Oct 8 2012
825 lecturas

Opinión

Venezuela: balance inicial

El tamaño de esta victoria popular y consiguiente reelección de Hugo Chávez no es poca cosa; tiene varias dimensiones y abre diversas perspectivas. Ensayemos algún orden aleatorio, para favorecer la lectura.

 

1.- Victoria de la gestión revolucionaria
Habíamos asentado a dos meses de la elección: “Para nosotros la razón principal de esa victoria será la obra de gobierno, la impronta popular de las ejecutorias, los beneficios concretos de los que disfruta el pueblo hasta ahora desposeído.
“Quisiéramos que la razón principal fuese la ideológica, pero creemos que aun no hemos llegado a esas alturas, aunque vamos avanzando…
“A esa gran obra de gobierno en beneficio del pueblo se refirió Chávez ayer, cuando dijo que Ellos se empeñan en desconocer una realidad apabullante y comentó que la oposición desconoce la lucha que ha mantenido el Gobierno Bolivariano para erradicar la pobreza…
“Ayer desde las cuatro de la mañana la gente se agolpó en el recién inaugurado Bicentenario de Plaza Venezuela. Ahí están los votos, como lo están en todas las misiones, en las viviendas, en Mercal, en PDVAL, en los CDI, en las universidades populares y en un largo etcétera. Es un gran gobierno, a pesar de los errores y dificultades, y el pueblo lo reconocerá”.

 

Esto es tan cierto, que estamos seguros de que si se deslindan los porcentajes de votos de los pobres de Venezuela, la ventaja de Chávez en ese sector debe aumentar fácilmente en 10 puntos al menos.

 

2.- Victoria de la conciencia popular y derrota de la canalla mediática
Aunque insistimos en que aun debe avanzar mucho más la cultura política y la conciencia del pueblo, no hay duda que este es un pueblo que ha cambiado radicalmente, que ya no puede ser engañado con baratijas ideológicas ni oropeles demagógicos.

 

La canalla mediática lanzó al ataque toda su caballería nacional e internacional, mas hoy es uno de los principales protagonistas de la derrota de la burguesía.

 

3.- Victoria de la Constitución Bolivariana, y de la democracia participativa y protagónica
El mundo estará sorprendido y conmocionado después de ver la gran participación del pueblo venezolano en nuestras elecciones, más del 80%. Esto es una demostración de que este proceso es un faro democrático que brilla en el mundo y la insistente matriz de que en Venezuela hay una dictadura ha sufrido una sonora derrota.

 

Ciertamente, la mayoría de las fuerzas opositoras han tenido que ceñirse a los lineamientos de nuestra Constitución y nuestro pueblo ha demostrado que se trata de uno notablemente politizado, decisivo en el destino del país.

 

La altísima participación electoral es un correlato del proceso general de inclusión política que ha significado la Revolución Bolivariana. El venezolano no es solo un pueblo que vota, sino que además participa políticamente de manera permanente.

 

4.- Victoria del Estado venezolano y sus instituciones
El CNE, sometido a ataques internos y externos, ha salido fortalecido, con su prestigio y su credibilidad incrementados. También la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, con su cumplimiento intachable del Plan República. Y, en fin, el conjunto de las instituciones del Estado que fueron partícipes de este proceso electoral de éxito sin precedentes.

 

5.- Victoria del pueblo organizado
El PSUV, los partidos aliados, los organizaciones populares, el Sistema Nacional de Medios Públicos, los medios alternativos, los colectivos sumados al Gran Polo Patriótico han librado una gran batalla, victoriosa sin duda.

 

El movimiento popular organizado venezolano sale de esta contienda fortalecido, repotenciado y legitimado.

 

6.- Derrota de la ultraderecha radical nacional e internacional
El reconocimiento del resultado por parte de la mayoría de las fuerzas opositoras, significa una derrota de los promotores del llamado Plan B, del plan conspirador que se fundamentaría en la matriz de fraude, y contribuye a su aislamiento.

 

7.- Victoria de los pueblos y derrota del imperialismo y de la burguesía mundial
Como sabemos, los ojos del mundo estaban posados sobre las elecciones de Venezuela. No se trataba de un proceso más de tantos que abundan en distintos países. Era más bien una batalla entre fuerzas que se debaten a todo lo ancho de este planeta convulsionado.

 

Ganaron los independentistas de todas las latitudes, los que luchan por la justicia social y los socialistas revolucionarios. Por lo tanto, es una importante derrota del imperialismo, del capital monopólico transnacional, de las oligarquías.

 

En nuestro continente, es la victoria de las fuerzas integracionistas, soberanas y progresistas. Parafraseando a Lula, la victoria de Chávez es la victoria de todas ellas.

 

Ahora bien ¿qué vendrá ahora? Ensayemos, de nuevo, alguna ordenación de las ideas, sin ninguna jerarquización, como en el caso anterior.

 

Nuevo ciclo revolucionario: lo ha dicho el presidente más de una vez: se abre un nuevo ciclo de la Revolución Bolivariana. Para ello existe tanto un camino andado, como un proyecto establecido.

 

Hay excelentes condiciones, después de esta gran victoria, para que este nuevo ciclo signifique la consolidación del proyecto revolucionario bolivariano y socialista

 

Reevaluación y reacomodo de la oposición: el resultado es muy negativo para Primero Justicia y su candidato, aunque traten de disimularlo con el argumento de que sacó más de seis millones de votos y a pesar de su ensayado discurso de aceptación donde apeló de nuevo a la demagogia y al engaño.

 

Dentro de una semana, Capriles será más bulla que la cabuya y el liderazgo que trata de imponer en la oposición se reducirá a Primero Justicia y a otros sectores de la ultraderecha. El resto de las fuerzas opositores se lo va a sacudir, aunque la lucha no será fácil, pues Primero Justicia, al fin y al cabo, resultó favorecido por la votación antichavista.

 

Pero no se trata de una mayoría orgánica ni estructural, sino circunstancial, como pasó con Un Nuevo Tiempo con la candidatura de Rosales. En todo caso, se van a profundizar las contradicciones en el campo opositor después de esta derrota, pues viene el reparto de culpas, que puede llegar a ser cruel.

 

De todas formas, estos escarceos se dan en una circunstancia especial: vienen en diciembre las elecciones de gobernadores, lo que va a complicar aún más el debate interno de la contrarrevolución. Todo esto favorece, para remate, las opciones de las candidaturas chavistas. Pero esto por ahora es harina de otro costal.

 

Reimpulso a las luchas libertarias de los pueblos: esto es claro. La gran victoria revolucionaria venezolana da oxígeno a las luchas de la Humanidad, en ese sentido no hacen falta mayores explicaciones. Ha triunfado el pueblo humano, el socialismo, la democracia real, la libertad verdadera.

 

Revolución en debate: el mismo Chávez ha planteado la necesidad de incrementar la eficiencia del gobierno revolucionario, y ha vinculado las necesarias rectificaciones a la extensión y profundización del Poder Popular.

 

Factores políticos y sociales hacen permanentes críticas a los signos de ineficiencia y burocratismo que el propio presidente ha señalado. También en las concentraciones de la campaña presidencial se ha hecho críticas públicas a gobiernos revolucionarios regionales y locales, y a ciertos estilos de gobierno que generan inconformidad.

 

La gran victoria no debe ser óbice para obstaculizar esos debates, más bien deben ser promovidos. Una de las preguntas que hay hacerse es por qué le cuesta tanto al chavismo superar su promedio histórico de apoyo. Tendrá que haber revisiones.

 

Hay, por otro lado, preguntas que trataremos de tocar en los próximos días
¿Qué se hicieron los adecos y los copeyanos el día de las elecciones y, sobre todo, en el momento de reconocer la derrota?
¿Por qué quien se dijo gran amigo de Capriles, Pablo Pérez, hizo al final mutis por el foro? ¿Sacándole el cuerpo a la caída o preparando de a poco el sepelio político del “flaquito”, que al final resultó perdedor?

¡Tanto nadar para ir a morir en la orilla!
Por otra parte, hemos quedado en buena situación para abordar las elecciones de gobernadores. Pero esa tarea no está hecha y será tema de otros análisis.

 

Este es, por supuesto, un balance inicial e inmediato. Seguramente en los próximos días, a la luz de reacciones diversas, habrá otras cosas qué decir.

¡Felicitaciones a todos! ¡Vivimos y vencimos! ¡Viviremos y venceremos!
__
* Periodsta.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario