la lista hasta decantarse por Manuel Rosales.

Todas estas candidaturas, finalmente fueron impuestas por la burguesía ante la fuerza de los hechos: la base social de la derecha había tomado su propia decisión al inclinarse poco a poco a favor de esos candidatos ante la existencia de otras opciones. En 2012 pasará lo mismo, no importa lo que suceda antes, en o después de las primarias.

La burguesía irá con un solo candidato contra Chávez porque su fin último, su mega-objetivo, es acabar con la Revolución Bolivariana, y los burgueses suponen que eso pasa por una derrota electoral de Chávez. Pero el frente de la burguesía no se manifestará solamente en el campo electoral.

Es posible, incluso, que si a mediados de 2012 se sigue prefigurando, como ahora, la victoria clara de Chávez, lo electoral pase a un segundo plano y la contrarrevolución se vaya por toda la calle del medio con los planes desestabilizadores y conspiradores. Es probable que en este escenario el frente burgués se institucionalice y le pase por encima a los propios partidos que lo representan electoralmente.

La jerarquía católica

Fue lo que pasó en el golpe de Estado de 2002 y en el posterior sabotaje petrolero. Recordemos que al frente de esas asonadas se pusieron directamente Fedecámaras, el más importante gremio burgués, y la corrompida central “obrera” CTV. A ellos se unieron destacadamente otros factores no partidistas, como la jerarquía católica.

Algunas reuniones conspirativas se realizaron en la residencia del fallecido Cardenal Ignacio Velasco, quien además ocupó lugar preeminente en el presídium del acto de juramentación del presidente de “transición” Carmona Estanga, y en la celebración del “triunfo” del golpe en Miraflores estuvieron presentes otros curas como Michael De Viana y Ovidio Pérez Morales.

Tampoco podemos olvidar la imagen del cura jesuita Luis Ugalde levantado las manos de Carlos Fernández (Fedecámaras) y Carlos Ortega (CTV) durante uno de los “partes de guerra” que daban todos los días ante sus compinches de la canalla mediática.

Precisamente Pérez Morales asomó sus fauces con motivo de estas fiestas navideñas, con un menaje de “paz y unión” que apenas pudo esconder la paradoja de su impronta antichavista y contrarrevolucionaria.

Pérez Morales, quien es arzobispo de Los Teques, declaró, de lo más “cristiano” que “Llamamos a que nos pongamos en el camino de ser constructores de la paz, de la unión, del servicio, de la solidaridad, de la unión con Dios y de la unión fraterna, en eso se resume todo el cristianismo”, pero remató su faena diciendo que pide a Dios todos los días que ilumine al presidente de la República, Hugo Chávez, “para que haga un buen gobierno” y añadió: “pido que haga un empeño fuerte para la unión de los venezolanos como algo prioritario, porque estamos en un país dividido” .

El cinismo de este golpista, quien se explayaba en abrazos con los amotinados de abril de 2002 en el Palacio de Gobierno, no tiene límites.

Ante el burgués desnudo, vestir al PSUV

El Frente de la burguesía se consolidará en la medida en que se vaya desarrollando el gran conflicto político del año 2012. Lo más seguro es que en algún momento de ese año la burguesía trate de agarrar ella misma, una vez más, la sartén por el mango y tienda a dejar en papel secundario a los partidos políticos. Impulsará su propio “Gran Polo”.

Ante esta perspectiva, es necesario fortalecer, sin pérdida de tiempo, la estructura, la organización y la acción del Gran Polo Patriótico, tomando en cuenta además de que parte importante de las batallas del año electoral se dará en la calle. Al GPP hay que darle vida verdadera y no solo mediática. Esperemos que los eventos programados en ese sentido para principios de 2012 den resultados concretos en el sentido de la agitación y la movilización popular.

Otro factor de especial importancia para enfrentar el frente burgués es el PSUV. En la militancia hay quejas en torno a la organización y la acción de partido de gobierno. Quizá los recientes cambios hechos por Chávez en los cuadros dirigentes tengan que ver con esa situación. Esperemos que tales cambios ayuden a superar sus evidentes debilidades.

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario