Ene 26 2012
634 lecturas

Opinión

Venezuela: ¿cuánto flotará una barca con quilla de paja?

Diego Arria no ganará las elecciones primarias, pero no hay duda de que se ha convertido en una voz muy escuchada por sectores duros de la base social escuálida. Ha logrado construir para este segmento una imagen planificada de político veterano, que contrasta con unos muchachos inexpertos y hasta débiles.| NÉSTOR FRANCIA.*

 

Una imagen de hombre duro, radical antichavista, que haría “justicia” inclusive metiendo en chirona a Chávez, y que además lo denunció, en un acto inane pero mediáticamente efectista, en el tribunal de La Haya. Su problema es que está asociado a las corruptelas del pasado. Como me dijo un vecino escuálido, después del primer debate: “Arria fue el que estuvo mejor, pero tiene rabo de paja”.

 

Mas aunque no vayan a votar por él, muchos antichavistas lo están escuchando con atención. Esa fue su ganancia de los “debates”, convertirse en voz beligerante. Por eso es significativa la dureza de las palabras que ha usado después del matrimonio Capriles-López. Arria afirmó que el tema de las alianzas electorales se ha manejado en un ambiente de alta conflictividad:
“Se han descalificado para decirle a los venezolanos que son capaces de unir los esfuerzos de todos y guiar la Unidad…El interés nacional de Venezuela está por encima de las alianzas entre partidos”.

 

Abonando a la matriz de que la alianza en cuestión surgió de una componenda, dijo:
“No entré en esto para negociar… No me queda la menor duda que se han auto-descalificado” y calificó de “cogollos” a los partidos y grupos enfrentados en la oposición. Arria llegó inclusive a negar la idoneidad de las candidaturas de Capriles y Pérez:
“Partidizar la transición nos condena al fracaso, y el fracaso de la alternativa democrática es la pérdida del país. La pugna escenificada es la demostración de que estos dos grupos partidistas no son una opción para rescatar a Venezuela”.

 

No sabemos hasta qué punto la presente diatriba opositora afectará los resultados o la participación en las primarias de la derecha, si es que finalmente se dan, pero no nos queda la menor duda de que la imagen de “unidad férrea” está golpeada y de que el mundo de los pre-majunches emite un tufillo a mañas políticas de la Cuarta República que a la larga puede afectar el ánimo y las intenciones de su base social.

 

El minstro de Defensa

 

El debut internacional de nuestro vilipendiado ministro de Defensa, General Henry Rangel Silva, no ha podido ser más auspicioso después de recibir a su homólogo de Brasil, Celso Amorim. Tras la reunión ministerial, se informó que Venezuela y Brasil estudian la posibilidad de tener puestos conjuntos en la frontera que limita ambas naciones. Amorim afirmó que “Tenemos una relación excelente entre Brasil y Venezuela pero quizá esta dimensión de defensa no está suficientemente desarrollada”; es decir, vamos a tener más buenas noticias a futuro sobre estas relaciones en el área militar.

 

El acercamiento militar con Brasil tiene para nosotros dimensión estratégica, sobre todo como importante factor disuasivo de las fuerzas que promueven la intervención foránea en Venezuela. Rangel entró por la puerta grande.

 

En el interés del país

 

La denuncia del CIADI por parte del gobierno revolucionario es un notable acto de soberanía. El Convenio sobre arreglo de diferencias relativas a inversiones entre Estados y nacionales de otros Estados data de1966 y es un instrumento del Banco Mundial que instituyó el llamado Centro Internacional de arreglo de diferencias relativas a inversiones (CIADI), una especie de tribunal supranacional manejado por la burguesía mundial.

 

Tal como reza el comunicado de nuestro gobierno, “Venezuela se adhirió a este Convenio en 1993, por decisión de un gobierno provisional débil y desprovisto de legitimidad popular, presionado por sectores económicos transnacionales que participaban del desmantelamiento de la soberanía nacional venezolana”.

 

Después de dejar claro que la sumisión al CIADI viola expresamente la Constitución de la República, el comunicado es tajante y certero cuando afirma:
“La República Bolivariana de Venezuela continuará trabajando junto las naciones del mundo para que las instituciones internacionales dejen de ser las guardianas de intereses hegemónicos, y contribuyan a consolidar un mundo pluripolar y en equilibrio, de acuerdo con los principios fundadores del Derecho Internacional”.

 

Una vez más se deja escuchar en el mundo la voz potente, señera y veraz de la Revolución Bolivariana.

 

Libia: el contraataque
(la guerra que no debió ser)

 

Todo lo previsto está ocurriendo en Libia, en el sentido de las divisiones, la inestabilidad y la violencia que generarían la agresión imperial y la acción de los cipayos de los yanquis en ese país norafricano, hasta el punto de que el Consejo de Ministros libio ha tenido que establecer un centro de operaciones especial ante los recientes ataques ocurridos en distintos lugares del país, entre ellos la toma de la localidad de Beni Walid por fuerzas gadafistas.

 

A la derechista agencia española EFE no le ha quedado más remedio que admitir que “Las autoridades libias han sido incapaces, desde el final del conflicto armado, de llenar el vacío de seguridad dejado tras ocho meses de conflicto y de desarmar a la población, lo que ha dado lugar a numerosos incidentes armados”.

 

Un adiós

 

Ayer numerosos hombres y mujeres del pueblo comenzaban a agolparse en el Palacio Federal Legislativo para darle el último adiós a uno de los suyos, el muy querido camarada Carlos Escarrá. Como un homenaje a este hombre a la vez docto y sencillo, dueño de una amplia y larga trayectoria revolucionaria, insertamos aquí palabras del presidente Chávez:

 

“Lamento muchísimo la muerte de un gran compañero esta mañana, el doctor Carlos Escarrá Malavé, un revolucionario, un gran soldado, entregado por entero a la batalla, a la revolución, soldado de la ley, de la Constituyente, de la patria nueva, que descanse en paz, que nosotros seguiremos con él en la batalla”.

 

* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje